RSE

El más allá de tu impresora… ¿A dónde van los desechos electrónicos?

Junta el lanzamiento del último gadget con el frenético deseo de miles de consumidores por comprarlo. Mezcla algo de obsesión por fabricar productos con vida útil limitada y agrega pocas opciones adecuadas para tirarlos cuando ya no funcionan. Obtendrás un problema: miles de toneladas de basura electrónica. Una gigantesca maraña de cables, carcasas y chips que podrían reciclarse.

En 1924, los principales fabricantes de focos del mundo se reunieron. Phoebus fue el nombre secreto que le dieron a ese conclave industrial. Su objetivo: limitar la vida útil de los focos de 2 500 a sólo 1 000 horas. Y es que fabricar lámparas incandescentes que duraran tanto tiempo ya no era negocio, había que estimular el mercado. El pacto de Phoebus se convirtió así en uno de los primeros ejemplos de la llamada obsolescencia programada, estrategia que consiste en crear productos que fallen en un tiempo determinado para ser sustituidos por otros nuevos. Al menos, eso se afirma en el documental “Comprar, tirar, comprar”, una inquietante y reveladora investigación que puede verse en la página de la televisión española: rtve.es

El ciclo de vida de los productos ya no es un secreto industrial. Se estima que la vida útil de una computadora es de 5 años, la de un televisor de 10 y la de un celular de 3 años (aunque hay quien cambia su teléfono apenas concluye su plan de 12 0 18 meses). Pero la vertiginosa forma con que reemplazamos nuestros aparatos es sólo una de las causas de que, de acuerdo con el doctor Guillermo Román Moguel, especialista en residuos peligrosos, en 2010 México haya producido 300 mil toneladas de basura electrónica, de las cuales menos de 10% se recicla.

Viajeros tóxicos

Hace unas semanas, cientos de personas se formaron durante horas para comprar la iPad2. Muchos de los que, literalmente, pelearon por obtener la nueva tablet tienen todavía su primer iPad que compraron apenas el año pasado. Bastaron un par de horas para que las iPad2 se agotaran y para que miles de iPad “viejas” iniciaran su camino hacia el mundo de los descontinuados.

¿Por qué no debes deshacerte tan fácilmente de tus gadgets? “En los dispositivos electrónicos existen dos grupos de sustancias consideradas toxicas para el ambiente y la salud humana: los retardadores de flama bromados y los metales pesados (como cadmio, cromo hexavalente, mercurio y plomo)”, contesta el doctor Guillermo Román en su Diagnóstico sobre la generación de basura electrónica en México, estudio publicado en 2007 y único en su género en nuestro país.

Los retardadores de flama son aditivos utilizados en plásticos de computadoras, ratones, videojuegos y televisores, precisamente para que no se prendan con facilidad. Cuando las carcasas de estos electrónicos se queman, generan dioxinas que viajan a través del aire. El e-waste, como también se conoce a los desechos electrónicos, al estar en tiraderos a cielo abierto, o clandestinos, puede quemarse sin control. La lluvia, el sol o el contacto con sustancias ácidas que contiene la basura, disuelven sus metales pesados y los combinan con los lixiviados generados por los desechos, filtrándose así hasta el suelo e incluso llegando a los mantos freáticos.

Por ejemplo, un televisor de cinescopio contiene cerca de un kilo de plomo que, de ser ingerido o inhalado, puede afectar casi todos los órganos del cuerpo humano. La exposición por largo tiempo a bajos niveles de cadmio en el aire, en los alimentos o en el agua potable, puede provocar enfermedades renales. En cuanto al cromo hexavalente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha determinado que es cancerígeno en seres humanos. El mercurio, aún a niveles bajos de exposición por periodos prolongados, produce irritabilidad, temblores, cambios en la visión y problemas de memoria.

“Los mecanismos para que esta filtración de metales pesados se dé son muy complejos. Nadie puede predecir cuánto de un gramo de plomo de un dispositivo va a llegar a los mantos freáticos, acota Román, también investigador retirado del Instituto Politécnico Nacional y actual consultor para el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo. Además, advierte: “El mayor riesgo para la salud es para la gente que se dedica a reciclar inadecuadamente”.

El efecto e-waste

Álvaro Nuñez, director de Recicla Electrónicos México (REMSA), afirma que “Muchos recicladores sólo comercializan residuos, los acopian y se los llevan a países come Ghana, donde tienen ríos llenos de carcasas de plástico y monitores”. Con el pretexto de estrechar la brecha tecnológica, naciones más desarrolladas envían dispositivos electrónicos usados a países con poca o ninguna legislación sobre gestión de residuos. Los principales destinos son países asiáticos o de África, come Ghana. En 2008, Greenpeace dedicó a esta nación el estudio Envenenando la pobreza en el que señala que hasta 75% de los bienes importados no podían ser reutilizados.

¿Qué hacen los ghaneses con todas esas toneladas de e-waste? De acuerdo con Greenpeace, en el mercado de Agbogbloshie, principal centro de reciclaje del país, se desmantelan sin ningún tipo de medida precautoria miles de dispositivos y se queman para separar el plástico del valioso metal.”La mayor parte del trabajo es realizado por niños, sin equipo de protección, usando herramientas básicas o las manos”, se expone en el documento. Así, es tan grande el espectro de afectación del efecto e-waste que un televisor desechado en México, con todo y el kilo de plomo que contiene, puede terminar desmantelado sin ninguna precaución en África.

Responsabilidad compartida

Los desechos electrónicos no se consideran residuos peligrosos en México. Están clasificados como “de manejo especial”. Cuatro años después de presentar su Diagnóstico sobre la generación de basura electrónica en México, el doctor Guillermo Román señala que aún “Hace falta establecer un plan nacional integral para que las campañas de recolección tengan una salida formal”. Entonces, ¿qué estamos haciendo con ese más de 90% de e-waste mexicano que no se recicla? “La mitad se exporta a otros países y la otra se queda en computadoras reconstruidas o basureros”, responde el maestro en ciencias Álvaro Núñez.

Aunque es evidente la falta de una reglamentación adecuada, la responsabilidad de los residuos electrónicos en México debe ser compartida. El año pasado, TBS Industries, uno de los más grandes recicladores de electrónicos en el país, recicló 3 millones de kilos de desechos electrónicos, de los cuales sólo 7% provino directamente de los ciudadanos.

La gente no recicla sus electrónicos por dos razones: les atribuyen un valor intrínseco a los aparatos inservibles o no saben dónde llevarlos. En Japón, desde 2001 existe la “Responsabilidad extendida al productor”, concepto que obliga a los fabricantes a hacerse cargo de sus productos al final de su vida útil. En nuestro país, no existe una legislación similar, sólo algunos fabricantes como Nokia, el más grande vendedor de celulares del mundo, ofrece servicios de reciclaje de sus productos. Existen también recicladores como REMSA (reciclaelectrónicos.com) y TBS (tbsindustries.com.mx), quienes prometen darle el mejor destino posible a tu basura electrónica.

“Si los ciudadanos cumplimos con la parte del compromiso no escrito que tenemos en el planeta, sólo queda esperar”, y exigir, que los demás actores reaccionen. El doctor Román tiene esperanzas fundadas de que este año las autoridades por fin inicien el programa integral de residuos electrónicos. Mientras tanto, empresarios como Warner Philips, bisnieto de los fundadores de la compañía que participó en el pacto de Phoebus, comienzan a cambiar su perspectiva de negocios: ahora fabrican una lámpara led que dura 25 años, mucho más de 1000 horas a las que fue condenado el foco hace 87 años.

Hacia una nueva vida

Son pocas las empresas en nuestro país que ofrecen el servicio de reciclado de sus productos. Éstas son algunas opciones que puedes encontrar en la red:

Nokia. “Si cada usuario de teléfono móvil reciclara sólo un teléfono, podríamos haber ahorrado cerca de 24o mil toneladas de materias primas”, se lee en nokia.com.mx, donde puedes saber más sobre su servido de reciclado.

Dell. La compañía promete el reciclado gratuito de todos sus productos. Sólo hay que entrar a dell.com.mx, proporcionar algunos datos y la dirección donde pueden recolectar los desechos. Eso sí, Dell podría cobrarte una especie de multa si cancelas la operación dentro de los dos días anteriores a la fecha de recolección pactada.

HP. Aunque sólo ofrece el reciclaje de sus cartuchos de tinta, el proceso parece sencillo: solicita vía telefónica la recolección, empaqueta los cartuchos vacios y HP los recolectará sin cargo para reciclarlos. Conoce los detalles en hp.comilatam/mx/reciclar/index.html

¿De qué están hechos los residuos electrónicos?
De acuerdo con Recicla Electrónicos Mexico (REMSA) éstos son los desperdicios que un electrónico genera:

Vidrio y plástico 46%
Metales ferrosos 31%

Metales no ferrosos 21%
Electrónica 2%

Números

• 2 es el lugar que ocupa México en la generación de e-waste en Latinoamérica, con 300 mil toneladas al año.
• 368 mil toneladas al año de desechos electrónicos produce Brasil.
• Entre 40 y 50% de volúmenes de los desechos electrónicos lo ocupan los televisores.
• 1 kilo es la cantidad de plomo que puede contener un televisor en su cinescopio.
• 3 millones de kilogramos de desperdicios electrónicos recicló durante el 2010 TBS Industries, uno de los principales recicladores en el país.

(Fuente Guillermo Román Mougel, especialista en residuos peligrosos –SEMARNAT- TBS Industries).

Fuente: Equilibrio, p 12-16
Por: Armando Aguilar.
Publicada: Mayo 2011, número 33.

Click sobre la imagen para ampliar

Acerca del autor

ExpokNews

1 comentario

  • Gran artículo! Otro consumible que es importante tomar en cuenta son los cartuchos de tinta y toner, en la empresa dónde trabajo optamos por comprar cartuchos remanufacturados, que son producidos de partes de cartuchos usados que aún tienen un buen estado. Hay varias opciones para conseguir este tipo de cartuchos Inklaser es una de ellas.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]