Fundaciones Empresariales

¿Debe una Fundación Empresarial administrar el Programa de Voluntariado Corporativo? (Pirmera parte)

Por: Emilio Guerra Díaz

Un recurso muy valioso tanto para la comunidad como para las organizaciones civiles de carácter filantrópico en su asociación con una empresa resulta ser el trabajo conjunto con el voluntariado corporativo. Éste se define como la participación libre y voluntaria de los empleados y sus familiares en actividades de interés público que pueden organizar y realizar por sí, o bien, bajo la coordinación con una asociación civil. Presupone entonces que los colaboradores donan parte de su tiempo a una actividad que puede ser periódica, puntual, o eventual.

Entre las actividades más frecuentes que realizan los voluntarios de empresas a favor de la comunidad se encuentran: la limpieza de espacios públicos como parques, calles, camellones y áreas verdes como playas, bosques, ríos y cañadas; jornadas de alfabetización, brigadas de salud, visitas a orfanatos y asilos, recuperación y reacondicionamiento de escuelas primarias públicas, recolección de juguetes para niños en condiciones de exclusión o pobreza, acopio de víveres y ropa en casos de desastres, entre otros. Sin embargo la actividad que con mayor repetición se realiza es la reforestación. Expok ha dado cuenta de ello en el último año difundiendo el interés de diversas empresas al respecto.

En nuestro país el interés por organizar e impulsar el voluntariado corporativo está creciendo. Desde varias empresas se plantean preguntas como: ¿Quién debe, dentro de la empresa, administrar el voluntariado?, ¿Cómo debe organizarse?, ¿Quién debe liderarlo?, ¿Qué actividades deben ser incluidas?, ¿El voluntariado corporativo agrega valor a la empresa?, ¿Existe un retorno de inversión por organizar jornadas de trabajo voluntario desde la corporación? Y una preocupación en extremo importante: La colaboración de los empleados durante su participación voluntaria, ¿Debe ser en tiempos laborales o no?

Desde nuestra perspectiva, contestar la pregunta que motiva estas líneas, y los sucesivos artículos que ofreceremos sobre este tema, requiere de considerar varios aspectos, pero ofrezcamos ya una respuesta.

Sí, en efecto la fundación empresarial puede contribuir a desarrollar al voluntariado corporativo, pero también, lo puede hacer el área de Responsabilidad Social Empresarial. Pero sea la decisión que se tome, son necesarias dos cuestiones básicas para el éxito del voluntario corporativo en su comunidad representando a la empresa: primero, desarrollar un Programa ad hoc que contenga los principios y alcances de la adecuada administración de este importante recurso; segundo, coordinarse con el área de recursos humanos y delimitar perfectamente fronteras entre lo que es responsabilidad de la fundación o del área de RS y la del capital humano.

En una experiencia de voluntariado empresarial donde participe recientemente, pude comprobar cómo cuando no se dibuja esta frontera, el área de recursos humanos, ésta transfiere parte de sus responsabilidades laborales a los empleados, cuando son aspectos fundamentales que tiene que cubrir por ley y prestaciones laborales.

Entre los errores más comunes en los que se recae al impulsar el voluntariado corporativo sin considerar esos dos requisitos se puede citar:

• Prevalece el activismo, es decir, se impulsan tareas y acciones que no están alineadas ni a la fundación, ni al programa o a la misma misión de la empresa
• Se estima que es muy loable que los empleados se organicen solos y se estima que es muy útil que ellos propongan a la empresa qué hacer
• Con frecuencia no se contempla un presupuesto por considerarlo un gasto, sí acaso se quiere que usen alguna playera, gorra o distintivo que los identifique como voluntarios y en eso si se invierte
• Se carece de políticas sobre qué hacer y que conductas evitar durante el desempeño como voluntario, a menudo no se consideran riesgos o posibles conflictos de interés
• A menudo se desea que el trabajo voluntario de los empleados sólo suceda en horarios fuera de la oficina
• Se adolece de un sistema de reconocimiento y retención de voluntarios
• Se prefieren actividades vistosas, que den a la empresa prestigio
• Se olvida el valor del voluntariado como formador cívico
• Se desconoce cuál es el valor de la aportación de los empleados

Ahora bien, como se habrá de advertir, el voluntariado corporativo es un universo en el cual nos adentraremos en las siguientes semanas ofreciendo a los lectores de Expok, ideas para crear un Programa Corporativo de Voluntariado exitoso, sobre todo, con un retorno de inversión que hará sentir a la empresa que desarrolle el suyo verdadera satisfacción por aportar mucho más de lo que ahora se imagina.

Mientras tanto siga enviando sus preguntas y consultas a [email protected] ya que con gusto le contestamos directamente o bien, a través de estas colaboraciones.


Emilio Guerra Díaz

Emilio Guerra cuenta con amplia experiencia en la Gestión de la RSC, destacando su trabajo en el área de vinculación con la comunidad que potenciar la inversión social empresarial. Ha gerenciado fundaciones empresariales.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario