Debido a la explotación de los recursos e incluso a la compra ilegal de animales en el mundo, algunas especies se están extinguiendo.

Tal es el caso del rinoceronte negro, una especie de vida silvestre que se encuentra en la Lista Roja de las Especies Amenazadas elaborada por la Unión Internacional para la Conservación de la naturaleza (UICN).

Su extinción se debe al exceso de caza para obtención y venta de sus cuernos en el mercado negro.

«Tanto en caso del rinoceronte negro occidental y del rinoceronte blanco del norte, la situación pudo ser distinta al aplicarse las medidas de conservación sugeridas», lamentó Simon Stuart, Presidente de la Comisión de Supervivencia de Especies de la UICN.

Por esta razón, la Sociedad Zoológica de Londres y Conservation Capital lanzará la venta de un bono de impacto para los rinocerontes.

El objetivo es aumentar la población del rinoceronte negro en peligro de extinción. La sociedad fue fundada en Kenia hace aproximadamente 15 años, con la intención de crear negocios y herramientas de financiamiento de inversión para la conservación.

Los bonos a cinco años cubrirán los esfuerzos de conservación en cinco sitios en Sudáfrica y Kenia, donde viven unos 700 rinocerontes negros, aproximadamente el 12% de la población mundial del animal.

Los inversionistas recibirán un reembolso de su capital y un rendimiento si aumenta el número de animales. El objetivo es aumentar la población mundial de rinocerontes negros en un 10%.

«Lo vemos como un cambio en el modelo de financiamiento para la conservación», asegura Oliver Withers, director de finanzas y empresas de conservación de la Sociedad Zoológica de Londres. “Hay muchas posibilidades de que esto también se lleve a cabo con otras especies. Comenzamos con el marco de ’podemos construir un vínculo de impacto para la conservación’”.

Estos bonos son los primeros en su tipo, son llamados «bonos de impacto» y se utilizan para financiar una variedad de resultados, desde la educación de niñas en India rural hasta proyectos marinos y pesqueros sostenibles en las Seychelles.

Cada uno de ellos les dará a los inversionistas la oportunidad de «reciclar» su capital, y los compradores probablemente serán individuos de alto patrimonio neto interesados en la conservación, así como fondos de inversión de impacto –denominados ESG (ambiental, social y de gobierno)–, fondos y fundaciones, explica Glen Jeffries de Conservation Capital.

Caza furtiva

Los rinocerontes en África están amenazados por la caza furtiva, principalmente por la demanda del polvo de sus cuernos en Vietnam y China, en donde se cree cura el cáncer y mejora la virilidad.

En 2018, 769 rinocerontes fueron asesinados en Sudáfrica. Los sitios cubiertos por el bono son confidenciales para evitar atraer a los cazadores furtivos.

Dado que ya hemos perdido gran parte de nuestra biodiversidad, necesitamos desesperadamente considerar nuevas formas de valorar, financiar e implementar la conservación”, asegura Dominic Jermey, director general de la Sociedad Zoológica de Londres.

El modelo de bonos de impacto para los rinocerontes ofrece una gran oportunidad para abrir fondos para la conservación y compartir el riesgo de restaurar la diversidad financiera.

Los partidarios del bono ven un margen considerable para el crecimiento.

En solo uno de los sitios había más de 5 mil rinocerontes negros hace varias décadas, explica Withers. Los destinatarios de los fondos podrán usar el dinero como elijan, siempre que sea para conservación.

«Lo que realmente estamos haciendo es comprar un equipo de administración en el terreno que pueda ofrecer resultados», afirma Withers. Los «que proporcionan las subvenciones no son conscientes de las realidades» sobre el terreno, dice.

Entre los financiadores del proyecto se encuentran el Fondo para el Medio Ambiente Mundial y el Gobierno del Reino Unido. También recibe ayuda de Credit Suisse Group y DLA Piper.

Los planes sobre el bono para los rinocerontes fueron reportados por primera vez por el Financial Times. «El primer objetivo es conseguir esto salga bien», dijo Jeffries. «Si todo va bien, abrirá el mercado».

Acerca del autor

Janneth Del Real

Licenciada en Periodismo por la Escuela de Periodismo Carlos Septién. Ha trabajado en el periódico Mas por Más, revista SuperMujer, Pulso Pyme, Linio y en el Periódico AM de Querétaro. Actualmente desarrolla contenidos para Expoknews.

Mujer positiva que siempre busca el para qué de las cosas.