Entendiendo la Responsabilidad Social Persona, Empresa y Sociedad RSE

Trabajar para reducir su propio poder: la tarea realmente responsable de los millonarios

Entre grandes cantidades de dinero, muchos adinerados han olvidado cómo aportar de forma favorable y efectiva a la sociedad.

Ser millonario suena a una utopía con la que muchos de nosotros hemos soñado, sin embargo, convertirse en uno difícilmente sucede de la noche a la mañana. Muchos de los adinerados que hoy conocemos se dedicaron a buscar la riqueza sin descanso.

Es cierto que ser uno de estos afortunados trae consigo un gran estilo de vida, lujos y una cantidad de cosas que la mayoría de nosotros ni siquiera imaginamos, pero también trae consigo un gran compromiso. A continuación te mostramos cuál es su tarea realmente responsable.

Las acciones de Jeff Bezos

En noviembre, Jeff Bezos, la persona más rica del mundo, anunció por medio de Instagram que le daría a 16 organizaciones un total de aproximadamente 800 millones de dólares para una amplia gama de trabajos de protección del clima.

Este dinero ayudará a:

  • Pagar para restaurar y proteger los ecosistemas en Colombia, Fiji, Madagascar y México.
  • Lanzar un satélite para detectar la contaminación por metano, construir mercados de comercio de carbono.
  • Acelerar el reemplazo de los camiones comerciales de combustibles fósiles del país por vehículos eléctricos.
  • Actualizar la red eléctrica de EE. UU. para que pueda depender más de las energías renovables.

Esa fue solo la primera entrega de los $ 10 mil millones que el fundador y CEO de Amazon prometió en febrero de 2020 que daría para combatir el cambio climático.

Por ahora, esa suma constituiría alrededor del 5% de su patrimonio neto de $ 203 mil millones. De acuerdo con Fast Company este tipo de obsequio es emblemático del tema más amplio del dinero y las formas en que nubla la capacidad de nuestra sociedad para abordar los desafíos fundamentales que enfrentamos.

Nuestro mayor problema

En lugar de entusiasmar a Bezos por su generosidad al abordar lo que él y muchos científicos consideran una amenaza existencial, es más apropiado preguntar qué tipo de modelo político apoyan y perpetúan sus acciones, y cómo ese modelo le permite hacer un donación.

Recientemente, la influencia corporativa y el dinero de personas extremadamente ricas han abrumado el proceso político de la nación, y necesitamos un correctivo:

Los futuros líderes empresariales deben aprender a abordar la influencia política como un servicio público y no como un juego individual.

Las mayores empresas de petróleo y gas gastan anualmente cerca de 200 millones de dólares en cabildeo para retrasar, controlar o bloquear las políticas destinadas a abordar el cambio climático.

Este tipo de gasto pone arena en los engranajes de nuestro proceso político, haciéndolo tan débil y rebelde que ya no puede funcionar como un árbitro serio del interés público. Debido a que Bezos está inyectando parte de su fortuna en un sistema que no funciona, sus donaciones, aunque admirables, no resolverán este problema general.

Por supuesto, es algo bueno que Bezos, como muchos otros multimillonarios, quiera usar su riqueza excedente para abordar el cambio climático y otros grandes desafíos que enfrenta nuestra sociedad.

Lo que estos importantes donantes deberían hacer si realmente creen en esos objetivos, irónicamente, es usar su poder económico y político para aislar la política y la formulación de políticas de la influencia de personas como ellos.

¿Cuál es el papel de las empresas en una democracia?

El mundo empresarial ha estado invadiendo las instituciones políticas y los debates públicos de Estados Unidos durante años.

Salesforce, una compañía de software de $ 17 mil millones, entró en el debate sobre la legislación del debate sobre el matrimonio homosexual al presionar a la legislatura de Indiana para que cambie las políticas LGBTQ propuestas. Delta Airlines entró en el debate sobre el control de armas reduciendo los descuentos en vuelos a los miembros de la Asociación Nacional del Rifle a raíz de los tiroteos masivos.

Mientras que las firmas financieras BlackRock y JPMorgan Chase se pronunciaron sobre el asesinato del periodista Jamal Khashoggi cancelando su participación en importantes reuniones en Arabia Saudita, al menos por un tiempo.

Por su parte, Hobby Lobby, una cadena de tiendas de artesanía y decoración, entró en el debate sobre los derechos reproductivos al desafiar la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio con el argumento de que tener que contribuir al seguro médico para sus empleados que cubría el control de la natalidad violaba las creencias religiosas de los líderes de la empresa.

Esta presencia corporativa puede convertir los debates públicos en batallas entre montones de dinero en duelo.

Todos los demás pueden tomar partido, vitoreando cuando los donantes toman acciones que se alinean con sus valores y burlándose cuando toman acciones que no lo son. Mientras tanto, la guerra de gastos se intensifica.

Sin responsabilidad

Esta tendencia se burla de la democracia porque los líderes corporativos no son elegidos ni rinden cuentas al público en general.

Cuando el fundador de Salesforce, Marc Benioff, adoptó una posición sobre los derechos LGBTQ, escribió en su libro Trailblazer (2019): “Algunos me reprendieron por anteponer mis propios valores al valor de los accionistas”.

Pero luego defendió sus acciones para desafiar al entonces gobernador de Indiana, Mike Pence, citando datos de la firma global de relaciones públicas Weber Shandwick de que los clientes pagarán más por productos y servicios de compañías que generan un impacto social y ambiental positivo.

En otras palabras, sintió que promover los derechos de los homosexuales puede ser bueno para su negocio. Incluso si estás de acuerdo con Benioff en este tema, ¿cómo te sientes sobre la forma en que él y otros multimillonarios como él aprovechan su riqueza para promover problemas sociales y aumentar las ganancias?

La problemática con Amazon

El enfoque relativamente reciente de Bezos en la filantropía podría desviar la atención y aliviar algunas de las peores prácticas de su empresa.

Además de las preocupaciones de que Amazon sea anticompetitivo, el gobierno de EE. UU. la está investigando por violaciones laborales. Sus trabajadores en todo el mundo están organizando protestas, y la compañía ha tomado represalias al pagar a contratistas para que los espíe.

Amazon no pagó nada en absoluto en el impuesto sobre la renta federal de EE. UU. en 2018 sobre los más de $ 11 mil millones que obtuvo en ganancias. Luego, incluso recibió una devolución de impuestos de $ 129 millones de los recortes de impuestos republicanos de 2017. La corporación no estaba sola: 60 compañías rentables de Fortune 500 pagaron cero impuestos federales sobre la renta en 2018, según el Instituto de Impuestos y Política Económica.

Y, sin embargo, la nueva organización benéfica climática de Bezos, que lleva su nombre, Bezos Earth Fund, probablemente reducirá su carga fiscal. En palabras del teórico político Rob Reich:

Los ciudadanos de los Estados Unidos están subsidiando colectivamente, mediante la renuncia a la recaudación de impuestos, las preferencias de los ricos.

Al mismo tiempo, el salario mínimo federal se ha mantenido sin cambios en $ 7,25 por hora desde 2009. La desigualdad de ingresos es la más extrema desde 1929, y Bezos está en camino de convertirse en el primer billonario del mundo para 2026. No debería sorprendernos. que el 65% de los estadounidenses cree que el sistema económico favorece injustamente a intereses poderosos.

Y ahí es donde radica el problema más profundo.

Un efecto corrosivo

El monto total gastado en cabildeo corporativo en 2018 alcanzó los $ 3.4 mil millones. Los estadounidenses más ricos están desembolsando parte de su considerable riqueza para alterar el proceso democrático. El magnate de los casinos Sheldon Adelson, por ejemplo, entregó por sí solo más de $ 100 millones a candidatos políticos en 2018.

Esto está contribuyendo a las facciones que compiten fuertemente y al estancamiento legislativo que deja al Congreso incapaz de aprobar incluso las políticas más rudimentarias que podrían ralentizar el ritmo del cambio climático.

También está reforzando el cinismo, que corroe nuestras instituciones democráticas. Solo el 19% de los estadounidenses dice que confía en el gobierno, frente al 73% en 1958, según el Pew Research Center.

¿Cómo arreglar lo que está roto?

Los mercados no pueden funcionar correctamente cuando el gobierno no funciona.

Es genial que el magnate industrial y donante Charles Koch ahora lamenta la enorme influencia política que su dinero compró para él y su difunto hermano, David. (En caso de que te lo hayas perdido, él ha dicho claramente: “Vaya, lo arruinamos”).

Es hora de que los individuos y las corporaciones adinerados arreglen el sistema que ayudaron a crear y que les otorga tanto poder.

En 2020, los principales líderes empresariales, políticos y económicos del mundo que se reunieron en Suiza en el Foro Económico Mundial anual emitieron una proclamación prometedora. Su “Manifiesto de Davos” afirmó que las corporaciones deben servir a la “sociedad en general”, pagar su “parte justa de impuestos” y actuar como administradores del “universo ambiental y material para las generaciones futuras”.

Esta afirmación refleja las declaraciones de BlackRock y Business Roundtable, un grupo que representa a las empresas estadounidenses más poderosas.

Estas declaraciones abren la puerta a multimillonarios como Jeff Bezos y las corporaciones que controlan para poner en práctica tales aspiraciones. Si dan ese paso, eventualmente podría permitir que los votantes y los políticos informados tomen decisiones libres de la influencia corrosiva de la riqueza extrema; por lo que trabajar para reducir su propio poder es realmente la tarea responsable de los millonarios.

“Jeff Bezos” by jurvetson is licensed under CC BY 2.0

Acerca del autor

Arianne Lira

Licenciada en Letras Latinoamericanas por la UAEMex. Amante de la literatura, cine, teatro y admiradora de Beauvoir, Castellanos y Nin. Interesada en temas de género y cultura en general. Correctora de estilo y redactora en expoknews.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]