RSE

8 lecciones de liderazgo de Edgar Allan Poe

8 lecciones de liderazgo de Edgar Allan Poe

Edgar Allan Poe, el nombre de un escritor norteamericano cuya pluma ha dejado en el mundo un legado literario de locura y muerte que ha embriagado a miles de fans en los últimos dos siglos, pero que también destila una enorme sabiduría que de acuerdo con Cory Robert Galbraith puede ser de gran utilidad para los líderes de hoy en día.

1. Las mejores ideas provienen de la locura

“Los hombres me han llamado loco; pero todavía no se ha resuelto la cuestión de si la locura es o no la forma más elevada de la inteligencia, si mucho de lo glorioso, si todo lo profundo, no surgen de una enfermedad del pensamiento, de estados de ánimo exaltados a expensas del intelecto general. Aquellos que sueñan de día conocen muchas cosas que escapan a los que sueñan sólo de noche.”

Valorar la conformidad es un gran riesgo, por lo que aquellas personas con ideas locas en el equipo necesitan ser escuchadas. El clima competitivo exige un flujo continuo de ideas porque incluso la más alocada de ellas puede conducir a algo bueno y rentable.

2. Los malos tiempos son necesarios

“De nunca haber sufrido, nunca habría sido dichoso.”

Cómo líderes es necesario recordar a la gente que los tiempos difíciles son temporales e incluso necesarios a fin de experimentar lecciones que impulsen nuestro crecimiento y nos permitan apreciar los buenos momentos. La mala racha no es más que un paso hacia el éxito.

3. La honestidad es un arma valiosa

“Que enmarañada red tejemos cuando practicamos el engaño por primera vez.”

La honestidad es un valor que parece estar ausente en el mundo ferozmente competitivo de hoy, pero una vez que un engaño comienza es imposible detenerlo y sus consecuencias pueden ser capaces de derribar organizaciones enteras, por lo que un líder no sólo necesita ser capaz de identificar esta ausencia y detener sus efectos, sino que debe comenzar por conducirse con transparencia y poner el ejemplo.

4. La terrible huella de la mediocridad

“Me convertí en un loco con intervalos de horrible cordura.”

Esos horribles intervalos de locura de Poe son interpretados por Galbraith como la peligrosa mediocridad en el mundo de los negocios. Como líderes, es necesario que quienes se encuentran al frente de un equipo de trabajo animen a sus colaboradores a ser suficientemente valientes para cuestionarlo todo, ser irreverentes y siempre tener presente que todo puede hacerse mejor.

5. Adiós a las dudas

“Si quieres olvidar algo en el acto, haz una nota poniendo que hay que acordarse de eso.”

Una vez que las grandes ideas tocan a la puerta es necesario compartirlas, aterrizarlas y ejecutarlas. Dudar de ellas y programarlas para más tarde casi siempre resulta en que éstas son abandonadas en en cajón del escritorio. Un líder eficiente las rescata en el momento oportuno.

6. Las personas necesitan esperanza

“La vida real del hombre es feliz principalmente porque siempre está esperando que lo sea pronto.”

La esperanza es la mejor herramienta que tiene un líder para luchar contra la complacencia y la adversidad. Contribuir a generar la expectativa de un mejor futuro impulsa la productividad y estimula una mejor actitud ante los momentos complicados.

7. Divertido es mejor

“Morirse de risa debe ser la más gloriosa de las muertes.”

El riesgo de tomar la vida laboral demasiado enserio puede ser incluso más grande que el de tener la capacidad de reír en el trabajo. El exceso de estrés y precaución desencadena una tendencia a actuar con miedo o peor aún, a dejar de actuar.

Las personas trabajan mucho mejor y muestran un mayor nivel de lealtad cuando su espacio de trabajo es agradable y acogedor. Al mismo tiempo, este clima laboral atrae a los clientes al crearles una experiencia positiva y alegre.

8. Trabajar con significado

“Cada poema debe recordar al lector que va a morir.”

Los líderes necesitan recordar a su equipo de trabajo que su labor tiene un impacto en la compañía y en su comunidad y marca una diferencia de forma constante. Deben hacer que las actividades diarias no se traten sólo de conseguir un cheque al final del mes, sino de añadir significado a su propia vida y a la de sus comunidades creando un mundo mejor para las generaciones actuales y futuras; de crear un legado importante.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

1 comentario

Dejar un comentario