Ambiental

Verde Vertical hará muros verdes en el Centro Histórico

El verde es un color ausente en el Centro Histórico de la Ciudad de México. Tiene menos de un metro cuadrado de área natural por habitante, cuando en el resto de la capital hay entre tres y cinco metros, y la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda hasta 16.

Lo notable del caso es que en este lugar hace tres años se hizo el primer jardín vertical del país, una superficie de 350 metros cuadrados con la imagen de una serpiente, ubicada en Primera Cerrada de 5 de Mayo casi esquina con Palma.

Se colocaron 850 paneles con varias especies sembradas en viveros y la inversión ascendió a tres millones de pesos.

“El Centro Histórico de la Ciudad de México es un lugar con cero verde y le hace mucha falta; cuando uno lo camina se percibe una zona árida, muy polvosa y ruidosa, hay que suavizar un poquito ese paisaje con naturaleza”, comentó el arquitecto Fernando Ortiz Monasterio, director de la firma VerdeVertical.

El empresario, de 29 años, trabaja en un proyecto para intervenir los muros de algunos inmuebles del Centro Histórico y transformarlos enjardines verticales para crear un microclima que reduzca la temperatura ambiente.

En coordinación con el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) analiza una lista de por lo menos 50 edificios aptos para que la zona centro del Distrito Federal aumente el número de áreas naturales.

“El Centro Histórico está catalogado como Patrimonio de la Humanidad y es una cosa muy delicada. Estamos trabajando con el INAH ubicando ciertas fachadas y muros de colindancia de edificios que pueden utilizarse, tanto técnica y legalmente como soporte, para incorporar estos jardines verticales y hacer del Centro una zona mucho más amigable”, dijo.

Ortiz Monasterio asegura que prevén que en un año el punto turístico por excelencia del DF tenga varios jardines verticales que mejoren el paisaje y sean disfrutables para peatones, ciclistas y automovilistas.

El reto de Verde Vertical es que en 20 años el índice de metros cuadrados de áreas verdes por habitantes se incremente de 3.7 a 24, es decir, lograr un superávit que catapulte a la Ciudad de México como una urbe ejemplar igual que Tokio, Berlín, Nueva York y Los Ángeles.

“Nos pusimos el reto de que al año 2030 tenemos que lograr hacer más de 168 millones de metros cuadrados de superficies verticales transformadas en áreas verdes.

“Con el gobierno de la ciudad trabajamos de cerca, nos han apoyado en los permisos para ciertas intervenciones que estamos realizando en la vía pública, pero cuando se hizo el Plan Verde los jardines verticales todavía no tenían el boom de ahora, sólo se enfocaron en azoteas verdes, expuso el arquitecto.

El gobierno capitalino busca tener tres mil 857 metros cuadrados de azoteas naturadas y muros verdes en la zona centro, aunado a otros tres mil en la estación Insurgentes del Metro y 107 metros en museos y espacios públicos en los alrededores del Zócalo capitalino, pero aún le falta “por plantar”.

En los últimos cinco años, Verde Vertical ha realizado más de 168 proyectos, 45 por ciento en áreas residenciales, 30 en espacios comerciales, 20 por ciento para el sector corporativo (oficinas) y cinco en inmuebles de gobiernos locales y estatales.

En la actualidad desarrolla el proyecto de siete esculturas verdes de más de diez metros de altura y que próximamente se colocarán en siete vialidades estratégicas del DF.

Una de éstas se construye en avenida Chapultepec esquina Sevilla, pieza inspirada en Quetzalcóatl y tendrá más de 27 mil plantas con un sistema de riesgo automatizado.

Este trabajo es financiado por una empresa automotriz, en coordinación con la Autoridad del Espacio Público del Distrito Federal y la organización VerDF.

Jardines en miles de muros

Las superficies verticales podrían transformarse en espacios verdes que mejoren el paisaje urbano y contribuyan a dejar una huella ecológica en pro del medio ambiente Si a nivel piso no hay espacio para las áreas verdes, en los muros de los millones de inmuebles de la Ciudad de México sobra lugar.

A través de algunas nuevas tecnologías, las superficies verticales se transforman en jardines aéreos que mejoran el paisaje urbano y contribuyen a dejar una huella verde en pro del medio ambiente.

Es un proceso que permite a las plantas crecer sin tierra (hidroponia vertical) y entre sus beneficios están la captación de bióxido de carbono, regulación de temperatura, síntesis de compuestos tóxicos, reducción de estrés entre la población y mejoramiento del entorno en la parte estética.

“No importa si es interior, exterior, sol, sombra, frío, calor, chiquito o grande, el muro de la abuelita, el del baño, el del comedor, cualquier muro se puede volver un jardín vertical.

“La idea es recuperar y brindar una serie de beneficios ambientales que tienen las plantas para establecer equilibrios, una relación simbiótica entre el medio urbano, los coches, el asfalto, los edificios y la naturaleza”, comentó Fernando Ortiz Monasterio, director de la firma VerdeVertical.

Está empresa ofrece un servicio integral de diseño, suministro, colocación y mantenimiento de esta tecnología para garantizar que las superficies verdes siempre se encuentren en estado óptimo.

La inversión para un jardín vertical va desde mil 800 pesos el metro cuadrado y el costo total depende de la superficie y su accesibilidad.
Cuentan con un sistema de riego automatizado de tal forma que “las plantas se cuidan solas” con ayuda de sensores de humedad y corriente eléctrica.

Su estado y requerimientos se monitorean a través de “un pajarito” (imagen de la empresa) que cambia de color y que está conectado aún módulo vía celular.

Éste es el funcionamiento que tienen los muros verdes que embellecen hoteles, restaurantes, plazas comerciales y próximamente siete vialidades de la Ciudad de México.

Granjas verticales

La lechuga que consumimos puede viajar por el mundo un promedio de diez mil kilómetros, lo cual significa un gasto energético en gasolina, diesel, refrigeración, transporte y embalaje, entre otros.

A través de las nuevas tecno logias y sistemas de hidroponía es posible que esa lechuga tenga una distancia máxima de 500 metros entre su lugar de cosecha y el plato del comensal.

Se trata de un proyecto en fase de prototipo que desarrolla VerdeVertical para poner granjas verticales urbanas en el DF.

Fuente: Excélsior, Comunidad, p. 4.
Por: Kenya Ramírez.
Publicada: 4 de noviembre de 2011.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario