Género

Tacones en el trabajo, ¿un tema de poder o RSE?

¿Debe una mujer poner en riesgo su salud para lucir como una líder?

tacones y RSE

«Feminidad» y «sensualidad» son dos palabras comúnmente asociadas a los zapatos de tacón alto, prendas que las mujeres han usado durante décadas, en un esfuerzo por cumplir con importantes estándares de belleza presuntamente impuestos por la industria de la moda. Pero, ¿será esta pieza de calzado ha estado siempre vinculada a estereotipos dañinos?

Los zapatos de tacón que han agradado a millones de mujeres en todo el mundo tienen su origen nada menos que en la vestimenta de los jinetes persas, quienes idearon el diseño de este calzado con el objetivo de facilitar el anclaje de sus pies a los estribos mientras montaban a caballo y mejorar su puntería al lanzar flechas.

tacones persas historia

Fue a finales del siglo XVI que estas piezas fueron adoptadas con el mismo fin práctico por en Europa, donde poco a poco se convirtieron en símbolo de masculinidad y estatus social. Más tarde, cuando la moda alcanzó a las clases menos privilegiadas, la aristocracia respondió incrementando la altura de sus zapatos, acentuando sus costumbres imprácticas con el fin de anunciar una posición privilegiada, pues al no pertenecer a la clase trabajadora, no requerían comodidad para caminar largas distancias.

No fue hasta 1630 que las mujeres adoptaron en uso de zapatos de tacón, con la idea de masculinizar su atuendo. Esto dio inicio a un periodo unisex en la moda del calzado. Para este momento, el uso de tacones en las mujeres parecía una señal de empoderamiento y las líneas que marcaban la diferencia de género resultaban difusas.

¿Y entonces, en qué momento comenzó el sexismo?

El periodo de la moda unisex concluyó a finales del siglo XVII, cuando los diseños para damas se hicieron mucho más estilizados y hacían lucir pies pequeños y delicados, mientras que los caballeros comenzaron a reducir la altura de sus zapatos.

Para la llegada del movimiento intelectual de la Ilustración, los hombres habían abandonado la idea de resaltar las diferencias socioeconómicas a través de su vestimenta y comenzaron a adoptar una moda con un enfoque más racional y práctico, por lo que los diseños dieron un giro dramático con el fin de priorizar la comodidad y sencillez vinculada a facilitar el trabajo.

A medida que las fronteras entre clases sociales comenzaron a atenuarse en lo referente a la moda, las diferencias de género se acentuaron considerablemente. Las mujeres eran vistas como seres emocionales con poca educación, por lo que conservaron la tendencia al uso de una moda irracional y poco práctica, y los tacones eran el mejor ícono de ello.

Los tacones desaparecieron por completo de los pies masculinos para 1740 y 50 años después habían pasado de moda también entre las mujeres, aunque en el caso de estas últimas su uso es retomado en el siglo XIX gracias a la pornografía. La experta del Museo Bata Sho en Toronto, Elizabeth Semmeljhack, aseguró a BBC en 2013 que es este último acontecimiento lo que da origen a la asociación de los tacones altos con el erotismo.

De esta forma, los zapatos de tacón pasaron de ser un elemento práctico en el vestuario de los jinetes persas a un diferenciador de clases sociales, un símbolo del empoderamiento femenino y finalmente uno de los principales iconos del sexismo.

Uso de tacones, de la sensualidad a la polémica

Antes de la polémica surgida a partir de una supuesta prohibición a las mujeres de desfilar sin tacones por la alfombra roja del festival de Cannes en 2015, el debate sobre el uso de este calzado había pasado por un largo periodo de silencio hasta el surgimiento de un par de publicaciones en las que algunas trabajadoras han mostrado su descontento ante el uso obligatorio de zapatos altos durante su jornada laboral.

Una de estas publicaciones fue realizada por la amiga de una mesera de Joey Restaurants en Canadá, asegurando que su jefe se había negado a permitir que la chica acudiera en zapatos bajos al trabajo al día siguiente, pese a que sus pies sangraban debido al uso prolongado de tacones.

Por su parte, la actriz Nicola Thorp, de 27 años, declaró al portal BBC que luego de acudir a colaborar de forma temporal con la compañía financiera PwC fue enviada a casa sin paga por negarse a utilizar tacones para desempeñar su labor como recepcionista. Ella alegó que a sus compañeros masculinos no se les pedía un código similar.

La joven creó una petición online para lograr que en Reino Unido las empresas tengan una prohibición legal para exigir a las mujeres el uso de tacones altos en el trabajo, argumentando que se trata de una medida sexista. Hasta el momento la petición tiene más de 130 mil firmas y ha generado una gran cantidad de comentarios en medios internacionales.

¿Por qué debería importarle a las empresas?

Con la llegada de la mujer al mundo corporativo y su constante lucha por ascender a puesto de liderazgo, este símbolo de feminidad se ha convertido poco a poco en un elemento fundamental para la vestimenta de negocios. Los medios de comunicación difícilmente retratan a una mujer trabajadora sin ellos, y su presencia es más notable aún cuando se trata de líderes femeninas.

En un artículo publicado en Huffington Post, Megan Garber analiza el personaje de Claire Underwood, de House of Cards, como uno de los principales representantes del empoderamiento femenino dentro de la televisión norteamericana y la relevancia de los tacones dentro de su rol de poder.En la nota, Garber asegura:

¿Sabes que los pies de Barbie fueron moldeados especialmente para adaptarse a los tacones? Los pies de Claire son similares».

Toda mujer que haya usado tacones sabe que, por hermosos que parezcan, son sin duda uno de los peores enemigos de la salud que encuentran en su clóset; es imposible caminar con ellos por más de un rato sin sufrir fuertes dolores en los pies y hasta la cintura y que necesita emplear múltiples trucos si desea evitar las ampollas.

Además, de acuerdo con un estudio de la Universidad de Auburn, los tacones son la razón de que las mujeres padezcan cuatro veces más problemas en los pies que los hombres. Dolores y malformaciones en las rodillas, la cadera y los tobillos, son algunas de las consecuencias de este tipo de calzado, por lo que se recomienda limitar su uso y elegir zapatos más cómodos y con mayor soporte. ¿Realmente una mujer necesita sufrir por horas el uso de un calzado que pone en riesgo su salud para parecer una líder?

Protesta en Cannes

tacones Cannes

Luego de estos acontecimientos, la nueva edición de uno de los festivales de cine más importantes del mundo llegó a Cannes. En el evento, celebridades como Kristen Stewart y Julia Roberts decidieron no dejar atrás la polémica que llegó a la alfombra roja el año anterior y sumarse a la lucha por códigos de vestimenta que no pongan en riesgo la salud de las mujeres.

«Las cosas tienen que cambiar. Si llego a una alfombra roja con un acompañante hombre y alguien me detiene para decir ‘Disculpe señorita, no puede entrar porque no está usando tacones’ yo diré ‘¿él también debería usar tacones?’ Podría ser igual para todos» – dijo Kristen Stewart a El País.

EJEMPLO de una politica para codigo de vestimenta

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga por la Universidad del Valle de México, especialista en marketing y RSE. Colabora en este espacio desde 2012 y es la encargada de planear el contenido de Expoknews para hacer llegar a tus manos información útil y entretenida.

Actualmente es estudiante de la Maestría en Mercadotecnia por la Universidad de la Comunicación.

1 comentario

  • seria ideal que se difunda mas .
    Es muy cierto si bien quedan elegante es un ataque contra la salud

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Caballocalco No. 42 Int 28, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact