Para las empresas que están interesadas en ser líderes en sustentabilidad, no basta con involucrar a los empleados en estos temas, sino que es necesario generar una cultura que permita el crecimiento de los líderes y defensores de la sustentabilidad, de forma que usen todo su potencial de innovación y crecimiento. Aquí 7 pasos para lograrlo, publicados por el Doughty Centre for Corporate Responsibility.

1. Cultiva una «cultura del café»: crea tiempo y espacio para que la gente en todos los niveles de la organización pueda aprender, pensar y hablar acerca de todo lo que pasa en el mundo y cómo la empresa puede ser una fuerza del bien.

2. Humaniza a la empresa para que promueva la equidad y la generosidad: el emprendedurismo social florece en ambientes igualitarios con jerarquías planas. La gente que no está agobiada por la burocracia y el miedo tiene tiempo para pensar en sus trabajos en una forma más amplia y es más probable que tome la responsabilidad de ser más innovadora y de buscar compartir ideas y de aprender con otros.

3. Informa del valor ambiental y social que genera tu empresa: las reglas y tiempos para los informes suelen hacer difícil el desarrollo de proyectos sociales innovadores. Los jefes de emprendedores sociales deben buscar formas de evaluar el valor social y ambiental, además del económico, cuando analicen propuestas.

4. Genera redes dentro y fuera de la compañía:los emprendedores sociales exitosos crean alianzas con socios dentro y fuera de la organización. Las asociaciones transfronterizas y entre diferentes sectores pueden ser la base para lograr el cambio. Los altos mandos deben estar abiertos a trabajar no sólo con gente de otros departamentos y con diferentes proveedores, sino con otras organizaciones en otros sectores.

5. Cultiva a gente para ocupar puestos de líderes en negocios sustentables: la gente que recibe oportunidades para desarrollar la confianza y las habilidades para colaborar gana un entendimiento profundo del negocio y «hacen el bien» como mentores y como voluntarios. Si se les reconoce y premia por este comportamiento, es más probable que se desarrollen como agentes exitosos de cambio.

6. Experimenta con programas piloto con posibilidades de crecer: el emprendedurismo social empieza con proyectos limitados en tiempo y escala- usualmente al margen de las empresas- lo cual puede proveer de pruebas con un riesgo económico y reputacional mínimo. Es deseable predecir o calcular el retorno de inversión, pero muchos de estos pilotos no pueden ser evaluados con criterios cuantitativos, por lo que será necesario usar criterios cualitativos para determinar el éxito.

7. Genera una estrategia para lograr metas sociales y de negocios: el fin último para los líderes del negocio es entender el propósito social y desarrollar una estrategia de negocios, visión y valores que los abarquen.

Fuente:
The Guardian Sustainable Business
Traducción y adaptación:
María José Evia Herrero

Acerca del autor

ExpokNews