Ambiental

4 excelentes razones para dejar de ir a la escuela

Dejar de ir a la escuela puede ser beneficioso para el medio ambiente

Capacitación en línea vía Shutterstock

Capacitación en línea vía Shutterstock

Cada vez un niño, joven o adulto emprende la búsqueda de nuevos conocimientos y se integra a un salón de clases, abre ante él un mundo de posibilidades académicas y profesionales, pero también genera un enorme impacto ambiental a través de su material escolar, el transporte que utiliza e incluso los alimentos que ingiere lejos de casa.

Por fortuna, las nuevas tecnologías han brindado al mundo una excelente alternativa para reducir dicho impacto y hoy el aprendizaje en línea parece estar incrementando alcance de forma considerable. De acuerdo con información de TriplePundit, se estima que casi la mitad de los estudiantes vivirá la experiencia del aprendizaje en línea cuando menos una vez durante su vida; mientras que el 40% de las empresas de Fortune 500 ya utiliza esta tecnología para la capacitación de sus colaboradores. De acuerdo con IBM, este método de aprendizaje puede impulsar la productividad hasta un 50%.

Así como el trabajo a distancia incrementó su popularidad en la década de 1990, luego de que los empleadores descubrieran que podían reducir los costos e incrementar el índice de satisfacción de sus colaboradores reduciendo el estrés; el aprendizaje en línea ofrece beneficios similares a las organizaciones y los individuos involucrados

El aprendizaje en línea reduce los impactos ambientales negativos que provienen del transporte y los materiales necesarios para las instituciones, como libros de texto, pupitres y cuadernos, entre otros; lo que contribuye a la conservación de los recursos naturales.

El portal TriplePundit enlistó recientemente cuatro increíbles razones ambientales por las que empresas e instituciones deben adoptar la capacitación en línea, y nosotros las hemos retomado a continuación.

1. Ahorrar gas

El estadounidense promedio utiliza hasta hasta 600 galones de gasolina cada año, mientras que los mexicanos consumimos alrededor de 400 litros por habitante. Gran parte de este consumo se produce por excesos de velocidad, extensos periodos de espera en el tránsito y recorridos de largas distancias.

El aprendizaje en línea permite a los estudiantes que viajan a diario ahorrar combustible, tiempo y un par de clases presenciales

2. Las emisiones contaminantes

Un estudio realizado por la Universidad de West Georgia reveló que por cada 100 estudiantes que no van a la escuela, las emisiones de dióxido de carbono se redujeron alrededor de 10 toneladas por semestre, mientras que Instituto Ambiental de Estocolmo (SEI) encontró que los cursos en línea reducen hasta un 90% de emisiones contaminantes en relación con los tradicionales.

3. Conservación de recursos

Las instalaciones necesarias para impartir cursos tradicionales utilizan grandes cantidades de energía y calor que en condiciones regulares generan el equivalente a 220 libras de CO2, en comparación con las 10 libras generadas por un estudiante en línea.

Además de la reducción de emisiones contaminantes, la adopción de sistemas en línea también disminuye la utilización de plástico, madera, agua y otros recursos necesarios para la construcción y mantenimiento de las aulas.

4. Ahorro de papel

La deforestación se ha convertido en un grave problema a nivel mundial; de acuerdo con la Fundación Nacional de Vida Silvestre, el papel constituye el 60% de los residuos de las escuelas. Cada tonelada de esto equivale a la vida de 16 árboles de gran tamaño. En contraste, el reciclaje de 10 toneladas de papel requiere del uso de hasta 100 barriles de petróleo crudo.

La educación en línea es una excelente alternativa para el ahorro de papel, ya que la eliminación de los planes de estudio y documentación impresa, asignaciones y la posibilidad de acceder a libros de texto en formato digital, no sólo permitiría reducir considerablemente el desperdicio de papel en las instituciones, sino también disminuir los costos por estudiante.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

Dejar un comentario