RSE

RSE como estrategia de negocios

Uno de los temas que más cuesta comprobar en el pragmático mundo de los negocios, es la contribución efectiva de la RSE a la generación de mayor valor económico, principal deber de la administración con sus accionistas.

Aunque no soy un académico ni experto en esta materia, mi experiencia profesional como responsable principal de negocios en diversas empresas me permite intentar articular las situaciones en las cuales se produce el mejor alineamiento de la RSE con los negocios.

Yo diría que hay tres tipos de situaciones cotidianas de negocios que están relacionadas con la generación de valor económico por razones o motivaciones de RSE:

1) Cuando la RSE es parte de la eficiencia de procesos: la evaluación de proyectos de inversión en los cuales consideraciones medioambientales (ahorros energéticos, reducción de uso de agua, emisión de bonos de carbono, etc.) hacen que el proyecto genere eficiencias (ahorros de dinero) en los procesos productivos.

2) Cuando la RSE se utiliza como parte de la gestión de riesgos: en el análisis de riesgos asociados al negocio, ciertas decisiones relacionadas con RSE pueden mitigar los riesgos, produciendo mayor certeza en la generación de valor económico. Ejemplos en este sentido hay muchos. Uno muy contingente son las medidas preventivas que toman las empresas forestales al trabajar con las comunidades cercanas a los puntos de explotación del bosque para evitar conflictos debidos a impactos propios de la explotación (tierra que levantan los camiones, accidentes de tránsito, ruidos molestos, etc.).

3) Cuando la RSE se entremezcla con la generación de nuevos negocios: sin duda, la mejor demostración de alineamiento de la RSE con el negocio se produce al buscar oportunidades de nuevos negocios que además cumplan un objetivo social, como mejorar la calidad de vida de ciertos segmentos de mercado. Esta situación se produce cuando las empresas buscan desarrollar productos y/o servicios específicos para los segmentos más pobres de la población, más conocida como “soluciones para la base de la pirámide”. En este sentido, hay muchos ejemplos exitosos a nivel mundial. Uno de los más conocidos es el caso de Cemex y las soluciones de “hágalo usted mismo” con soluciones constructivas de bajo costo basadas en hormigón entregado por Cemex directo en la “obra” del cliente. Cemex abrió un nuevo mercado gigantesco en segmentos de bajos ingresos de México, ayudando a sus nuevos clientes a mejorar su calidad de vivienda y de vida.

Debido a que la RSE aún se encuentra en un estado de desarrollo y de cierta inmadurez en la mayoría de las empresas, es muy importante el identificar algunas de las situaciones como las antes descritas, darle visibilidad y compartirlas con la comunidad empresarial como ejemplos de “buenas prácticas de RSE”. Así todos contribuimos a reforzar la importancia vital que la RSE tiene para la generación de valor económico sostenible en el tiempo para los accionistas.

Hernán Orellana
Director de ACTI
Miembro del consejo consultivo de la Red PROhumana Empresarial

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario