RSE

Robo de combustibles, una cadena de responsabilidades

Esta actividad no es propia de algunos particulares o del crimen organizado, sino que diferentes empresas están inmiscuidas

Los intereses económicos y la ganancia inmediata continúan desvirtuando el compromiso que un negocio debe asumir con miras a mantenerse en la preferencia de sus consumidores a mediano y largo plazos.

Esto puede verse en los más de 130 casos de contratos cancelados a estaciones de servicio que Petróleos Mexicanos (Pemex) –la cual abastece 95% de la gasolina del país– ha realizado en lo que va de la presente administración federal, según datos de la Comisión Reguladora de Energía.

Más aún se anticipa que esa cifra seguirá creciendo debido a las inspecciones de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).

En México se estima que el robo de combustible supera los 20 mil millones de pesos al año, de acuerdo a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), aunque la cifra no es exacta debido a que el huachicoleo es una actividad muy variable.

Esta situación pone en evidencia que el huachicoleo no es sólo una actividad de particulares o del crimen organizado, sino que diversas empresas –desde gasolineras concesionadas hasta proveedores de tecnología– están inmiscuidas.

La última muestra de actividades empresariales enroladas en el robo de gasolina es la detección del “software” conocido como “rastrillo”, que puede ser controlado a distancia por gasolineras tramposas que controlan la cantidad de mililitros que se despachan en cada descarga de combustible.

Ricardo Sheffield Padilla, titular de Profeco, informó que el “rastrillo” se encontró en una bomba de una gasolinera ubicada en Champotón, Campeche y adelantó que se presentará la denuncia correspondiente ante la Fiscalía General de la República.

Expresó que la gasolinera en donde que se encontró este software en una concesión a cargo de Combustibles Imagen S.A. de C.V., cuyos accionistas son Gladys María Luján Díaz, Eduardo José Luján Díaz y Jorge Carlos Barajas Lázaro, quienes ya están bajo investigación por este hecho.

Por otra parte, la Unidad de Inteligencia de la Secretaría de Hacienda (SHCP), está manejando una investigación en curso en referencia a la empresa Atio Group, supuesta encargada del desarrollo del software de controles volumétricos ControlGAS, que está instalado en cerca de un tercio de las 12 mil gasolineras del país.

De acuerdo con datos proporcionados por exempleados de esta empresa, la venta es fomentada por la misma, versión que no ha sido corroborada de manera oficial.

La empresa incluso ha informado no ser la creadora de “rastrillo”, aunque confirmó una fuga de información que pudo utilizarse en la creación de ese software.

De acuerdo al encargado de la oficina de Profeco este sistema se vende por el propio fabricante de las bombas “por abajo del agua” y se calcula que 8% de las bombas usan este sistema.

Detalló que «el software, lo que hace es que desde la oficina central, a distancia con un telecomunicador, ellos pueden, apretándole un botón, despachar como marca la ley, un litro de a litro o, con un botón especial, podrían ellos variar y determinan si le rasuran un litro por cada 20 o medio litro por cada 20».

Añadió que «nos han estado engañando a los mexicanos, no todas las gasolineras, pero sí cerca de un 8% y vamos a proceder como gobierno en contra de esta práctica abusiva del consumidor, que ya pasa a ser realmente una actividad delictiva porque nos están robando».

Indicó lo anterior al asistir a la conferencia matutina del Presidente Andrés Manuel López Obrador, en donde señaló que este aparato tiene la singularidad de estar integrado de forma natural en la máquina expendedora de combustible, “no está adaptado, ya viene de fábrica”, subrayó.

Al respecto, el Presidente Andrés Manuel López Obrador, dijo que el combate al robo de combustible permitirá que el país se ahorre 50 mil millones de pesos en este año y que al momento el combate a este delito ya equivale a un ahorro de 12 mil millones de pesos.

De acuerdo con Petróleos Mexicanos (Pemex), la acción gubernamental contra el robo de combustible en sus diversas modalidades ha permitido que se tenga un descenso significativo de la sustracción ilegal de gasolinas y sólo se pierda un promedio de cuatro 4,000 barriles diarios, lo que representa alrededor del 95% menos de lo que se perdía en noviembre pasado, cuando la ordeña de ductos representaba 81 mil barriles diarios.

El mundo de los combustibles en México

De acuerdo con la Secretaría de Energía, 154 empresas han obtenido permiso gubernamental para comercializar petrolíferos como la gasolina.

Ante la evidencia, parece necesario establecer controles más férreos a las concesiones, tecnologías y empresas vinculadas a este sector productivo, de la mano de un consumo de combustibles informado y responsable por parte de los ciudadanos.

Acerca del autor

Juan Carlos Machorro

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Caballocalco No. 42 Int 28, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact