RSE

Responsabilidad social empresarial

La responsabilidad social es un concepto relativamente nuevo en el análisis del comportamiento de las empresas. No es, sin embargo, una idea absolutamente novedosa. De hecho, en la década de los años 60 del siglo pasado, la Organización Internacional de Empleadores destacaba la importancia asignada al desarrollo económico y social, por considerarlo integralmente unido.

Es decir, para los empleadores de esa época, antes de la actual era de la globalización, la noción del avance empresarial y del progreso económico estaba vinculada, en buena medida, con el perfeccionamiento en el plano social, particularmente en los campos de la seguridad social y de los derechos de los trabajadores.

Equilibrio dinámico

Con la culminación de la Segunda Guerra Mundial se incorporó en la agenda, tanto nacional como internacional, el tema del equilibrio social en procura de conseguir de manera progresiva un estado de bienestar.

Organizaciones internacionales, como la OIT, consolidaron su presencia y lograron que el esquema tripartito, vigente desde el inicio de las actividades de tan importante entidad, hiciera posible la adopción de acuerdos entre los empleadores, los trabajadores y el Estado para conseguir, mediante regulaciones y acuerdos, los entendimientos destinados a lograr el objetivo del desarrollo económico y social. En el caso latinoamericano, la alianza implícita entre sindicatos, que aumentaban en número, y la creciente burguesía nacional, se sustentó en el modelo sustitutivo de importaciones.

No puede considerarse, por tanto, que la visión de las empresas con relación al tema social haya sido, en el pasado relativamente reciente, una de asistencialismo o de filantropía. Por el contrario, el sistema económico y político permitió que el marco institucional y legal dentro del cual operaban las empresas configurara un conjunto de derechos para las personas, tanto los trabajadores como sus familiares. De tal manera, se articuló una red social que sirvió de sustento al proceso del desarrollo económico.

Nuevo escenario

Con la presentación de situaciones de crisis y con los nuevos desafíos derivados de la globalización y de la apertura económica, la visión de equilibrio fue sustituida por otra, sustentada en la eficiencia y la competitividad, como resultado de lo cual se podrían producir, gracias al ‘chorreo’ económico, mejoras en las condiciones de vida de los trabajadores.

La responsablidad social, como concepto, dejó, por tanto, de ser el resultado de entendimientos tripartitos y pasó, más bien, a concentrarse en la vinculación entre empresas determinadas con las comunidades de las zonas de influencia de sus respectivos proyectos.

En otras palabras, podría considerarse que, en alguna medida y forma, se había privatizado el concepto de la responsabilidad social al pasar el Estado a tener un papel menos relevante, al asignarse el aporte fundamental a las propias empresas y al convertir en beneficiarios del aporte social de estas a las comunidades y no tanto a los propios trabajadores.

La modificación del sistema jurídico con relación a las responsabilidades del sector privado en la dotación de los servicios sociales fue el cambio más importante registrado en esta materia. Además, naturalmente, de los conceptos de la flexibilidad laboral, resultado de un nuevo entorno económico más competitivo y en el cual otras variables, como la reducción de los costos laborales, comenzaron a formar parte de la agenda corporativa y de las prioridades de las empresas.

Es evidente que este escenario abre nuevos desafíos. El movimiento sindical ha perdido importancia, la informática y las telecomunicaciones permiten mantener en marcha la economía y la sociedad, al margen de las contingencias externas. El gobierno electrónico es una nueva realidad en los sectores público y privado.

Por otro lado, la globalizacion, a pesar de la crisis económica, avanza e incorpora elementos sustantivos orientados a promover el desarrollo sustentable. La dimensión ambiental, el consenso de la sociedad civil y la aplicación de códigos de ética privados forman parte de la actual agenda.

La apertura y la libertad económica han modificado el centro de gravedad entre el Estado, las empresas y la sociedad y han perfeccionado asimismo los alcances de las relaciones.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]