Ambiental

Renovar acuerdos, reto de la COP17

El pasado 28 de noviembre arrancó la cumbre de las Naciones Unidas sobre cambio climático (COP17), a la que asistirán delegaciones de 195 países con el reto de renovar acuerdos internacionales para luchar contra el calentamiento global.

La crisis económica, la necesidad de frenar el aumento de la temperatura y el vencimiento, en 2012 del Protocolo de Kyoto, único acuerdo vinculante para reducir emisiones de gases son las dificultades a las que se enfrenta la cumbre que finaliza el 9 de diciembre.

Canadá, Rusia y Japón han anunciado que no firmarán un segundo término de este protocolo mientras que Estados Unidos y China no asuman compromisos similares, dos países que ya han advertido que no suscribirán acuerdos vinculantes.

Por su parte, la Unión Europea ha propuesto la puesta en marcha de una hoja de ruta para alcanzar un acuerdo legalmente vinculante que incluya a las principales economías y abarque el cien por cien de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Respecto de ello, la secretaria ejecutiva de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC), Christiana Figueres, negó que la COP17 tenga bajas expectativas para llegar a los acuerdos que se plantea.

“No se trata de un acuerdo comercial, ni es tan sólo un acuerdo ambiental más. Lo que está en la mesa son las bases para una revolución en todo el mundo, desde las comunicaciones, el transporte, la producción y la energía”, señaló la diplomática costarricense.

“Creo que se realizará un esfuerzo muy importante en Durban para lograr un segundo protocolo”, añadió Figueres, al tiempo que destacó la necesidad de actuar de manera inmediata, a la vista de los últimos datos científicos.

Figueres citó los informes de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), la Agencia Internacional de Energía (AIE) y las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), y aseguró que “han saltado las alarmas”.

Los países en desarrollo y el bloque africano acuden a la cumbre de Durban con la exigencia de una renovación de este tratado y sostienen que son los países desarrollados quienes deben realizar el mayor esfuerzo, además de financiar la transición hacia una economía más ecológica.

Cerca de 15 mil delegados y cinco mil observadores de 195 países participarán en las negociaciones durante las dos semanas de cumbre.

En los 14 días de la conferencia primero se abordarán esencialmente aspectos técnicos y conversaciones para la adopción de acuerdos por parte de los ministros de los países, que se reunirán durante la segunda semana.

Aparte de las negociaciones ministeriales, la COP17 albergará más de 200 expositores en el Centro Internacional de Convenciones de Durban y cerca de 300 eventos oficiales paralelos, sin contar los organizados por el Ayuntamiento de Durban, empresas privadas e instituciones.

Se calcula que unos 50 mil activistas y miembros de organizaciones civiles y ecologistas tienen previsto concentrarse en esta ciudad, donde preparan una gran marcha para el 3 de diciembre.

Grupos civiles y ecologistas han programado una cumbre alternativa simultánea al COP17 en la Universidad Tecnológica de Durban, a cuatro kilómetros del foro de las negociaciones.

Casi dos mil agentes -entre policías, guardias municipales y empresas privadas- velaran por la seguridad de la convención y los espacios más turísticos de la ciudad.

En la inauguración de la conferencia participará la ministra de Relaciones Internacionales de Sudáfrica, Maite Nkoana-Mashabane, y la canciller de México, Patricia Espinosa, como representante del país que albergó la cumbre de 2010 en Cancún (COP16).

Está previsto que varios jefes de Estado africanos acudan a la reunión de Durban, que contará también con la presencia de celebridades.

Este tratado, símbolo del compromiso de los países industrializados, cristaliza las expectativas cuando faltan pocos meses para el 20° aniversario de la Cumbre de Río, que en 1992 comenzó el proceso sobre el clima instaurado en el marco de la ONU.

Un año después de la Copa Mundial de Fútbol organizada en Sudáfrica, un desafío de naturaleza muy diferente espera a la ciudad de Durban, a orillas del océano índico.

“El cambio climático es un tema importante para nosotros, esto ya está sucediendo, no se trata de algo del futuro”, recordó recientemente en París el presidente de las Maldivas, Mohamed Nasheed.

Durante las últimas semanas, numerosos estudios confirmaron la urgencia de encontrar una solución.

Se registraron nuevos récords de emisiones de CO2, mientras se constata una distancia cada vez mayor entre las promesas de los países y lo que pide la ciencia debido al previsible aumento de las inundaciones o de las olas de calor dentro de algunas décadas.

“Nos dirigimos a un aumento de al menos tres grados celsius, a menos que cambiemos decididamente de rumbo”, constató el climatólogo francés Jean Jouzel.

Otra de las prioridades de la agenda es que la gerencia de un fondo que en los próximos ocho años ascienda a 100 mil millones de dólares anuales para ayudar a los países pobres a encarar las condiciones del cambio climático.

Siguen existiendo dudas sobre el manejo de ese dinero y su distribución, aunque es más perentoria la forma en que esos fondos puedan ser generados de los nuevos recursos además de los cauces establecidos por Occidente.

Fuente: Excélsior, Global, p. 4.
Publicada: 28 de noviembre de 2011.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario