El gimnasio no la dejó usar el vestidor de mujeres y ella denunció, ¡te contamos!

Paulina Malagón fue víctima de discriminación en un gimnasio de la cadena SmartFit.

Desde hace un año es usuaria del gimnasio y a lo largo de su estancia ha sufrido de burlas e incluso discriminación por ser una mujer trans; la cadena no le permite usar el vestidor para mujeres y a cambio le ha ofrecido entrar a los vestidores para personas con discapacidad.

Paulina, de 28 años le comentó a los encargados de la sucursal que iniciaría su transición de género a través de un tratamiento de reemplazo hormonal, y acordó que en cuanto los cambios fueran notorios, le permitirían entrar al vestidor de mujeres.

En los últimos dos meses he recibido comentarios discriminatorios y ofensivos por parte de los usuarios en el vestidor de hombres, así como miradas lascivas hacia mi persona, por lo que el pasado sábado hablé con el staff de la sucursal para que me permitieran entrar al vestidor de mujeres.

Paulina Malagón

SmartFit discrimina a mujer trans, esto dice el gimnasio…

SmartFit dijo que mientras ella no presentara una identificación que avalara su nueva identidad, tendría que continuar utilizando el vestidor de hombres.

“Yo les dije que ninguna política de SmartFit establece eso como requisito y la gerente del lugar respondió que no era su culpa sino del líder regional de la zona sur, quien no le daba la autorización”, comentó Paulina.

Ante la delicada situación, la gerente del gimnasio habló con su superior y éste le dio la opción de utilizar el vestidor de personas con discapacidad para que ella «no estuviera a disgusto y tampoco incomodara a las mujeres».

Con esta respuesta, Paulina envió un correo al director de marketing de SmartFit y levantó una queja en el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (COPRED).

“Ser trans no es ninguna discapacidad y no tienen porque darme la solución de utilizar el baño de las personas con discapacidad”, dice Paulina. 

En el correo electrónico se puede leer: «como mujer tengo derecho a que se respete mi identidad por parte de cualquier empresa regida bajo las leyes federales de nuestro país, incluido el Código Civil Federal y de la Ciudad de México, al igual que el artículo 1° Constitucional en materia de derechos humanos, específicamente en el apartado de los motivos que impiden ser sujeto a la discriminación por razón de género”.  

Además, solicitó que la cadena emita un escrito en el que se indique que ella podrá usar el vestidor de las mujeres en cualquiera de sus sucursales y horarios.

Hace unos días, la dirección de marketing de SmartFit se comunicó por teléfono con Paulina para pedirle una disculpa y decirle que ella podría utilizar el vestidor que mejor le pareciera.

Paulina aceptó la disculpa y pidió que dicha indicación fuera enviada por escrito al gimnasio para no tener problemas en un futuro cercano.

No obstante, SmartFit solo envió un correo donde reiteró sus disculpas y se comprometió a garantizar su integridad física, seguridad y comodidad. 

“En SmartFit no toleramos ningún acto de discriminación y trabajamos cada vez más duro para poder brindar una experiencia a cada uno de nuestros usuarios y evitar que situaciones como esta sigan pasando”, se lee en el correo. 

Para la cadena de gimnasios, este es un tema de prioridad, por eso continuarán trabajando por el trato igualitario y no discriminatorio en las instalaciones.

Acerca del autor

Janneth Del Real

Licenciada en Periodismo por la Escuela de Periodismo Carlos Septién. Ha trabajado en el periódico Mas por Más, revista SuperMujer, Pulso Pyme, Linio y en el Periódico AM de Querétaro. Actualmente desarrolla contenidos para Expoknews.

Mujer positiva que siempre busca el para qué de las cosas.