Esto es lo que las organizaciones mundiales y nacionales están haciendo a favor de la educación.

Educación (2)

Varias organizaciones mundiales y nacionales lanzaron hoy la iniciativa “La educación no puede esperar», un nuevo fondo para coordinar mejor el apoyo a la educación para los niños y los jóvenes afectados por situaciones de emergencia humanitaria y crisis prolongada, e impulsar la inversión en este terreno.

Hoy en día, uno de cada cuatro niños del mundo en edad de ir a la escuela –casi 500 millones– viven en países afectados por alguna crisis. Unos 75 millones de estos niños y jóvenes o bien no están recibiendo una educación, o bien reciben una enseñanza de baja calidad o están simplemente en riesgo de abandonar la escuela.

«La educación no puede esperar» -un fondo para la educación en situaciones de emergencia, presentado durante la Cumbre Humanitaria Mundial que se celebra en Estambul- pretende dotar de una educación de calidad en los próximos cinco años a más de 13,6 millones de niños y jóvenes que viven en situaciones de crisis, conflictos, desastres naturales y brotes de enfermedades; y para 2030, a 75 millones de niños y jóvenes con una necesidad grave de recibir educación.

Hasta el momento, Dubai Cares, el Departamento para el Desarrollo Internacional del Reino Unido, el Gobierno de los Estados Unidos, Noruega, los Países Bajos y la Unión Europea han realizado contribuciones financieras.

En todo el mundo, los conflictos armados violentos, los desastres naturales y las situaciones de emergencia están destruyendo los sistemas mundiales de educación, privando a los niños de las aptitudes que necesitan para construir economías y comunidades seguras y sólidas cuando lleguen a su edad adulta.

En promedio, menos del 2% de la ayuda humanitaria se destina a financiar la educación. Además, no es posible establecer sistemas educativos equipados para hacer frente a crisis prolongadas sobre la base de llamamientos a corto plazo y de naturaleza imprevisible. «La educación no puede esperar», con una meta de financiación de 3, 850 millones de dólares en cinco años, tiene como objetivo cerrar la brecha entre las intervenciones humanitarias en situaciones de crisis y el desarrollo posterior a largo plazo por medio de una financiación previsible.

“Hay una necesidad urgente de garantizar que no se niegue una educación a los niños que se ven obligados a buscar refugio. «La educación no puede esperar» tiene el potencial de marcar el camino a seguir, mediante la creación de las herramientas que necesitamos para proporcionar educación, y ofrece la promesa de abrir nuevas fuentes de financiación”, dijo Gayle Smith, Administradora de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional.

“Hoy en día, 37 millones de los niños que viven en situaciones de conflicto o de crisis se encuentran fuera de la escuela. Una generación de jóvenes está siendo privada de una educación y de su futuro, lo cual no es una base para un futuro pacífico y estable. Su educación no puede esperar, ni tampoco debe esperar nuestro apoyo”, dijo la Secretaria para el Desarrollo Internacional del Reino Unido, Justine Greening. “El Reino Unido encabeza los esfuerzos para responder a este desafío mundial, y ha contribuido a establecer la iniciativa «Que no se pierda una generación» con UNICEF y otros aliados, destinada a educar a los niños refugiados sirios; pero estos niños son sólo algunos de los millones de niños afectados en todo el mundo. Por esta razón, el Reino Unido está apoyando la iniciativa «La educación no puede esperar» con una apuesta de 30 millones de libras. El Reino Unido quiere ver cómo la comunidad internacional redobla sus esfuerzos para llegar a todos los niños con la educación que necesitan para lograr un brillante futuro”.

“Debido a la magnitud en el número de niños afectados, es preciso actuar ahora, de manera urgente. Estos jóvenes están perdiendo su educación y esto se está convirtiendo en una ‘verdadera crisis internacional’ que pesará sobre el mundo durante varias generaciones venideras”, dijo el Enviado Especial de Naciones Unidas para la Educación Mundial, Gordon Brown.

“El nuevo fondo ayudará a establecer el vínculo esencial entre la ayuda humanitaria y el desarrollo a largo plazo, asegurando que no se olvide la educación de los niños”, dijo Julia Gillard, Presidenta de la Alianza Mundial por la Educación (GPE). “La GPE apoya firmemente ‘La educación no puede esperar’ y se compromete a que funcione para que los niños y niñas puedan seguir yendo a la escuela en tiempos de conflicto, de emergencias y de crisis prolongadas”.

“Hoy en día, a 75 millones de niños se les niega su derecho a la educación debido a las crisis y las emergencias humanitarias. La educación es crucial si queremos dar un futuro a estos niños. El lanzamiento del fondo «La educación no puede esperar» no podía ser más oportuno”, dijo la Ministra de Comercio Exterior y Desarrollo de los Países Bajos, Lilianne Ploumen.

“Esta es la iniciativa correcta en el momento adecuado. Debemos intensificar nuestros esfuerzos para ofrecer educación de calidad a los niños y los jóvenes en zonas de conflicto y de crisis. No nos podemos permitir un futuro en el que millones de niños carezcan de una educación”, dijo el Ministro de Relaciones Exteriores de Noruega, el Sr. Børge Brende.

“Los niños no necesitan educación incluso en las situaciones de emergencia; necesitan educación sobre todo en las situaciones de emergencia”, dijo el Director Ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake. “Sin educación, ¿cómo podrían adquirir los conocimientos y aptitudes necesarias para trazar su propio futuro y aportar algún día su ayuda en la construcción de un futuro más pacífico y estable para sus sociedades? ¿Y cómo podremos alcanzar nuestras metas de desarrollo para la educación si no nos centramos en los niños atrapados en situaciones de emergencia humanitaria, que representan casi la mitad de todos los niños que están hoy en día sin escolarizar?”

Comunicado de Prensa.

Acerca del autor

ExpokNews