RSE

¿Y si encontraras un mensaje de explotación en tu vestido nuevo?

Explotación laboral

Sales de compras el fin de semana y recorres tal vez decenas de tiendas en diferentes centros comerciales en busca de algunas prendas que hacen falta en tu guardarropa, en cada centro comercial te encuentras entre un océano de pantalones, camisas, vestidos y accesorios que aguardan entre los anaqueles pacientemente un comprador y personas que probablemente conversan sobre cuál de ellos luce mejor. Nadie piensa que entre esa alegría de las compras descansa también una nota desesperada.

Rebecca Gallagher vive en Gales, tiene 25 años y hace unos días descubrió una nueva versión de los mensajes encerrados en botellas, cuando al buscar instrucciones de lavado en la etiqueta de su nuevo vestido floreado de Primark, encontró una denuncia sobre la explotación a la que fueron sometidas las manos tras las costuras.

“Forzados a trabajar durante horas agotadoras” reza el mensaje colocado anónimamente en el vestido de Rebecca.

Primark cadena de valor

Aunque la explotación laboral y los abusos a los que son sometidos miles de trabajadores de la industria textil dentro de las fabricas en países en vías de desarrollo no son un problema reciente, es un hecho que ha ganado gran visibilidad luego del tremendo alcance mediatizo de la tragedia de Rana Plaza en Bangladesh hace poco más de un año. Desde entonces las enormes desventajas del acelerado consumo de moda rápida y la importancia de que las empresas cuenten con políticas responsables que involucren a su cadena de valor han adquirido una mayor relevancia; sin embargo estas acciones aún se encuentran prácticamente en pañales y el camino por recorrer es largo.

“No tengo ni idea de quién lo puso allí pero ha desbaratado mis argumentos. Me hace pensar que ha sido una llamada de auxilio, para que los británicos sepamos qué está pasando allí”, declaró la joven a South Wales Evening Post. Añadió que en su opinión, se trata de un llamado de auxilio para que los británicos sepan lo que esta sucediendo.

Sin embargo el hallazgo ya ha dado la vuelta al mundo a través de distintos medios de comunicación y con ayuda de las redes sociales, por lo que más que un llamado de auxilio a la comunidad británica, se ha convertido en una invitación global para adoptar prácticas más responsables de consumo.

“Primark fue la primera firma del Reino Unido en firmar un acuerdo de seguridad en Bangladesh en colaboración con otras marcas para conseguir cambios sustanciales y a largo plazo en el país”, aseguró un portavoz de la compañía a Vogue UK y recordó que la empresa también forma parte de Ethical Trade Initiative.

Aunque destacan que ha pasado más de un año desde que Rebecca adquiriera ese vestido y asegura que este es el único incidente similar que se ha reportado hasta ahora, la empresa no ha ofrecido mayor explicación sobre el mensaje ni sobre las políticas que rigen su cadena de suministro ¿Será que es necesaria toda una ola de demandas similares para llamar su atención?

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

Dejar un comentario

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]