Ambiental RSE

¿Usarías un vestido hecho de hongos el día de tu boda?

Novias vía Shutterstock

Novias vía Shutterstock

Aunque muchos parecen haber salido de un cuento de hadas y poseer cualidades magnéticas para que las mujeres quedemos prendadas por su belleza sin importar nuestra edad o postura en relación al matrimonio, aceptémoslo: pocas cosas pueden ser menos sustentables que los metros y metros de hermosas telas que dan forma a ese vestido de novia destinado a ser utilizado una vez en la vida y en el mejor de los casos almacenado por siempre.

Erin Smith, artista residente de Microsoft Research ha repensado estas prendas de ensueño para diseñar nada menos que su propio vestido a partir de materiales orgánicos como mantillo de árbol y micelio, esos filamentos blancos en la base de los hongos que tienen capacidad de reproducción.

El vestido compuesto de micelio fue criado en una tina de residuos agrícolas con un bajo consumo de energía, siguiendo el concepto de biomateriales creado por Suzanne Lee, fundadora de BioCouture, una consultoría de diseño que trabaja principalmente con marcas de ropa deportiva y de productos de lujo experimentando con la idea de fermentación de la ropa por más de una década. En este tiempo también ha creado un tipo de cuero fabricado con té verde, azúcar, bacterias y levadura.

wedding dress

El hacer que la ropa literalmente crezca desde cero no sólo elimina las emisiones de carbono causadas por el transporte, también permite que las prendas puedan cultivarse con dimensiones y características específicas. Además, una vez utilizado, este vestido de novia puede convertirse en composta para un maravilloso jardín, en lugar de almacenar polvo y ocupar espacio en un armario abandonado.

Científicos y diseñadores ya han comenzado a asociarse para buscar difuminar los límites existentes entre la biologia y la moda, sin embargo de acuerdo con información de The Guardian es poco probable que los biomateriales lleguen a sustituir a la moda rápida, pues sus procesos de fabricación hasta ahora son demasiado largos para cubrir la demanda. Tan sólo el vestido de Erin tardó alrededor de una semana en estar listo por completo.

Por su parte, Smith ha argumentado que los biomateriales no transformarían nuestros actuales hábitos de consumo, ya que las personas continuarían desechando ropa y adquiriendo nuevas prendas con frecuencia, sin embargo si constituyen una alternativa mucho más ecológica y sostenible. especialmente para aquellos productos de un solo uso, tal como un vestido de novia. «Cualquier objeto hecho con materiales que sobrevivan a su uso previsto forma parte de nuestro problema de desechos a nivel mundial», afirma.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga por la Universidad del Valle de México, especialista en marketing y RSE. Colabora en este espacio desde 2012 y es la encargada de planear el contenido de Expoknews para hacer llegar a tus manos información útil y entretenida.

Actualmente es estudiante de la Maestría en Mercadotecnia por la Universidad de la Comunicación.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]