Ambiental RSE RSI

Segunda mano, ¿una solución a la falta de sostenibilidad en la moda?

2a mano, ¿una solución al la falta de sostenibilidad en la moda?

Una fuerza masiva está reformando la industria de la moda: la ropa de segunda mano.

Según un nuevo informe, se prevé que el mercado de la ropa de segunda mano de EE.UU. triplique su valor en los próximos 10 años, pasando de 28,000 millones de dólares en 2019 a 80,000 millones de dólares para 2029, en un mercado estadounidense que actualmente tiene un valor de 379,000 millones de dólares.

En 2019, la ropa de segunda mano creció 21 veces más rápido que la venta al por menor de ropa convencional.

Aún más transformador es el potencial de la ropa de segunda mano para alterar dramáticamente la prominencia de la moda rápida —un modelo de negocio caracterizado por la ropa barata y desechable que surgió a principios de la década de 2000, personificado por marcas como H&M y Zara—.

La moda rápida creció exponencialmente en las dos décadas subsiguientes, alterando significativamente el panorama de la moda al producir más ropa, distribuirla rápidamente y alentar a los consumidores a comprar en exceso con precios bajos.

Como investigadores que estudian el consumo de ropa y la sostenibilidad, creemos que la tendencia de la ropa de segunda mano tiene el potencial de remodelar la industria de la moda y mitigar el impacto ambiental perjudicial de la industria en el planeta.

Lo que sigue en la moda se está volviendo algo grande…

El mercado de ropa de segunda mano se compone de dos grandes categorías_ las tiendas de segunda mano y las plataformas de reventa. Pero esta última ha alimentado en gran medida el reciente auge.

La ropa de segunda mano se ha percibido durante mucho tiempo como gastada y contaminada, principalmente buscada por los cazadores de gangas o de tesoros. Sin embargo, esta percepción ha cambiado, y ahora muchos consumidores consideran que la ropa de segunda mano es de calidad idéntica o incluso superior a la ropa no —o a comprar ropa de segunda mano y revenderla—, especialmente entre los consumidores jóvenes.

Mientras que la moda rápida se espera que continúe creciendo un 20% en los próximos 10 años, la moda de segunda mano está a punto de crecer un 185%.

Gracias a la creciente demanda de los consumidores y a las nuevas plataformas digitales como Tradesy y Poshmark que facilitan el intercambio de ropa de uso diario en el mercado de la reventa digital, este se está convirtiendo rápidamente en el próximo gran acontecimiento de la industria de la moda.

El mercado de bienes de lujo de segunda mano también es sustancial. Minoristas como The RealReal o el Vestiaire Collective ofrecen un mercado digital para la consignación de artículos de lujo autenticados, en el que se compran y venden marcas de diseñadores como Louis Vuitton, Chanel y Hermès. El valor de mercado de este sector alcanzó los 2,000 millones de dólares en 2019.

La tendencia de la ropa de segunda mano también parece estar impulsada por la asequibilidad, especialmente ahora, durante la crisis económica de COVID-19. Los consumidores no solo han reducido su consumo de artículos no esenciales como la ropa, sino que también están comprando más prendas de calidad en lugar de ropa barata y desechable.

Para los revendedores de ropa, la actual contracción económica combinada con el creciente interés en la sostenibilidad ha demostrado ser una combinación ganadora.

¿Consumidores más conscientes?

La industria de la moda se ha asociado durante mucho tiempo a problemas sociales y ambientales, que van desde el mal trato a los trabajadores de la industria de la confección hasta la contaminación y los desechos generados por la producción de prendas de vestir.

Menos del 1% de los materiales utilizados para fabricar ropa se reciclan para fabricar ropa nueva, lo que supone una pérdida anual de 500,000 millones de dólares para la industria de la moda. La industria textil produce más emisiones de carbono que las industrias aérea y marítima juntas. Y alrededor del 20% de la contaminación del agua en todo el mundo es el resultado de las aguas residuales de la producción y el acabado de los textiles.

Los consumidores se han vuelto más conscientes del impacto ecológico de la producción de prendas de vestir y con mayor frecuencia exigen a las empresas de ropa que amplíen su compromiso con la sostenibilidad.

La compra de ropa de segunda mano podría proporcionar a los consumidores una manera de hacer retroceder el sistema de moda rápida.

La compra de ropa de segunda mano aumenta el número de propietarios que tendrá un artículo, extendiendo su vida —algo dramáticamente acortado en la era de la moda rápida—. En todo el mundo, en los últimos 15 años, el promedio de veces que se usa una prenda antes de que se tire a la basura ha disminuido en un 36%.

La ropa de alta calidad que se comercializa en el mercado de segunda mano también conserva su valor a lo largo del tiempo, a diferencia de los productos de moda rápida más baratos.

Por lo tanto, comprar una prenda de segunda mano de alta calidad en lugar de una nueva es, en teoría, una victoria ambiental. Pero algunos críticos argumentan que el mercado de segunda mano en realidad fomenta el exceso de consumo al ampliar el acceso a la ropa barata.

Las últimas investigaciones de Greenbiz apoyan esta posibilidad. Ellos se dieron a la tarea de investigar a mujeres jóvenes americanas que usan regularmente plataformas digitales como Poshmark, quienes vieron la ropa de segunda mano como una forma de acceder a bienes baratos y a los que normalmente no podrían pagar.

No la veían como un modelo alternativo de consumo o una forma de disminuir la dependencia de la producción de ropa nueva.

Cualquiera que sea el motivo del consumidor, el aumento de la reutilización de la ropa es un gran paso hacia una nueva normalidad en la industria de la moda, aunque su potencial para abordar los problemas de sostenibilidad está por verse.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]