Monsanto refrenda su compromiso con el desarrollo educativo de esta región de Nayarit.

Como parte de su programa de responsabilidad social “Cultivando Progreso”, el cual busca mejorar la calidad de vida de las comunidades donde tiene presencia, Monsanto realizó la entrega de mobiliario a la Escuela Primaria Miguel Hidalgo, en el municipio de Santiago Ixcuintla, Nayarit, con lo que se beneficiarán directamente a 40 alumnos de la localidad.

Durante el evento, en el que estuvieron presentes el director de la escuela, Jorge Ernesto Rodríguez Fernández, la Asociación de Padres de Familia y alumnos del plantel, Monsanto refrendó su compromiso con la comunidad de Villa Hidalgo, a la que beneficia directa e indirectamente a través de la creación de fuentes de trabajo y de distintas iniciativas en pro de su bienestar social.

“En Monsanto estamos conscientes de la importancia de la educación para el progreso de la sociedad. La promoción de una educación de calidad desde la infancia es imprescindible para lograr un pleno desarrollo de las cualidades de cada individuo. En ese sentido, para Monsanto es importante el poder ayudar en esa tarea, contribuyendo a brindar las condiciones de infraestructura y materiales básicas para un óptimo desarrollo del aprendizaje”, aseguró Erika Campuzano, Gerente de Comunicación y Responsabilidad Social de Monsanto.

Alrededor de 250 personas trabajan temporalmente para Monsanto en Villa Hidalgo, entre jornaleros, revisadores, operadores, regadores, personal de aseo y personal administrativo.

Con apoyo del Centro de Distribución Nextipac, Monsanto llegó a un acuerdo con el proveedor de tarimas para intercambiar tarima de desecho a cambio de mesabancos de madera nueva.

Con este donativo, Monsanto da continuidad a los apoyos brindados a la localidad de Santiago Ixcuintla. Hace dos años, la compañía entregó a esta misma escuela y a otra más en el poblado vecino El Corte, varios aparatos de aire acondicionado para las aulas. También apoyó con viajes de balastre para revestir caminos en los predios de Producción de Semilla en el ejido La Presa.

Mediante el trabajo conjunto de empleados, voluntarios y autoridades locales, Monsanto busca oportunidades para apoyar a la comunidad escolar y generar un impacto positivo en las comunidades que nos rodean.

“Monsanto se enorgullece de todos y cada uno de sus empleados que están siempre dispuestos, a través de su trabajo, a mejorar no solamente el desarrollo económico de una comunidad, sino también su desarrollo educativo y social. Estoy convencido que juntos lograremos trascender y mejorar la calidad de vida de nuestros agricultores, de sus familias y de las comunidades donde habitan”, concluyó Erika Campuzano.

Comunicado de Prensa

Acerca del autor

ExpokNews