Ambiental

Azoteas verdes: Cómo y por qué llevar naturaleza a los techos

En México todavía es una exótica estampa urbana, entre paradisiaca y ecofuturista. Un jardín en las alturas es una imagen como salida de un sueño fértil, donde la modernidad y la naturaleza se reúnen, dejando claro que no son irreductiblemente antagónicas.

Las azoteas verdes o naturación de azoteas, son oasis que no sólo generan esta impresión estética y gozosa en medio del gris concreto que caracteriza a las ciudades. Son paisajes fascinantes no sólo por su energía orgánica, sino porque traen consigo beneficios de índole distinta, lo mismo sociales, que ambientales y hasta económicos. Las experiencias en muchas ciudades del mundo lo demuestran.

En México existen sólo alrededor de 30 mil metros cuadrados de azoteas verdes, pero en los últimos cinco años su realidad ha crecido con entusiasmo en todas direcciones. La investigación sobre sus beneficios se ha puesto en marcha desde hace años en la UNAM a través del jardín Botánico y diversos institutos. Ya se creó también la norma para la instalación del sistema de naturación de azoteas en el país (la primera de Latinoamérica, según la Asociación Mexicana para la Naturación de Azoteas). Al mismo tiempo, se siguen fundando organizaciones, grupos y asociaciones que impulsan esta cultura.

En 2010 se realizó el primer congreso de azoteas verdes en el país, y el gobierno del Distrito Federal, por ejemplo, ha tomado cartas en el asunto al proponer la reducción del impuesto predial para quien las instale. No es una sorpresa, pues, que bajo este horizonte también haya crecido una gran oportunidad de negocio y que se estén multiplicando las compañías nacionales y extranjeras dedicadas expresamente a naturar azoteas, a producir los materiales para instalarlas y, también, quienes ya diseñan y construyen inmuebles con azoteas verdes incluidas, incrementando la plusvalía de las propiedades.

El Mundo las desea

Como un proyecto moderno, las azoteas verdes llevan décadas consolidadas en Europa. Alemania, desde los años 70, comenzó sus primeros trabajos e investigaciones para desarrollar la tecnología y lograr azoteas verdes efectivas. Sin embargo, esta posibilidad de naturación de azoteas y terrazas, lo mismo que de jardines verticales (en muros), sin duda tienen sus antecedentes en los románticos y tradicionales techos con césped de los países nórdicos.

Las imágenes de pueblos enteros con techos empastados, como salidos de una historia de Tolkien, evocan una relación perdida con la naturaleza que, de algún modo, quizá muy posmoderno, se logra revivir con la naturación de azoteas urbanas. Ejemplos magníficos los dan Alemania, Japón y Estados Unidos, países que se encuentran en la avanzada de esta vía natural: según la Asociación de la Industria de las Azoteas Verdes de América del Norte, en Alemania una de cada diez azoteas cuenta con este sistema de naturación.

Otro ejemplo lo da Tokio, ciudad en la que se ha planeado reducir un grado su temperatura ambiental y, para lograrlo, han calculado cubrir mil 200 hectáreas de azoteas verdes en este año.

Chicago por su parte, va a la cabeza de las ciudades estadounidenses con más de 200 azoteas verdes, cubriendo un área de 232 250 metros cuadrados. Cantidad que suman varias ciudades del mundo en conjunto. Destacan las azoteas del Mayor Daley’s City Hall, de la conocida tienda de autoservicio Target, de la tienda de Apple y una sucursal de McDonalds. Cabe decir que ya se organizan tours para visitar estos roof gardens, como se denomina en ingles a las azoteas verdes.

Todas estas naturaciones de azoteas están concebidas más o menos con un mismo sistema en todo el mundo. Se trata de una impermeabilización específica, además de varios materiales previos al sustrato o tierra que aloja a las plantas. En conjunto con esta naturación suelen establecerse proyectos como la captación de agua de lluvia, compostas, celdas solares y huertos de autoconsumo.

Verde bandera

En México, diez años después de que la idea sobre azoteas verdes llegara junto con algunos estudiantes alemanes a la Universidad de Chapingo, se puede decir que el tema apenas ha cobrado un lugar en el país y ha empezado a generar un movimiento decidido a su alrededor.

En la ciudad de México, durante el gobierno de Cuauhtémoc Cárdenas se planteó realizar un proyecto para solucionar los altos índices de contaminación que, a finales de los años 90, asolaban a la capital. Los recursos salieron del Banco Interamericano de Desarrollo, y el doctor Gilberto Nava de la Universidad de Chapingo y el investigador del Jardín Botánico de la UNAM, Jerónimo Reyes, presidieron el grupo con la promesa de conocer lo que se hacía en la Universidad de Humboldt en Berlin y regresar a desarrollar estos modelos de azoteas en el país.

“Iniciamos los prototipos en 1999. Obviamente había resistencia por todos lados porque era algo desconocido. La gente no quería firmar un convenio porque pensaba que se iban a caer las azoteas o se iba a filtrar agua. Entonces se empezó a trabajar sobre edificios públicos donde el gobierno tenía más injerencia. En ese momento no llegaba nada sobre tecnologías de impermeabilización, todo era desconocido. Era una cosa de locos”, explica el biólogo Jerónimo Reyes, quien instaló el prototipo en el Jardín Botánico de la UNAM.

Fue hasta 2006 que la investigación sobre este prototipo logro crear un modelo propio para el país, lejos del europeo y comercialmente viable. En 2007 se inicia una fase de investigación más fina y durante 2010 salen los primeros resultados científicos sobre las azoteas. “Nos hemos tardado mucho y todavía necesitamos un par de años para seguir monitoreando las azoteas, pero podríamos decir que, aproximadamente, se necesitan 15 metros cuadrados de azoteas para dar oxigeno a una persona. Esto obviamente se va modificando si van creciendo las áreas verdes; el gasto de cada persona seria menor”, estima el investigador.

Esta investigación y medición que está haciendo la UNAM sobre azoteas verdes, es tan especifica que se podrá conocer que planta produce más oxigeno, cual capta mas CO2, cual tiene la capacidad de absorber plomo, etcétera.

Por el momento, en términos científicos, es claro que las azoteas verdes no son significativas en la producción de oxigeno u otros beneficios de este tipo, aunque si en combatir las islas de calor en alguna medida, a consideración del biólogo Jerónimo Reyes. “Pero requerimos hacer unas cinco hectáreas de azoteas al año en la ciudad de México, para que tengan un impacto y generen todas las ventajas que acarrean en términos ambientales. Ahora estamos limitados porque no crece con la velocidad que quisiéramos”.

Y la razón por la cual esta propuesta no crece como se quisiera, al parecer es económica. El metro cuadrado de naturación de una azotea ronda los 1 200 pesos. No obstante, según la opinión de Amalia Serrano, del Centro de Información y Comunicación Ambiental de Norte América, A.C. (CICEANA) hay otras razones o aspectos socioculturales. “En México estamos muy poco dispuestos a trabajar cívicamente por el bien común. Por ejemplo, en un edificio, si los del piso dos apenas y cruzan palabra con los del piso seis, o la mitad del edificio no paga mantenimiento, menos estarán dispuestos a dialogar o contribuir para la colocación y mantenimiento de una azotea verde”.

En el mundo, estas iniciativas van acompañadas de diversos programas, planes e incentivos gubernamentales. La reducción del pago predial es la medida más recurrente. En la ciudad de México, apenas a finales de 2010 se aprobó una modificación al Código Fiscal para otorgar, bajo ciertos lineamientos, 10% de descuento a las personas que naturen su azotea. “Los lineamientos no se han publicado a la fecha, y por tal razón todavía no se aplica ese descuento.

Aunque por los tiempos fiscales es muy probable que sea hasta el nuevo año que entre en vigor”, apunta el director de reforestación, Parques y Ciclovias del Gobierno del Distrito Federal, Horacio Medina.

“A la fecha hay 12 mil metros cuadrados de áreas naturadas en edificios públicos. La propuesta era cubrir 10 mil metros cuadrados por año y llegar a los 30 mil en 2012. Ha habido un claro retraso por falta de presupuesto”, agrega Horacio Medina.

En el país, compañías e instituciones como INFONAVIT, bancos como HSBC, tiendas de autoservicio, algunos museos como el Museo del Acero en Parque Fundidora en Monterrey o recientemente el Museo Interactivo de Economía en el D.F., además de los gobiernos locales, han destacado por su incorporación de la naturación a sus inmuebles.

El verde es de quien lo trabaja

“Se creía que el gran paso sobre azoteas verdes lo iba a dar el gobierno, pero lo está dando la iniciativa privada. El gobierno no está avanzando y tampoco ha salido la reducción del impuesto predial que promovería el gobierno del D.F.”, señala el investigador Jerónimo Reyes.

Así las cosas, la iniciativa privada es quien también esta diversificando el mercado con materiales para naturación de origen italiano, francés, canadiense, alemán y por supuesto que ya existen materiales mexicanos. “Es un buen momento de crecimiento como negocio. De 10 personas que conocen el sistema, 10 se quedan felices con él, aunque sólo uno lo adopta. El problema sigue siendo económico, pero se están disminuyendo los costos”, señala Miguel Ángel Sánchez de Proyecto Paisaje, una compañía con tres años naturando azoteas y 10 más en el negocio de la impermeabilización.

Comercializar azoteas verdes es un negocio bien consolidado en otras regiones del mundo. Sólo en Estados Unidos y Canadá el negocio crece 25% al año, según la Asociación de la Industria de las Azoteas Verdes de América del Norte. En México el porcentaje es mucho menor, los especialistas en el tema hablan de entre 3 y 5% de crecimiento anual.

Si bien los beneficios de reverdecer los techos en las ciudades son importantes, sobre todo lográndose a gran escala, la inversión sigue siendo un freno para la gran mayoría de la población nacional. Así las cosas, habrá que considerar que, si resulta imposible una naturación directa en la azotea, se puede naturar indirectamente con macetones, huertos de autoconsumo en recipientes variados y demás destrezas domesticas que también contribuyen a una cultura verde, aunque de forma un poco distinta, nada más.

Beneficios de los techos verdes

Sociales
• Las azoteas verdes se convierten en un espacio recreativo y de compartición social y familiar.
• Son una fuente de salud, incluso de relajación visual para quienes las observan desde lejos.
• Mejoran la calidad de vida de quienes se responsabilizan de ellas.

Ambientales
• Las plantas capturan las partículas suspendidas en el aire, coma el plomo.
• Proveen de oxígeno a la atmósfera.
• Realizan la disminución del efecto isla de calor.
• Propician el ciclo natural de agua de absorción, evaporación. Contribuyen entonces a disminuir los problemas de drenaje por saturación de aguas pluviales.

Económicos
• Retrasan el mantenimiento de impermeabilización hasta por 20 años o más.
• Reducen el use de aire acondicionado por el aislamiento térmico.
• Proveen mayor aislamiento acústico.
• Incrementan el valor de la propiedad.
• El pago predial disminuye (en el caso del D.F. y una vez entrando en vigor esta modificación)

Desventajas

Su dimensión comercial puede fomentar el uso indiscriminado de recursos naturales: extraer tierra, plantas o madera de zonas que pueden quedar devastadas de esta forma. De tal suerte, las empresas que evitan esta situación son las más congruentes con la propuesta de compromiso y respeto a la naturaleza.

Donde aprender sobre Azoteas Verdes

* Cursos Azoteas Verdes del Jardín Botánico de la UNAM
Imparte: Biól. Jeronimo Reyes
15,16 y 17 de junio y 17,18 y 19 de agosto
Horario: 10:00 a 15:00 hrs.
Cuota de recuperación: $ 1 500.00 M.N.
Área de Difusión y Educación: Biól. Luz María Rangel Guerrero Teléfonos (525) 5622 90 63 y 5622 90 47, lunes a viernes de 9:00 a 15:00 h. [email protected] www.ibiologia.unam.mx/conciertosjardin.html

* Cursos de Azoteas Verdes del Centro de Información y Comunicación Ambiental de Norte América, A. C.
5659-0509 / 5659-0511 / 5659-6024 / 5659-7657
Informes: Biólogo Ramón Pérez, [email protected] www.ciceana.org.mx

* Cursos de Azoteas Verdes y Agricultura Urbana en Xipe y Asociados
Son de 8 horas, de 10 a 18 h
Cuota de recuperación: 1 500
Teléfonos de información: 5643 2481
www.xipeyasociados.org

Fuente: Equilibrio
Reportero: Eleonora Rodríguez
Publicada: Abril 2011, número 32.

Click sobre la imagen para ampliar

Acerca del autor

ExpokNews

Comentarios

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]