Qué pasará con #MeToo en 2019 – ExpokNews

Esta experta comparte algunas de las políticas que impulsara #MeToo en 2019.

Desde su reaparición, este movimiento ha destapado una gran cantidad de casos por abuso y acoso sexual que no se tolerarán más. Ahora, #MeToo en 2019, impulsará una serie de cambios en el mundo que impulsarán políticas más responsables y sanciones más estrictas.

#MeToo… más que un movimiento

La iniciativa surgió en los años 70 y fue impulsada por un grupo de académicas feministas, quienes le dieron el nombre #MeToo como fruto del análisis de sus propias experiencias con los hombres dentro del mundo laboral.

En 1996, la activista Tarana Burke volvió a darle fuerza al movimiento después de que escuchó el testimonio de una niña que no tuvo la posibilidad de hacerle frente y denunciar a su agresor.

Sin embargo, fue hasta el 2017 cuando #MeToo tomó mayor relevancia gracias a la actriz Alyssa Milano, quien invitó a las mujeres a denunciar casos de abuso y acoso en Twitter y retomó la lucha de Tarana y las fundadoras del movimiento.

Posterior a esta publicación, y a través del hashtag #MeToo, miles de mujeres empezaron a tomar posesión de las redes para compartir sus historias y denunciar el abuso que se ha vivido durante años.

El primer caso en destaparse fue el de Harvey Weinstein, un productor que fue acusado por cometer varios delitos relacionados con este comportamiento ilegal y a partir de aquí, #MeToo ha generado una serie de cambios y empoderado a miles de mujeres que ya no están dispuestas a callarse una vez más.

Los periodistas del New York Times, Jodi Kantor y Megan Twohey, compartieron recientemente que a un año de recuerdos dolorosos y una lucha constante por defender lo que es justo, aún queda camino por recorrer, sobre todo porque la discusión sobre el hostigamiento y la agresión no tiene un final a la vista.

#MeToo en 2019, ¿qué nos espera?

Existen ciertos movimientos que se deberán realizar para lograr cambios importantes dentro del movimiento #MeToo en 2019 y que involucran a la sociedad, gobierno y empresas.

Repasemos algunos que pueden lograr incentivar un cambio cultural, cláusulas más estrictas en las empresas y espacios más seguros.

1-. Protección a colaboradores

Nicole Sanchez, CEO de Vaya Consulting, quien ayuda a las empresas de tecnología a diversificar sus fuerzas laborales, dice que las grandes empresas tecnológicas como Google, han tomado medidas para luchar contra el acoso y el abuso sexual.

Este cambio puede alentar a otros equipos de tecnología a hacer lo mismo y a desarrollar políticas que no permitan cláusulas, como el arbitraje forzado.

Aunque señala que si bien la finalización del arbitraje forzado es un gran paso, aún protege a una clase más privilegiada de trabajadores tecnológicos.

(Mohd Zakir/Hindustan Times/Getty Images)

Mohd Zakir/Hindustan Times/ Getty Images

«La preocupación que tengo es que todavía existe una clase de colaboradores que es vulnerable», dice Sánchez.

La plantilla de trabajo subcontratada, como las personas de limpieza, es una parte clave de la fuerza laboral de tecnología, y este personal que apoya a la industria no necesariamente ha sido parte de la conversación.

«Incluso cuando hablamos de la igualdad salarial para las mujeres, en general, el movimiento no ha hablado adecuadamente y ha impulsado una agenda en torno a las mujeres con menores salarios en la fuerza laboral», dice.

Nicole Sánchez espera que para 2019 el movimiento #MeToo, también pueda impulsar más la solidaridad entre las diferentes clases de colaboradores de tecnología.

Esto quiere decir que se debe crear una política laboral que también proteja al personal que es subcontratado para una compañía.

Por otra parte, Sánchez recomienda que las empresas capaciten a su plantilla de trabajo con respecto a qué es el acoso sexual, cómo identificarlo y cómo actuar.

Además de evitar que las compañías sigan protegiéndose ante las acusaciones con pautas, como la propiedad intelectual de una empresa.


2-. Diversidad y políticas de protección

Sánchez comparte que durante estos últimos meses, las empresas se han ido diversificando y con ellas la forma de pensar de algunos de sus colaboradores y líderes.

Esta cambio de pensamiento permite que las personas responsables de cada área puedan abogar por aquel personal que se encuentra aún en estado de vulnerabilidad.

Qué pasará con #MeToo en 2019

Fotografía de Patrick T. Fallon / Reuters

“Si toma mi experiencia, por ejemplo, soy latina y mis padres eran trabajadores de servicio. Ahora puedo llevar la conversación sobre la humanización del personal de limpieza a una sala de juntas ejecutiva», señala.

Para este año, Sánchez espera que las compañías puedan tener una comunicación más abierta con todo el personal que forma parte de la compañía, aunque este subcontratada, y así ofrecer políticas tangibles para ellos.

Esto menciona que sin importar el rubro de la grande, mediana o pequeña marca, se deben contar con políticas que protejan al personal y les ofrezcan mejores oportunidades de vida y la libertad de poder alzar la voz sin temor a represalias.


3-. Inclusión y respeto

Como epicentro de Hollywood y de la industria tecnológica, California está haciendo movimientos para proteger mejor a los la plantilla de trabajo de los abusos que se pueden dar dentro de las compañías.

El gobernador de California, Jerry Brown, promulgó varios proyectos de ley que entrarán en vigencia en 2019. La mayoría de estas iniciativas deberían reducir el poder de los acuerdos de no divulgación.

Uno de esos proyectos prohíbe las cláusulas de no divulgación en los asentamientos que involucran conducta sexual inapropiada o discriminación; en otras palabras, nadie puede ser obligado a guardar silencio sobre los abusos que experimentaron.

Eso incluye prohibir cualquier tipo de multa que pueda impedir que las mujeres testifiquen, como fue el caso de McKayla Maroney, una de las gimnastas que fue abusada sexualmente por Larry Nassar.

Otra cláusula prohíbe que las compañías obliguen a las personas a anular su derecho legal de divulgar el acoso sexual en el lugar de trabajo, como un término de empleo o a cambio de un aumento o promoción.

https://www.wsj.com/articles/after-metoo-those-who-report-harassment-still-risk-retaliation-11544643939

Esto también prohíbe a las compañías tomar algún tipo de represalia contra la víctima que haya denunciado a su agresor.

Una iniciativa más que se impulsará en California intenta abordar el escaso número de mujeres en juntas corporativas, al exigir que todas las empresas que cotizan en bolsa deben contar al menos con una mujer en su junta directiva para fines de 2019 y tres o más para 2021.

Las políticas que se realizarán en California ofrecen solo algunas de las cláusulas más radicales en los Estados Unidos que abarcan temas de acoso sexual.

También ilustran lo complejo que puede ser ofrecer apoyo legal a las víctimas de discriminación y acoso sexual, o incluso abordar la raíz del problema.

Pero quienes siguen el movimiento #MeToo en 2019, se muestran positivos ante un cambio cultural respetuoso, inclusivo y sobre todo que proteja a las personas y sancione actitudes inadecuadas en cualquier ámbito.

Acerca del autor

Expok

Expok es una consultora y medio en responsabilidad corporativa. En este portal, creamos y curamos contenidos para el nicho interesado en la RSE y la sustentabilidad.

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]