Gobierno RSE

Servicios funerarios y su responsabilidad en un contexto de COVID-19

Funerales virtuales, sanitizaciones, protección especial del personal que trata los cuerpos, entre los cambios implementados.

Los servicios funerarios en México han tenido que ajustar su oferta de servicios, en línea con la responsabilidad que les exige la actual pandemia de COVID-19.

En este contexto, las empresas del ramo deben mantener aún más vigente su responsabilidad y cumplir con los nuevos requerimientos de las autoridades con respeto los sepelios de personas infectadas por la COVID-19, consideró Manuel Ramírez, director general de funerarias J. García López.

Comentó que los pasados 30 días otorgaron alrededor de 70 servicios funerarios relacionados a fallecidos por problemas respiratorios (39 neumonías atípicas y 31 de COVID-19), aumentando un 10% los servicios funerarios.

Explicó que el contexto de COVID-19 exige un tratamiento más especializado de los cuerpos fallecidos por la pandemia. “De forma regular tratamos cuerpos que murieron por VIH, Hepatitis, Influenza, etc, sin embargo, el coronavirus requiere nuevos esquemas de salud. Nos exige ser más responsables con nuestros empleados, que deben usar trajes de estilo astronauta para que tengan una adecuada protección y evitar enfermedades”.

Recordó que la COVID-19 es un virus muy contagioso, propiciando que los sitios de velación y los propios hornos de cremación sean satinizados de forma constante.

Ejemplificó que sus instalaciones están certificadas por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) como Industria Limpia, debido a que sus hornos crematorios requieren cumplir con diversos procedimientos en ahorro de energía –funcionan a 9 mil grados centígrados- y mitigan emisiones de dióxido de carbono.

De acuerdo con la Guía de Sanidad emitida por el gobierno federal y avalada por la Organización Mundial de la Salud OMS, aplicable a decesos por enfermedades infectocontagiosas, se recomienda la cremación como destino final; sin embargo, hace saber que si la elección es el entierro éste podrá realizarse en las condiciones habituales.

Manuel Ramírez abundó que las empresas funerarias deben trabajar con las autoridades en la comunicación con la sociedad para que comprendan que existen ocasiones en que no podrán tener contacto y despedirse de sus fallecidos.

Por su parte, Jorge Arredondo, director de Santa Gloria Velatorios, declaró que la responsabilidad social de los servicios funerarios que se debe multiplicar en esta emergencia es estar cerca de la población de escasos recursos y atender a este sector.

Indicó que las funerarias se transformaron por la presencia de la COVID-19 y han aumentado sus sistemas de sanidad. “En nuestro caso realizamos tres sanitizaciones diarias a las instalaciones para contar con un ambiente saludable, además el personal tiene mejores equipos de protección contra infecto-contagiosas”.

Funerales virtuales por protección

Alejandro Sosa, director de Operaciones de funerarias Gayosso, indicó que la COVID-19 propició un aumento de 5% de los “funerales virtuales”, un modelo de velación que permite a las familias despedirse a lo lejos de sus seres queridos y no estar frente al féretro respetando los señalamientos de salubridad.

Este concepto consta de una conexión vía internet por tablet, celular o computadora, donde las personas pueden adornar la sala de velación a su gusto –flores, velas, etc-, crear un video de despedida del difunto, elegir si será cremado o enterrado, etc.

Todo el procedimiento es on line, posteriormente al tener su sala de velación a gusto de la familia, se realiza las exequias del difunto y se procede con su cremación.

Al momento, los funerales virtuales tienen mayor aceptación entre familias dispersas en todo el país que se reúnen para despedir a un fallecido. “En estos momentos, estamos conscientes que está creciendo este servicio, debido a la restricción oficial de estar cerca de los cuerpos de fallecidos por la COVID-19”, comentó.

El Consejo Nacional de Población indica que cada año se registran, en promedio, unas 762 mil defunciones en el país, de las cuales 44.6% son de mujeres y 55.4% de hombres. La tasa de defunciones registradas por cada mil habitantes es de seis personas.

De acuerdo con los últimos datos del INEGI, en la Ciudad de México y su Área Metropolitana existen alrededor de 800 empresas funerarias de todo tamaño.

Los entrevistados alertaron sobre marcas de funerarias “pirata”, que se aprovechan de este contexto sanitario y abusan del dolor de las familias, afectando prinsipalmente al sector poblacional de estratos medio y bajo al elevar significativamente los costos de sus servicios y ofrecer atención inadecuada.

Acerca del autor

Juan Carlos Machorro

Dejar un comentario