Columnas RSE

Ellos son los ksi-meritos, conoce su secreto no tan responsable

Estos populares muñecos guardan un secreto nada responsable… ¡Descúbrelo

Vivir en una sociedad incluyente en donde se respeten los derechos de todas las personas sin importar su origen, su género o el color de su piel, es el sueño que motiva un sin número de esfuerzos de empresas, gobiernos y organizaciones en todo el mundo. El sexismo, el racismo y la violencia no son un juego; están presenten en nuestra sociedad como gases tóxicos.

Crear la sociedad que queremos es una misión imposible si nos olvidamos de cuidar los estímulos que las nuevas generaciones reciben a diario y que les enseñan cómo interactuar con su entorno. Los mensajes a los que niños y niñas se exponen a través de películas y cuentos clásicos, e incluso los juguetes con los que se divierten todos los días, constituyen elementos fundamentales en la formación de los valores y conductas que manifestarán e incluso defenderán en la edad adulta.

Comprender el valor psicológico y social de un juguete es fundamental para poner en manos de las nuevas generaciones materiales lúdicos que puedan ofrecerles una educación sin prejuicios, que les permita deshacerse de los estereotipos y los invite a explorar todas las posibilidades para desarrollar su personalidad libremente.

Ellos son los ksi meritos

Si habías escuchado de ellos y no tienes ni idea de qué son exactamente. Los ksi meritos son muñecos creados en 2012 por la marca mexicana Distroller (sí, la creadora del Virgencita Plis). En el último año se han convertido en los favoritos de muchas niñas entre 6 y 12 años.

Su éxito se atribuye principalmente a la experiencia que ofrece la marca, pues busca que más que adquirir una nueva muñeca, adoptes a uno de estos cigotos. Leíste bien. Los ksi meritos son cigotos y pertenecen a la colección de muñecos neonatos de la marca.

Juguetes sexistas

¿Qué tienen que ver estos juguetes con la responsabilidad social? Para averiguarlo exploremos un poco sobre el valor social de la actividad lúdica.

Más que juguetes

Con frecuencia un adulto que mira un juguete observa únicamente un objeto con el cual un niño se divierte, pero es mucho más que eso. Se trata de un producto cultural destinada a promover y reforzar concepciones de la vida real.

Si reflexionas por un momento encontrarás que la mayoría de estos materiales son replicas en miniatura de seres vivos y objetos inanimados que encontramos en la vida real. Cada uno de ellos cobra vida en manos de la infancia y se convierte en parte de un mundo nuevo en el que es el jugador quien define las reglas.

A través de los juguetes niños y niñas pueden representar imágenes, personajes y escenas del mundo real al tiempo que interactúan con sus propias fantasías y con las ideas de sus compañeros de juego. Ellos exploran su mundo, refuerzan su autoimagen, manifiestan sus sentimientos, temores y preocupaciones y convierten esta actividad en una vía para resolver sus conflictos.

Una vez que lo comprendemos de esta forma, cobra sentido la importancia de asegurarnos de que los juguetes con los que se divierten las nuevas generaciones promuevan los valores que deseamos en nuestra sociedad en el futuro. Ello significa deshacernos de los estereotipos de género asociados a la actividad lúdica.

El lugar destinado al juego de los hombres corresponde al espacio público, como la calle y los parques; el de la mujer es el espacio privado, el hogar.

Así es como lo define el estudio El diseño de empaque del juguete y su relación con los estereotipos de género, publicado por Revista UNAM, en el que el profesor Héctor Adrián Luevano Torres explora la forma en que el diseño de los juguetes y sus empaques influye en la percepción de los niños con relación al género y en la construcción de su identidad.

Lo que pudo ser…

En Distroller hemos creado la experiencia de los Neonatos, en donde el niño tiene la oportunidad de adoptar a un ser vivo en su corazón y su mente. La marca de Neonatos tiene como propósito principal ofrecer entretenimiento y diversión a los niños además, contribuimos a la creación de hábitos y juegos que creen una conciencia de cuidado y responsabilidad en los niños.

Así es como Distroller describe el objetivo de la línea de Neonatos a través de su página web; y aceptémoslo, a simple vista parece realmente responsable. Es decir, en primer lugar se refiere a «los niños», un término que busca (quizá equivocadamente) abarcar a toda la infancia sin distinción de género; luego habla de una conciencia de cuidado y se refiere a la importancia de sensibilizar a los pequeños sobre las necesidades de un ser vivo.

Desde ahí, el juguete pareciera cumplir con cualidades educativas elementales. Es más, la misión incluso justifica el hecho de que los muñecos representen cigotos simplemente con el fin de sensibilizar a la infancia sobre el hecho de que los cuidados de un nuevo ser comienzan mucho antes de su nacimiento.

Claro que hay quienes han criticado esta perspectiva afirmando que se trata de juguetes anti aborto, que impone a las niñas la responsabilidad de ser madres. Una crítica que podría parecer exagerada, hasta que nos encontramos con el lado más irresponsable de la línea

¿Entonces cuál es el problema?

El propósito didáctico y a simple vista responsable con el que los ksi meritos pretendieron cumplir quedó por demás arruinado cuando rodearon la idea de la sensibilización con un montón de ideas irresponsables que van desde el racismo hasta la sexualización de la infancia.

Racismo

Al explorar la página de internet de los populares muñecos nos encontramos con la historia de una reunión en la que los personajes de piel grisasea simplemente no son bienvenidos. ¿Acaso deseamos enseñar a nuestros hijos que las personas con piel distinta a la suya pueden ser rechazadas?

Juguetes sexistas

Sexismo

En el mismo sitio web, encontramos este cartoon que explica que estos dos tremendos personajes pelean mucho, se tienen envidia y siempre desean lo que la otra tiene; todo por el hecho de que son mujeres. Porque claro, necesitamos que las niñas aprendan que lo normal es estar en guerra con su mismo género en lugar de apoyarse unas a otras.

Juguetes sexistas

Además tras el lanzamiento de la línea la marca lanzó un video promocional que ha revivido en las redes sociales a medida que la popularidad de estos muñecos crece. Se trata de una campaña en la que un grupo de niñas disfrazadas como amas de casa cuidan de sus cigotos todo el tiempo mientras cantan lo mucho que desean ser madres y ofrecer a sus pequeños toda clase de cuidados mientras ellas visitan el salón de belleza y van al supermercado. ¿Los niños? Claro, ni siquiera aparecen es esta escena porque la responsabilidad del hogar parece considerarse exclusivamente de ellas.

Este mismo video además nos lleva a hablar de…

Sexualización de la infancia

Las pequeñas que parecen tener alrededor de ocho años no solo aparecen en el video vestidas como clásicas amas de casa, también lucen rostros excesivamente maquillados, visitan el salón de belleza y viven sus vida con base en un paradigma clásico de belleza.

La incongruencia

Como parte de su compromiso social, Distroller apoya a diferentes organizaciones de la sociedad civil y a través de Fundación Amparito busca mejorar la calidad de vida de las niñas de distintas instituciones a través del arte. Un propósito que bien podría ir en consonancia con el empoderamiento femenino, pero dista mucho de la imagen de la mujer que ha planteado a través de la comunicación alrededor de los ksi-meritos.

La misión y los valores de Fundación Amparito la destacan como una institución que busca fomentar la construcción de seres humanos con mayores posibilidades de realización en todos los sentidos. ¿No está en ello la clave para promover la ruptura de los roles de género sexistas?

Claro que es positivo que la marca busque sensibilizar a la infancia sobre la vida, antes de abordar la complejidad de temas como el aborto y el poder de cada persona a decidir lo que piensa al respecto. Se trata además de un propósito que va acorde a la línea católica conservada por la marca desde su nacimiento.

Sin embargo, no podemos ignorar el hecho de que tras esos vivos colores y esos ojos grandes se esconden mensajes poco responsables y valores indeseables en la formación de las nuevas generaciones.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga por la Universidad del Valle de México, especialista en marketing y RSE. Colabora en este espacio desde 2012 y es la encargada de planear el contenido de Expoknews para hacer llegar a tus manos información útil y entretenida.

Actualmente es estudiante de la Maestría en Mercadotecnia por la Universidad de la Comunicación.

Comentarios

  • Me parece que la marca y los productos son el reflejo de los empresarios que la crearon. Donde le enseñan a las niñas que hablar fresa es muy divertido y ser «cool», así que agrega: elitista. Mi hija no va conocer esos monos, que aparte están feos. Buen reportaje.

  • Muchas gracias por tu comentario, Melissa. Por fortuna existen marcas que comienzan a tomar en cuenta la importancia de promover valores en la infancia a través del juego. ¿Cuáles de ellas le agradarían a tu hija? En lo personal creo que LEGO lo ha hecho de maravilla (aunque posiblemente haya tenido algún resbalón).
    Saludos.

  • Gracias por tu artículo. Es interesante. En general veo pros y contras en la crítica que haces. Sin duda que hay una sexualización y –es curioso– según he visto son juguetes que gustan tanto a niñas como a niños. Las unas los asumen en su rol materno y los otros como papás. Sexualizar el juego le da seguridad a los infantes y les permite crecen con mayor autoestima, eso (pese a lo que pareces decir) sería un punto positivo de los monitos estos. La parte «fresa» y «elitista» sí me cae gorda, pero no llega ni con mucho a ser racista o discriminatoria. En todo caso, apela a un estilo de formación que ya se ofrece en las casas donde dichos productos son exitosos.

  • Estos populares muñecos guardan un secreto muy responsable.

    Tengo que confesar que la vez que conocí la línea de juguetes neonatos de Distroller, los artículos (incubadora, oxigeno, medicamentos, cartilla de vacunación, etc) y el nombre que los representaba casi merito me indignaba y no por el hecho de pensar en situaciones de racismo, sexismo, sexualización de la infancia, lenguaje fresa, comportamiento cool, y elitismo ( inumerables juguetes se relacionan con esto) sino por el dolor que me causó haber tenido un Ksi.Merito de carne y hueso de 27 semanas de gestación, con 1000 gramos de peso, 35 centímetros de talla y la gran inmadurez que presentaba, misma que lo colocaba en una situación de vulnerabilidad importante con gran riesgo de enfermedades asociadas, ceguera, sordera, enfermedad neurológica importante e incluso la muerte. 90 días permaneció internado en la unidad de cuidados intensivos neonatales en la que sólo los padres teníamos acceso, mi esposo y yo sufrimos y también los abuelos, los tío, los amigos, y también las hermanas y ellas mucho muchoooo.
    ¿que representación mental tenían mis hijas respecto a un hermano del que se hablaba, pero que no conocían? ¿que representación mental tenían mis hijas de un lugar en el que su hermano se encontraba, inaccesible para ellas? ¿Que representación mental tenían de un ser desconocido que hacía llorar a sus padres, que robaba la atención de sus padres, que les generaba sentimiento de amor y odio a mismo tiempo? ¿Que pensaban de aquel ser culpable de que sus padres las abandonaran? ¿Qué vínculo de amor fraternal se gestaba entre los hermanos que no se conocían? ¿ y si se muere?. !Que gran carga para un ser tan pequeñito!. Esas respuestas de ellas no las tengo y por fortuna y bendiciones de la vida mi hijo no formó parte de las gran estadística de los prematuros fallecidos.
    Cuándo conocí a Ksi.Merito casi me engancho en los mal intencionados comentarios, en el dolor de lo que no fue con mi embarazo y en la protesta de que la prematurez no es un juego, casi merito me dejo llevar por lo negativo y de pronto recordé lo que este texto expresa de manera puntual y que a continuación textualmente transcribo:

    » A través de los juguetes niños y niñas pueden representar imágenes, personajes y escenas del mundo real al tiempo que interactúan con sus propias fantasías y con las ideas de sus compañeros de juego. Ellos exploran su mundo, refuerzan su autoimagen, manifiestan sus sentimientos, temores y preocupaciones y convierten esta actividad en una vía para resolver sus conflictos»

    Y de pronto lo ví ¡Ksi.Merito es un juguete¡ !Ksi.Merito es un prematuro!

    Por suerte y por mi gran hábito de ver casi siempre lo positivo Ksi-Merito es un gran aliado de los bebés prematuros hospitalizados e ingresados en la unidad de cuidados intensivos neonatales, a través de un protocolo de intervención e investigación y teniendo como herramienta lúdica a Ksi-Merito y sus insumos hemos logrado la preparación profilactica en hermanos mayores y estos no solo han visitado a sus hermanos en la UCIN, sino que han introyectado en su ser la realidad familiar, la situación de riesgo, la posibilidad de mayor atención al bebé que llegará a casa, han clarificado su mente y ahora si hay una representación real fortaleciendo un vínculo fraternal y aminorando estados emocionales de confusión y sentimiento de abandono originados por un ser imaginario. Hemos fortalecido el amor entre hermanos y todo esto ha sido posible con el apoyo de la empresa Distroller y su prematuro Ksi-Merito.

    ¿ Tienes idea del problema de salud mundial que representa el nacimiento prematuro? ¿Conoces el impacto de la prematurez en la familia? ¿En verdad podemos aseverar que Distroller y Fundación Amparito carecen de responsabilidad social? ¿A caso Ksi-merito no representa, en su condición de cigoto lúdico, un valor agregado al vínculo de amor entre hermanos ante el nacimiento prematuro ?
    Tal vez tienes que tener un Ksi-merito de carne y hueso para ver más allá y rescatar lo bueno de todas las cosas.

    Lic. Psic. Angélica Gómez
    Presidenta Fundadora
    Asociación Mexicana Para Padres de Niños Prematuros, Pequeño NuNu AC
    http://www.pequenonunu.org
    Face Book: Pequeño NuNu
    Visítanos y a tráves de nuestro testimonio visual se testigo de las bondades de Ksi.Merito, si estás intresado en conocer nuestra labor social y nuestra responsabilidad con las familias prematuras acércate a nosotros.

  • Muchas gracias por tu comentario, Angélica. Lo he encontrado realmente enriquecedor.
    Como comunicóloga especializada en mercadotecnia, soy una firme creyente de que un mal enfoque de comunicación puede entorpecer la construcción de valor alrededor de cualquier producto, por bueno que este sea. Para puntualizar no creo que existan organizaciones buenas, malas o que carezcan de responsabilidad social; creo que muchas hacen esfuerzos loables y que todas pueden cometer errores.

    El caso de los ksi-meritos me parece relevante porque al igual que tú, considero que se trata de un concepto que pudo tener un gran valor didáctico y terapéutico; desafortunadamente también es cierto que fue rodeado con antivalores que destacan en su comunicación. El uso virtuoso del producto es loable, ojalá que pronto la marca pueda comunicar adecuadamente los beneficios que tú has encontrado y se acerque a organizaciones que puedan maximizar ese impacto.

    ¡Saludos!

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Caballocalco No. 42 Int 28, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact