Ambiental Organizaciones internacionales RSE

Una fiebre verde se propaga por el mundo

Una fiebre verde se propaga por el mundo

La UE, Corea del Sur y Chile figuran en la creciente lista de naciones que financian estímulos favorables al clima.

La UE, Corea del Sur y Chile figuran en la creciente lista de naciones que financian estímulos favorables al clima.

Con su dependencia de la industria pesada y su financiación de la energía a base de carbón, Corea del Sur es un ejemplo poco probable de una economía con bajas emisiones de carbono, pero la nación de Asia oriental está reclamando un papel de liderazgo en la transición.

Tras una victoria electoral aplastante en abril, el Presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, promete lanzar un «Nuevo Acuerdo Verde» que tiene como objetivo proporcionar un estímulo económico y al mismo tiempo poner al país en el camino de las emisiones netas cero para 2050.

Shawn McCarthy comenta en una nota publicada por Corporate Knights que en todo el mundo, los gobiernos nacionales y regionales se enfrentan a la necesidad de estabilizar sus economías mediante la financiación de emergencia para apoyar a las personas y las empresas que están siendo devastadas por las economías cerradas. Mientras planifican paquetes de estímulo a largo plazo, un grupo cada vez más numeroso de ellos -desde la Unión Europea hasta el Estado de Nueva York- insisten en que el gasto en estímulos y las medidas tributarias deben ser coherentes con los objetivos «neto cero».

El 27 de mayo, la Comisión Europea propuso un paquete de estímulo de 750,000 millones de euros (1.15 billones de dólares) en el que el 25% se asigna a proyectos ecológicos, que van desde la infraestructura de emisión cero hasta la modernización de edificios y la generación de 15 gigavatios de energía renovable en un período de dos años.

Instituciones como el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial y la Agencia Internacional de Energía (AIE) instan a los gobiernos a que aprovechen la oportunidad para acelerar la transición a un mundo de emisiones netas cero.

Si esta recuperación ha de ser sostenible —si nuestro mundo ha de ser más resiliente— debemos hacer todo lo que esté a nuestro alcance para promover una ‘recuperación verde’, en otras palabras, tomar medidas ahora para luchar contra la crisis climática no es sólo un ‘bien que hacer’. Es un «imprescindible» si queremos dejar un mundo mejor para nuestros hijos.

Kristalina Georgieva-Kinova, directora ejecutiva del FMI.

En Corea del Sur, el Partido Democrático de Corea del Presidente Moon lanzó su plataforma medioambiental en marzo, cuando el país se cerró con éxito para evitar la propagación de COVID-19. La plataforma incluye planes para un impuesto sobre el carbono, el fin de la financiación pública de la electricidad basada en el carbón, grandes inversiones en infraestructura de energía verde y la formación transitoria de la mano de obra.

Corea del Sur, el séptimo mayor emisor de gases de efecto invernadero (GEI) del mundo, también se convirtió en la primera nación de Asia oriental que se comprometió a lograr emisiones netas cero de carbono para el 2050, un objetivo que el gobierno liberal de Canadá también ha adoptado.

Corea del Sur está a punto de liderar en Asia la tarea de trazar un rumbo que se aleje de una combinación de energías que ha impulsado un crecimiento sin precedentes, pero que también ha acelerado el cambio climático.

Chaoni Huang, jefe de inversiones sostenibles en Asia del banco francés BNP Paribus.

Fatih Birol, director ejecutivo de la Agencia Internacional de Energía, ha pedido a los gobiernos que centren sus esfuerzos de recuperación en proyectos de energía limpia con el fin de acelerar la transición a una economía neta cero.

Los actuales compromisos nacionales contraídos en virtud del Acuerdo de París de 2015 son insuficientes para cumplir el objetivo de mantener el aumento de la temperatura mundial a menos de 2 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales.

La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático informa que 110 países han dicho que presentarán objetivos mejorados —conocidos como contribuciones determinadas a nivel nacional, o NDCs— mientras que 124 naciones se han comprometido a tener emisiones netas cero para el 2050. Sin embargo, la mayoría de los países aún no están en camino de cumplir sus objetivos originales presentados en 2015 y mucho menos los de carácter más ambicioso.

Canadá se ha comprometido a mejorar su objetivo para el 2030, que consiste en reducir para ese año los GEI en un 30% con respecto a los niveles de 2005, también se ha comprometido a alcanzar la neutralidad en materia de carbono para el 2050. Sin embargo, los dos principales emisores mundiales, China y los Estados Unidos, no han hecho ninguna de las dos cosas.

La Unión Europea ha respaldado el objetivo neto cero para el 2050 y los distintos países se comprometen a buscar una recuperación ecológica mientras intentan salir del bache de COVID-19. Varios gobiernos —incluidos los de Italia, Alemania, España y Gran Bretaña— han anunciado planes para emitir bonos verdes para ayudar a financiar proyectos de infraestructura verde en 2020.

En respuesta a la pandemia de COVID, China está aumentando el gasto después de ver su economía reducirse en un 6.8% en el primer trimestre. Beijing está apuntando a lo que se ha llamado «neo infraestructura», que podría ayudar a reducir las emisiones, pero no se enfoca en medidas verdes. Incluye la expansión de las redes 5G, Internet industrial y centros de datos, así como el impulso del servicio ferroviario y las estaciones de recarga de vehículos eléctricos.

En los Estados Unidos, los estados están tomando la delantera. El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, promete acelerar la aprobación de proyectos de energía de bajo carbono, incluyendo una línea de conducción para llevar energía desde Quebec a la ciudad de Nueva York. El gobernador de California, Gavin Newsom, ha reunido un grupo de trabajo para asesorar sobre la recuperación económica del estado que incluye una potente lente climática.

Entre las economías más grandes de América del Sur, Chile ha mostrado la mayor voluntad de llevar a cabo una transición de bajo carbono mientras lucha contra la desaceleración económica. En abril, se convirtió en el primer país latinoamericano en fortalecer su compromiso existente de reducir las emisiones. El gobierno de Chile -que ha anunciado un plan de estímulo de 11,750 millones de dólares- se comprometió a estabilizar sus emisiones para el año 2025 y luego alcanzar un pico de emisiones netas cero para el año 2050.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga por la Universidad del Valle de México, especialista en marketing y RSE. Colabora en este espacio desde 2012 y es la encargada de planear el contenido de Expoknews para hacer llegar a tus manos información útil y entretenida.

Actualmente es estudiante de la Maestría en Mercadotecnia por la Universidad de la Comunicación.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]