¿Te gusta la la comida rápida? Puede que cambies de opinión después de leer esto.

No es de extrañar que haya tantos problemas de obesidad y enfermedades crónicas. Eso es parte de problemas que el Fast Food ha agravado.

En un día cualquiera, el 37 por ciento de los adultos estadounidenses comen fast food. Para los que tienen entre 20 y 39 años, el número aumenta hasta el 45 por ciento, lo que significa que casi la mitad de los adultos más jóvenes consumen comida rápida todos los días.

Mientras tanto, el Centro de control y prevención de enfermedades (CDC) revela que la obesidad entre los adultos estadounidenses sigue aumentando.

Los últimos números muestran que el 39.8 por ciento (alrededor de 93.3 millones) de los adultos de los Estados Unidos se consideran obesos. Las afecciones relacionadas con la obesidad incluyen enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, diabetes tipo 2 y ciertos tipos de cáncer que son algunas de las causas principales de muerte prematura prevenible.

Estudio sobre los problemas que el Fast Food ha agravado

¿Existe una conexión entre la comida rápida y el aumento de las tasas de obesidad? Una nueva investigación que analiza cómo ha cambiado la comida rápida en las últimas tres décadas puede aclarar las dudas y los problemas que el Fast Food ha agravado.

Objetivo del estudio sobre problemas que el Fast Food ha agravado

Los investigadores encontraron que, a pesar del hecho de que los restaurantes de comida rápida han agregado artículos más saludables, la comida rápida en general es más insalubre que hace tres décadas.

Objetivo del estudio sobre problemas que el Fast Food ha agravado

Proporcionar una evaluación detallada de los cambios a lo largo del tiempo en las ofertas de menú de comidas rápidas durante 30 años, incluida:

  • La variedad de alimentos (cantidad de elementos).
  • El tamaño de la porción.
  • La energía.
  • La densidad de energía y
  • Los micronutrientes seleccionados (sodio, calcio y hierro como porcentaje del valor diario [% DV]), y para comparar los cambios a lo largo del tiempo en las categorías del menú (entradas, guarnición y postres).

Los platos fuertes de comida rápida, los guarnición y los datos de elementos del menú de postres para 1986, 1991 y 2016 se compilaron de fuentes primarias y secundarias para 10 restaurantes de comida rápida populares.

Resultados de la investigación sobre los problemas que el Fast Food ha agravado

  • De 1986 a 2016, el número de entradas, guarnición y postres para todos los restaurantes combinados aumentó en un 226%.
  • El tamaño de las porciones de los platos principales (13 g / década) y los postres (24 g / década), pero no los lados, aumentó significativamente, y la energía (kilocalorías) y el sodio de los artículos en las tres categorías del menú aumentaron significativamente.
  • Los postres mostraron el mayor aumento de energía (62 kcal / década) y los platos fuertes tuvieron el mayor aumento de sodio (4.6% DV / década).
  • El calcio aumentó significativamente en los platos principales (1,2% DV / década) y en mayor medida en los postres (3,9% DV / década), pero no en los guarniciones, y el hierro aumentó significativamente solo en los postres (1,4% DV / década).

Estos resultados del estudio sobre los problemas que el Fast Food ha agravado demuestran cambios ampliamente perjudiciales en las ofertas de restaurantes de comida rápida durante un período de 30 años que incluye el aumento de la variedad, el tamaño de las porciones, la energía y el contenido de sodio.

Estudio sobre los problemas que el Fast Food ha agravado - resultados

Se necesita investigación para identificar estrategias efectivas que puedan ayudar a los consumidores a reducir el consumo de energía de los restaurantes de comida rápida como parte de las medidas para mejorar los problemas de salud relacionados con la dieta en los Estados Unidos.

El estudio ofrece algunas ideas sobre cómo la comida rápida puede ayudar a empeorar el problema continuo de la obesidad y las enfermedades crónicas relacionadas en los Estados Unidos.

A pesar de la gran cantidad de opciones que se ofrecen en los restaurantes de comida rápida, algunos de los cuales son más saludables que otros, «las calorías, el tamaño de las porciones y el contenido de sodio en general han empeorado (aumentado) con el tiempo y siguen siendo altos», dijo la investigadora principal Megan A. McCrory del Departamento de Ciencias de la Salud, en Sargent College, Boston University, Boston, Massachusetts.

El equipo examinó los datos nutricionales de 10 de los restaurantes de comida rápida más populares de los años 1986, 1991 y 2016, centrándose en los platos fuertes, los guarnición y los postres. Aquí están algunas de las conclusiones sobre problemas que el Fast Food ha agravado.

4 problemas que el Fast Food ha agravado

Cuando observaron las calorías totales, descubrieron que una comida que incluye un plato fuerte y un guarnición proporciona un promedio de 767 calorías, casi el 40 por ciento de una dieta de 2,000 calorías por día. Cuando le agregas una soda, y la cantidad aumenta de 45 a 50 por ciento de la ingesta diaria de calorías de una persona.

4 problemas que el Fast Food ha agravado

  • El número total de platos fuertes, postres y guarniciones aumentó en un 226 por ciento. Eso significa más opciones para atraer constantemente a clientes potenciales.
  • Las calorías aumentaron en las tres categorías: en los platos fuertes aumentaron en 90 calorías; en los guarniciones subieron por 42 calorías; en los postres subieron por 186 calorías.
  • El tamaño de la porción aumentó en dos categorías: los platos fuertes subieron 39 gramos; los postres subieron por 72 gramos.
  • El sodio aumentó en las tres categorías: los platos fuertes aumentaron un 13.8 por ciento del valor diario; los guarniciones subieron 11.7 por ciento del valor diario; e incluso los postres subieron un 3,6 por ciento del valor diario.

Dada la popularidad de la comida rápida, el estudio destaca uno de los cambios en el entorno alimentario que probablemente sea parte de la razón del aumento de la obesidad y las enfermedades crónicas relacionadas en las últimas décadas, que ahora se encuentran entre las principales causas de muerte en Estados Unidos.

CDC estima que el costo médico anual de la obesidad en los Estados Unidos es de 147 mil millones dólares, lo que significa que el dinero y una increíble cantidad de recursos naturales se gastan en algo que es modificable.

McCrory espera que los hallazgos del estudio puedan aumentar la conciencia sobre el problema y conducir a algunas soluciones sobre los problemas que el Fast Food ha agravado.

Es necesario encontrar mejores maneras de ayudar a las personas a consumir menos calorías y sodio en los restaurantes de comida rápida. El requisito de que las cadenas de restaurantes muestren calorías en sus menús es un comienzo.

Acerca del autor

Daniela Lazovska