RSE RSI

4 pasos para crear un cambio: Malala Yousafzai

4 pasos para crear un cambio: Malala
Escrito por ExpokNews

En una MasterClassm, la activista Malala Yousafzai compartió una serie de pasos para crear un cambio y así tener un mundo mejor.

En una nueva clase en MasterClass, Mala Yousafzai, activista pakistaní, comparte lo que ha aprendido sobre la defensa de los derechos con cualquiera que quiera crear un cambio, especialmente con otros jóvenes.

De acuerdo con Fast Company, Malala tenía 11 años cuando se convirtió en activista, luchando por el derecho de las niñas a permanecer en la escuela en Pakistán, ya que los talibanes les arrebataron ese derecho.

"Education Advocate Malala Attends MDG Event" by United Nations Photo is licensed under CC BY-NC-ND 2.0

Cinco años más tarde, tras sobrevivir a un intento de asesinato por su trabajo, cofundó una organización sin ánimo de lucro: el Fondo Malala, cuyo objetivo es que todos los niños y niñas del planeta tengan acceso a 12 años de educación gratuita para el final de la década.

Cuando estamos en la escuela, y cuando somos jóvenes, se nos dice que hay que hacerse mayor, y entonces se puede llegar a ser un agente de cambio.

Pero una cosa que aprendí de mi propia historia fue que si conoces tu historia, y si conoces tu mensaje, y dices la verdad, entonces es cuando empieza la defensa y la campaña.

Malala Yousafzai, activista pakistaní.

4 pasos para crear un cambio

1. Investigar

En la fundación Malala, el equipo utiliza un ciclo de cuatro etapas para abordar las campañas. Después de elegir un problema que abordar, el primer paso es investigarlo exhaustivamente, lo que incluye hablar tanto con expertos como con las personas que experimentan el problema de primera mano.

“Hay que entender exactamente por qué se lucha”, dice Yousafzai. En una de las sesiones de la MasterClass, junto con Lewis Iwu, que la asesora en materia de promoción, Yousafzai explica cómo esbozar un “árbol de problemas” en el que se recogen todas las causas y consecuencias del problema que se está estudiando.

Y añadió: “Tenemos un equipo de defensa increíble que no se limita a empezar con algo sin pensar… Siempre piensan en los temas en los que nos centramos. Por ejemplo, sabemos que la educación de las niñas no es un tema independiente. Está relacionada con muchos temas de los que hablamos actualmente, desde el COVID-19 hasta el cambio climático, pasando por la reducción de la pobreza y la mejora de las economías. Y los estudios e investigaciones demuestran que cuando las niñas se educan, vemos mejores resultados en todas estas áreas”.

2. Identificar su estrategia

En otras sesiones de la clase se habla de cómo establecer objetivos y luego planificar una campaña, recorriendo los pasos del “análisis del camino crítico”, un plan para conseguir pequeñas victorias y luego objetivos más grandes en el camino hacia una victoria final.

"Education Advocate Malala Attends MDG Event" by United Nations Photo is licensed under CC BY-NC-ND 2.0

La fundación Malala, por supuesto, no intenta alcanzar su objetivo de 2030 de educación gratuita para todos de forma inmediata. Una de las campañas actuales se centra en Afganistán, donde los talibanes permitieron a los niños volver a la escuela hace dos meses, pero no han permitido lo mismo a las niñas.

Las pequeñas campañas a lo largo del camino ayudan a crear un cambio haciendo más conciencia del problema, más apoyo y lecciones para abordar el objetivo final.

3. Actuar para crear un cambio

En otra sesión de la clase, Yousafzai habla con Amika George —la joven activista que lideró una campaña para que el gobierno del Reino Unido ofreciera suministros de menstruación gratuitos a las niñas— porque estadísticamente, las niñas que no pueden permitirse esos productos tienden a faltar a la escuela.

Yousafzai subraya que la acción puede adoptar muchas formas, y puede empezar por algo pequeño para crear un cambio. La joven activista también comentó:

“Una cosa en la que realmente insistí en mi MasterClass fue en decir a los jóvenes que no es difícil convertirse en activista, porque también tenemos que considerar las pequeñas acciones que realizamos como parte del activismo… No tiene que ser organizar una protesta de 100.000 personas en la calle.

El activismo puede tener diferentes formas. Así que incluso cuando haces una presentación en la asamblea de tu escuela y conciencias sobre el cambio climático, o cualquier otra cosa, estás haciendo activismo. Estás formando parte de un movimiento mayor que está ocurriendo. Estás prestando tu voz a ello”, comparte.

Yousafzai se siente inspirada por la cantidad de jóvenes que ya son fuertes defensores. “Lo hemos visto con el cambio climático”, dice.

Los jóvenes no solo hablan de ello en las redes sociales, sino que también quieren protestar en las calles. Entienden los problemas y cómo les va a afectar y lo que tiene que pasar, lo que tienen que hacer los que toman las decisiones. Y también están actuando para ejercer presión para impulsar esas políticas. Y eso lo vimos en la COP26.

Malala Yousafzai, activista pakistaní.
"Education Advocate Malala Attends MDG Event" by United Nations Photo is licensed under CC BY-NC-ND 2.0

4. Crear un cambio

La clase también habla del paso crítico de analizar el impacto que está teniendo una campaña. Eso incluye ser honesto sobre lo que no ha funcionado.

“También se aprende de los momentos en los que no se alcanzan los objetivos, y se intenta comprender qué se podría haber hecho mejor y cómo se puede garantizar la continuidad de la defensa, pero mejorándola y haciéndola más potente e impactante”, dice.

Por último añade que, aunque una campaña no consiga un objetivo concreto, como la promulgación de una nueva ley, el proceso siempre tiene otros beneficios, como la obtención de apoyo para el cambio.

Portada: “Education Advocate Malala Attends MDG Event” by United Nations Photo is licensed under CC BY-NC-ND 2.0

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario