Transparencia en la reconstrucción – ExpokNews

¿Existe una transparencia en las donaciones para la etapa de reconstrucción luego de los sismos del 7 y 19 de septiembre?

Varios medios de comunicación especializados en RSC, filantropía, inversión social y tercer sector, están pendientes, muy pendientes respecto al comportamiento y uso de recursos recibidos como donaciones para la etapa de reconstrucción luego de los efectos destructivos de los sismos del 7 y 19 de septiembre en algunos estados del país.

En un acto sin precedentes en la historia reciente del país en lo que se refiere a donatarias autorizadas, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) exhortó a todas las donatarias autorizadas a que informaran si recibieron o no, donativos para la reconstrucción, so pena de quien no lo hiciera, se expusiera a perder el estatus de donataria autorizada.

Hace algunos días el SAT publicó la primera lista de organizaciones que perdieron el beneficio por ese motivo. No se trata de un asunto de malversación u ocultamiento de datos, sino más bien falta de habilidades gerenciales en muchos de los casos de asociaciones que se vieron afectadas por la falta de cumplimiento de esa disposición porque o no se enteraron, o bien porque estimaron que la norma era solo para las que si habían recibido recursos económicos.

Señalábamos que diversos medios de comunicación están pendientes del comportamiento de esas donaciones que, desde luego tienen que ser manejadas con transparencia y rendir cuentas a los donantes sobre los resultados obtenidos. Todo aquello significa un avance sustancial respecto a que nunca como ahora la sociedad civil está involucrándose de manera organizada (mediante sus fundaciones y organizaciones operativas) en labores que en otro tiempo se consideraban solo responsabilidad del gobierno.

Se puede distinguir entonces la necesidad de estrechar lazos de colaboración entre los tres sectores debido a que cada uno aporta organizaciones que están especializadas en algunas etapas del proceso de reconstrucción y éste hoy abarca distintas dimensiones. Por ello el involucramiento de medios de comunicación en el seguimiento respecto a la utilización de dichos fondos contribuirá a observar prácticas de transparencia que se encuentran en la demanda de las autoridades fiscales, que al tiempo también demandan prácticas contra la opacidad de los recursos públicos destinados al mismo fin.

Así, hay que reconocer dos grandes riesgos, uno desde la sociedad civil y otro desde gobierno. Los primeros tienen que ver con la experiencia que en conjunto pueda desplegar el sector filantrópico involucrado en las tareas de reconstrucción y de restablecimiento de las condiciones económicas previas al desastre e incluso, mejorarlas. Es decir, se requiere aprovechar la coyuntura para poder avanzar en la incorporación de familias a la economía a través de la generación de recursos propios. Por otra parte, desde gobierno, se hace necesario cuidar la corrupción y la malversación de recursos.

El juego de vigilarse unos a otros es fructífero. Ya Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad tiene una línea de investigación sobre los recursos otorgados vía tarjetas de débito para damnificados pues al parecer se han registrado cobros indebidos de supuestos beneficiados que cuyo domicilio no corresponde a una entidad afectada por los sismos.

Pero también, la sociedad civil en unión con diversas empresas, enfrentan probar su experiencia en generar proyectos sociales acordes a comunidades de alta marginación, aislamiento y pobreza. Asimismo, se requiere consolidar un sistema de protección civil que desde estos dos sectores pueda interactuar en las tres etapas de los desastres: 1) prevención, 2) atención de la emergencia y 3) rehabilitación.

Si bien desde 1985, septiembre de ese año marcó el inicio en México la siembra para la protección civil, el septiembre de 2017 puso de manifestó que faltan protocolos de actuación, pero se ha avanzado. Habrá mayor efectividad si cada empresa y cada organización de la sociedad civil incorpora en sus actividades cotidianas programas de protección civil.

Desde el Consejo Directivo

El Presidente del Consejo Directivo felicitó a Rene Nava Rubio por su reciente designación como Director de Coparmex Chihuahua y quien tiene una larga trayectoria en el sector social. Su designación permitirá profundizar en el compromiso social de las empresas de la entidad y trabajar de cerca con la Red del Pacto Mundial de las Naciones Unidas en México. Por otro lado, invitó a sus colegas a que agenden el evento que organiza MéXXIco Libre de corrupción para Jornada #SinMordidas que se llevará a cabo el sábado 10 de marzo próximo.

El Tesorero compartió con sus colegas que Bimbo es una empresa a todas luces ejemplar. Su torneo de futbol, “Copa Bimbo”, dirigido a infantes está cumpliendo 55 años. El mérito del programa es impulsar valores a través del deporte. La nueva edición, correspondiente a este año, iniciará en abril próximo e involucra a cientos de escuelas primarias.

La Secretaría del Consejo Directivo expresó su beneplácito respecto a las actividades que está realizando la Alianza Fronteriza que encabeza Andy Carey, para impulsar la calidad de vida y bienestar de los niños de la región fronteriza. Este tipo de alianzas como las que impulsa Carey a través de sumar proyectos de diversas fundaciones que se encuentran en los estados fronterizos, es una prueba de solidaridad y aceptar que la diversidad cultural es parte del patrimonio social de las comunidades tanto de EEUU como de México. En un reciente evento se dio la bienvenida a nuevos consejeros que se incorporaron a la Alianza Fronteriza.

El Director de la organización felicitó al Consejo Directivo del Centro de Liderazgo y Desarrollo Humano, A. C.; por el nombramiento de Javier Arreola Cruz como su nuevo Director, toda vez que representa un hecho que demuestra que dentro de las organizaciones de la sociedad civil se puede hacer una carrera profesional y que los recursos invertidos en desarrollar los talentos, competencias y habilidades del personal, permiten dar continuidad a la organización.

Acerca del autor

Emilio Guerra