Ambiental Organizaciones internacionales RSE

Reducir el plástico del océano pasa por esta sencilla medida

Reducir el plástico del océano pasa por esta sencilla medida

Si las personas no tuvieran que comprar agua potable en botellas, se desviaría una gran cantidad de residuos plásticos.

Si la gente no tuviera que comprar agua potable en botellas, se desviaría una gran cantidad de residuos plásticos, que de otra manera terminan en los océanos.

El problema de la contaminación plástica que se vierte en los océanos del mundo es grande y desalentador, para el cual se han ofrecido innumerables soluciones:

¡Mejorar los servicios de recolección! ¡Construir mejores instalaciones de reciclaje! ¡Obligar a las empresas a rediseñar los envases de un solo uso! ¡Dile a la gente que no lo compre! Los consejos siguen y siguen…

Todas estas sugerencias son importantes y juegan un papel en la reducción de la contaminación plástica del océano, pero hay una idea que podría hacer una mayor mella que el resto: Arreglar los suministros locales de agua potable y eliminar la necesidad de comprar botellas de agua plásticas de un solo uso. Esta podría ser la forma más eficaz de reducir los desechos plásticos de los hogares, especialmente en los países en desarrollo.

Esta recomendación fue hecha por los autores de un nuevo Libro Azul que examinó las estrategias para abordar la contaminación de los plásticos «en el contexto de un océano ya estresado». Fue encargado por el Panel de Alto Nivel para una Economía Oceánica Sostenible, que cuenta con representantes de 14 países que apoyan los objetivos de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas.

«Aborda un problema diferente al que tenemos en América del Norte, donde muchas personas tienen el hábito de beber agua embotellada, a pesar de que el agua de sus llaves está perfectamente bien. A veces se puede convencer a estas personas de que cambien sus costumbres, la narrativa pública en torno a las botellas de agua de plástico ha cambiado en los últimos años, envolviéndola en un estigma. Pero para la gente en otras partes del mundo, que no pueden beber el agua de sus grifos, el plástico juega un papel importante. Ahí es donde los gobiernos deben intervenir».

Se estima que 2 billones de personas se ven obligadas a comprar agua potable en botellas de plástico porque los suministros locales de agua corriente no son seguros. Así que no es sorprendente que cientos de miles de millones de botellas de agua se produzcan anualmente y se desechen poco después de su uso.

Esto ocurre a menudo en lugares con servicios limitados de recolección y reciclaje, lo que significa que las botellas se apilan en la tierra, y eventualmente son arrastradas al agua.

La gestión de las aguas residuales y de las pluviales es necesaria para evitar que los contenedores de plástico lleguen a los ríos y por lo tanto al mar, cuando son desechados. Un mejor suministro de agua local eliminaría la dependencia de millones de personas que tienen de las botellas de plástico. Otros expertos estuvieron de acuerdo y pidieron que se adoptaran medidas urgentes para mejorar el abastecimiento de agua y de servicios de alcantarillado en todo el mundo, lo que podría salvar a las personas de la pobreza y las enfermedades, así como reducir los desechos de plástico.

The Guardian.

Es más fácil decirlo que hacerlo, por supuesto. Incluso en Canadá, hay comunidades indígenas del norte que carecen de agua potable y es una vergüenza nacional. Pero seguramente no es algo imposible, especialmente si se convirtiera en una prioridad para los gobiernos y en un asunto de presión internacional. De hecho, como dijo Jonathan Farr de WaterAid a The Guardian:

No se puede imaginar a los países resilientes o prósperos sin un suministro de agua gestionado de forma segura. Tampoco podemos tener océanos que tengan alguna posibilidad de recuperarse de la actual afluencia de residuos plásticos

Una revisión del agua potable tendría que ir acompañada de:

  • Una mejor recolección y reciclaje de los desechos.
  • Eliminación de las aguas residuales y los residuos sólidos.
  • Pequeños depósitos en las botellas para incentivar los retornos.
  • Campañas de educación sobre por qué ahora es seguro utilizar el agua de la llave.

No obstante, piensa en la escala de la contaminación plástica del océano que está ocurriendo actualmente ─8 millones de toneladas métricas, o el equivalente al valor de un camión de basura que se vierte en el océano cada minuto─, y arreglar el problema parece menos extremo que no hacer nada.

El documento contiene una lista de recomendaciones adicionales para reducir la contaminación por plásticos en el océano que incluye la mejora de la gestión de las aguas residuales y las aguas pluviales, la aplicación de mejoras en las zonas costeras, la práctica de la eficiencia radical de los recursos y la mejora de los procesos de recuperación de materiales.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga por la Universidad del Valle de México, especialista en marketing y RSE. Colabora en este espacio desde 2012 y es la encargada de planear el contenido de Expoknews para hacer llegar a tus manos información útil y entretenida.

Actualmente es estudiante de la Maestría en Mercadotecnia por la Universidad de la Comunicación.

1 comentario

  • Hay que optimizar mas limpia el agua de las empresas de servicios, cuando joven tomábamos agua de las llaves de las casas, nunca nos paso nada y esa filosofía mercantil de no limpies bien el agua que transportas para que compren agua embotellada debe acabar

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]