Comunicados de Prensa

Se lleva a cabo el Simposio “El jaguar mexicano en el siglo XXI” para la conservación de esta especie”

La Estrategia Nacional de Conservación del Jaguar (Panthera onca) es el resultado del trabajo donde han colaborado más de 40 expertos de universidades, organizaciones sociales, el Gobierno Federal y la iniciativa privada, reunidos en dos simposios anteriores de “El jaguar mexicano en el siglo XXI”, pertenecientes a más de 30 instituciones.

Este esfuerzo de conservación ha sido posible gracias al financiamiento de la iniciativa privada y organizaciones civiles a través de Telmex y la Alianza WWF-Telcel, el Gobierno Federal vía la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), y la Academia, a través del Instituto de Ecología de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Gerardo Ceballos, del Instituto de Ecología de la UNAM, y coordinador de la Alianza para la Conservación del Jaguar, mencionó que “la Estrategia Nacional de Conservación del Jaguar puede convertirse en un modelo a seguir para modelos de conservación de especies en peligro de extinción, y para otros países en Latinoamérica donde también está presente este felino. Indicó, asimismo, “que los resultados son alentadores y de proseguir con este esfuerzo se podrá garantizar la conservación del jaguar para el siglo XXI”.

Heliot Zarza, coordinador de la Alianza para la Conservación del Jaguar, mencionó que “la conservación del jaguar requiere de acciones coordinadas entre la academia, la iniciativa privada, la sociedad civil y el Gobierno Federal que aterricen en estrategias sólidas como lo que hoy estamos generando, a partir de información científica consistente y de calidad, para poder incidir en una política ambiental”.

La conservación del jaguar en estado silvestre en México requiere de un esfuerzo sostenido, de gran escala, que no puede llevarse a cabo por sectores aislados de la sociedad y del gobierno. Requiere de acciones concertadas entre la academia, la iniciativa privada, la sociedad civil y el Gobierno Federal que aterricen en estrategias concretas para su conservación.

La Estrategia Nacional de Conservación del Jaguar en México cumple con esta necesidad y se convierte en el primer esfuerzo en Latinoamérica que propone acciones puntuales de conservación, a diferentes escalas, concertadas entre los diferentes actores involucrados en la conservación de dicha especie. De llevarse a cabo, garantizaría la sobrevivencia de sus poblaciones a largo plazo en el país. Esto posiciona a México como líder y a la vanguardia en el desarrollo de estrategias de conservación de este felino.

La protección del jaguar asegura la conservación de miles de hectáreas de selvas y manglares e indirectamente a miles de otras especies de plantas y animales que requieren menor espacio para vivir.

Las poblaciones de jaguar se han visto reducidas a lo largo de todas su distribución en el continente americano en los últimos 50 años debido a la pérdida y fragmentación de su hábitat, su cacería y comercio ilegal. En México se considera una especie en peligro de extinción y desde 1987 su cacería está prohibida; hoy en día se cuenta con una veda indefinida. A nivel internacional, la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) lo ubica en la categoría de bajo riesgo. Se encuentra en el Apéndice I de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Flora y Fauna Silvestres (CITES).

La Estrategia Nacional de Conservación del Jaguar plantea cinco temas a desarrollar en los próximos 5 años:

i) Áreas prioritarias para la conservación del jaguar: Se identificaron las áreas protegidas y corredores biológicos fundamentales para lograr conservar al jaguar en México a largo plazo. Se ubicaron 4 corredores biológicos para proteger más de 2 millones de hectáreas de hábitat crítico para su conservación: Sinaloa-Nayarit, Chamela–Cuixmala-Manantlán (Jalisco), Chimalapas – El Ocote (Oaxaca y Chiapas) y Yum Balam – Sian Ka’an – Calakmul (Península de Yucatán).

ii) Manejo y reintroducción de jaguares: Se elaboró el Protocolo de Liberación de Jaguares en cautiverio para el resguardo y liberación de jaguares capturados en estado silvestre con la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) y la CONANP. Se identificaron con la PROFEPA centros de Centros Nacional de Resguardo del Jaguar para mantener en cautiverio a los jaguares decomisados que no pueden ser retornados a vida silvestre.

iii) Infraestructura carretera y mortalidad del jaguar: Se identificó el problema de la infraestructura carretera en la conectividad del hábitat del jaguar. Se diseñará la construcción de pasos de fauna en 15 desarrollos carreteros que cruzan su hábitat y se elaborará la Guía Mexicana para Mitigar el Impacto de Infraestructura Vial en Poblaciones de Jaguar y Vida Silvestre.

IV) Mitigar los factores causales de la depredación de ganado por jaguar: Se consolidará el Seguro Ganadero como el principal programa para compensar la pérdida de ganado por depredación de jaguar.

V) Comunicación, educación y difusión: Se diseñará y aplicará una estrategia de comunicación y difusión para posicionar al jaguar como una especie emblemática de la identidad, la cultura, la conservación y el desarrollo sustentable en México.

Comunicado de Prensa

Acerca del autor

Expok

Expok es una consultora y medio en responsabilidad corporativa. En este portal, creamos y curamos contenidos para el nicho interesado en la RSE y la sustentabilidad.

Dejar un comentario