RSE

Seis años después de Plaza Rana, Bangladesh en llamas… ¿y la RSE de las textileras?

El 23 de abril de 2013 cientos de trabajadores acudieron a laborar de forma cotidiana al complejo fabril Rana Plaza en las afueras de Dacca, Bangladesh.

Ese día, uno de ellos notó que en las paredes del lugar aparecieron grietas, y de acuerdo a algunos testimonios, éstas eran muy profundas. La situación comenzó a ser alarmante pero no se tomaron medidas.

Al día siguiente la fábrica se derrumbó y miles de trabajadores se quedaron atrapados entre los escombros, dejando un saldo de 134 muertos y más de 2 mil heridos.

Tras dicho acontecimiento, las deplorables condiciones en las que estas personas trabajaban a diario salieron a la luz.

Cambios tras tragedia en Rana Plaza

A partir de ese momento muchas marcas fueron señaladas debido a que dentro de su cadena de producción se contrataban personas que laboraban en las mismas condiciones que aquellas de Rana Plaza.

Como consecuencia de este colapso, se firmó el Acuerdo de Bangladesh sobre Seguridad en la Construcción de Edificios y de Instalaciones de Sistemas contra Incendios, en el cual participaron 222 empresas, 10 sindicatos y 4 organizaciones internacionales pro derechos humanos.

Ahora más de 1.4 millones de trabajadores de la industria de la confección dicen que ya conocen cuáles son los peligros más comunes dentro de sus lugares de trabajo y que también tienen la posibilidad de rechazar el trabajo inseguro.

No obstante, un reciente hecho ha puesto en duda los avances a lo largo de este tiempo.

Seis años después de Plaza Rana, Bangladesh en llamas… ¿y la RSE de las textileras?

El domingo 15 de diciembre por la noche estalló un incendio en la fábrica Luxury Fan en Gazipur, Daca. 10 cadáveres fueron hallados después de que los bomberos sofocaron las llamas, además varias personas resultaron heridas. Por si fuera poco, la semana pasada también se reportó la muerte de 17 personas en un siniestro similar.

Estos incendios se producen en un país que ha estado bajo el ojo internacional debido a las precarias condiciones de seguridad en sus fábricas.

De acuerdo con datos del Servicio de Bomberos de Bangladesh, entre 2004 y 2018, unas mil 970 personas murieron en el país asiático en los 89 mil 923 incendios registrados en ese período.

¿Y la RSE?

Son seis años los que han pasado desde el accidente más grande en la industria textil en Plaza Rana, y tras los hechos presentados recientemente, es evidente que no ha habido un avance mayúsculo dentro de la industria.

Por tal razón, ya es momento de que tanto el gobierno como los dueños de las fábricas textileras comiencen a trabajar en la responsabilidad social de sus empresas, puesto que la seguridad de los trabajadores dentro de ellas está en juego.

Es evidente que los colaboradores se encuentran laborando bajo la llamada esclavitud moderna, en la cual, obtienen dinero de una “empresa internacional” bajo circunstancias precarias que perjudican su salud.

Como consumidor se podría apoyar a esas personas al no adquirir productos de esta índole a las tiendas en donde la moda rápida se vende al por mayor, pues es en esos lugares donde se encuentra el producto final y también se comienza con el círculo de compra.

Si el cliente final rechaza las prendas de moda rápida, las fábricas comenzarán a colapsar, y por lo tanto ya no habrá daños para los trabajadores.

Sin embargo, es necesario que el gobierno de este país imponga medidas para acabar con las malas prácticas en la industria textil.

La RSE en las empresas no solo aporta beneficios a los trabajadores, sino también a los dueños de las organizaciones. Entre los beneficios inmediatos está el incremento en la economía ya que el consumidor final se está preocupando por el origen de sus prendas.

Actualmente el cliente final investiga cómo es la cadena de producción de la marca a la que le está comprando, si tiene trabajadores laborando en malas condiciones o hace pruebas con animales. Si esto resulta ser verdad es muy probable que esa persona no vuelva a consumir el producto.

Acerca del autor

Janneth Del Real

Licenciada en Periodismo por la Escuela de Periodismo Carlos Septién. Ha trabajado en el periódico Mas por Más, revista SuperMujer, Pulso Pyme, Linio y en el Periódico AM de Querétaro. Actualmente desarrolla contenidos para Expoknews.

Mujer positiva que siempre busca el para qué de las cosas.

Dejar un comentario