5 acciones para evitar la corrupción en mi empresa – ExpokNews

El primer paso es reconocer que existe corrupción dentro de la empresa ¡Combátela y toma acción con estas propuestas!

En México es muy común escuchar que alguien “le dio mordida” a una persona para poder agilizar algún trámite o evitar alguna infracción. Lamentablemente hasta los funcionarios públicos participan en este tipo de actos para lograr beneficios indebidos.

La mayoría de las prácticas corruptas perjudican a la empresa que las practica, además se reduce su credibilidad, limitan su productividad y además generan costos ocultos e intangibles.

De acuerdo con Alto Nivel, es importante combatir la corrupción con estas propuestas:

Implementar programas

El implementar programas en las empresas, ha ayudado a que las compañías tengan un crecimiento bastante importante. Los programas de cumplimiento tienen en común los siguientes aspectos:

  • Manual de organización y procedimientos
  • Código de Conducta
  • Sistemas de control, vigilancia y auditoría
  • Sistemas de denuncia interna y a autoridades
  • Capacitación sobre medidas de integridad
  • Políticas para evitar el ingreso de personas que provoquen riesgos a la organización
  • Mecanismos para asegurar la transparencia y publicidad en sus intereses

Los programas para fomentar y promover la integridad en la cultura empresarial se deben diseñar de acuerdo con las necesidades de cada organización, evaluando los riesgos que la empresa pueda enfrentar, estos dependen del tamaño de la organización, el ramo y la estructura que cada una tenga.

Existen actividades que aumentan los riesgos. Tramitar licencias o permisos gubernamentales complejos, aumenta ese riesgo, además que en ellos, existe un nivel alto de burocracia.

También los subcontratistas, los agentes de ventas, o las empresas que dependen de socios comerciales para operar, están mucho más expuestas a riesgos de soborno.
Es importante contar con un programa de integridad podrá incidir en la disminución de sanciones.

La empresa debe elaborar manuales de organización y de procedimientos que delimite cada una de las funciones y responsabilidades de los miembros que la integran.

Evaluar riesgos

Es importante que la empresa evalúe los riesgos que existe alrededor de ella, por lo menos una vez al año. Se deben realizar consultas y entrevistas con directivos y empleados para poder lograrlo.
Al identificar los riesgos se podrán evaluar y definir las prioridades.

Cada empresa deberá saber en qué riesgos puede incurrir para poder diseñar un plan de mitigación donde se prioricen los aspectos que pueden llevar a la empresa a una contingencia.

Además de que la corrupción implica sanciones monetarias o penales, las consecuencias comerciales y de reputación, así como el retiro de licencias, pago de honorarios en asesoría con abogados y recursos internos, generan una gran cantidad de gastos altos.

Fomentar el liderazgo

Los primeros que deben asumir el liderazgo de una empresa son los propios dueños, los directivos, el Consejo de Administración o cualquier órgano equivalente.

Los directivos son un modelo a seguir para todas los puestos que se encuentran debajo de ellos.

El comportamiento de los directivos influye en el proceso de toma de decisiones de los empleados, sobre todo cuando enfrentan una situación conflictiva. Es por eso que es importante que las empresas cuenten con un código de conducta que sea conocido por todos los integrantes de la organización .

Su cumplimiento debe ser obligatorio para todos y no se justifican distinciones debidas al rango que tiene una persona. Este aspecto va de la mano con la responsabilidad compartida, es decir, el programa anticorrupción también debe aplicarse a los socios comerciales, proveedores, empresas de subcontratación laboral y otros terceros con los que se entable alguna relación.

Es importante luchar contra la corrupción y en la mejora del programa deben intervenir empleados, sindicatos e incluso socios comerciales.

El director general es el responsable de verificar que todos estén cumpliendo con su implementación. Por su parte, el Consejo de administración debe supervisarlo y deberá nombrarse un comité de cumplimiento de auditoría o de ética que lo respalde en esta función.

Dentro de la organización se debe diseñar un sistema de control, vigilancia y auditoría para verificar regularmente que se cumpla con este.

Denuncia interna y sanciones

Estos programas de cumplimiento no impiden que los empleados incurran en actos de corrupción. Es por eso que es necesario implementar una política de detección y denuncia de infracciones.

Se deben ofrecer a los empleados medios para que denuncien cualquier inquietud sobre los alcances del programa y su aplicación. La empresa debe asegurar los canales de comunicación que faciliten a los empleados denunciar conductas que puedan ser actos de corrupción.

La organización debe estar preparada para responder efectivamente las infracciones de cada uno de sus miembros, socios comerciales u otros.  Las sanciones se aplican para poder disuadir a posibles infractores del programa, así que se deben establecer penas proporcionales para erradicar con esos problemas.

Dar recompensas

Así como hay sanciones también debe haber recompensas. La empresa debe contar con un programa de recompensas para los empleados en el que se premie el comportamiento ético y las buenas prácticas del programa.

Los incentivos que se den pueden ser financieros, aumentos de sueldo, bonos, regalos para empleados u otras oportunidades.

Cada empresa deberá trabajar en conocer sus áreas de riesgo, diseñar los mecanismos de prevención y de sanción para actos indebidos, bajo la premisa de que la columna vertebral de cualquier programa deberá ser la ética en la empresa

Acerca del autor

ExpokNews