Gobierno Noticias RSE

¿Qué hacer con los colaboradores no vacunados? La propuesta de Ikea

¿Qué hacer con los colaboradores no vacunados? La propuesta de Ikea
Escrito por ExpokNews

Tomando en serio su compromiso responsable, Ikea impone a sus colaboradores no vacunados un castigo tácito.

Los mandatos federales de vacunación contra la COVID-19 continúan siendo objeto de lucha en los tribunales, pero algunas empresas líderes están creando medidas por su cuenta.

De acuerdo con Triple Pundit, recientemente Ikea está imponiendo una tasa más baja de pago por enfermedad a sus colaboradores no vacunados del Reino Unido que den positivo en las pruebas del virus, y estas acciones podrían extenderse a Estados Unidos. 

Colaboradores no vacunados

La decisión de Ikea es, en cierto modo, única en el Reino Unido —país que exige a las compañías un nivel mínimo de indemnización por enfermedad a las y los trabajadores—. Las corporaciones también pueden ofrecer una paga por alguna afección muy superior a la mínima exigida. 

¿Qué hacer con los colaboradores no vacunados? La propuesta de Ikea

Tal como informan la BBC y otros medios de comunicación británicos, Ikea solo dará una baja por enfermedad con el salario completo más alto al personal vacunado que tenga que estar en cuarentena debido a un resultado positivo.

Quienes no estén vacunados por embarazo u otra condición médica verificable, que se los impida, también tendrán derecho a la compensación completa. En tanto, los empleados no vacunados que den positivo recibirán el «monto por enfermedad reglamentaria» que estipula el Gobierno y que es de únicamente 96.35 libras esterlinas a la semana, es decir, unos 130 dólares. 

Ikea no recompensará el comportamiento irresponsable durante una pandemia 

A la luz de la tasa relativamente alta de infecciones atribuidas a la variante Ómicron, la determinación de Ikea parece ser un intento para evitar premiar el comportamiento irresponsable durante la pandemia. Por lo que otras compañías harían bien en prestar atención al compromiso subyacente. 

El personal vacunado que dé positivo debido a una infección por disrupción, puede no ser sintomático, pero la normativa del Reino Unido exige que se aísle. No obstante, Ikea ha actuado basándose en la información más fiable disponible, es decir, en las recomendaciones de los expertos en salud pública, por lo que su iniciativa premia a quienes se vacunen. 

¿Qué hacer con los colaboradores no vacunados? La propuesta de Ikea

Por el contrario, las y los colaboradores no vacunados han apostado por sus propias fuentes de información preferidas, o, tal vez, por ninguna información real. Proporcionarles la paga por enfermedad más alta solo serviría para poner el sello de aprobación de la empresa a un comportamiento irresponsable. Por tanto, la decisión de Ikea los castiga con una menor indemnización. 

Es posible que Ikea prefiera no dar ninguna indemnización por enfermedad al personal por elección no vacunado, que se contagie, pero la legislación laboral británica pide al menos el mínimo de 96.35 libras. Pese a esto, la decisión de Ikea debería enviar una señal a otros empleadores que intentan distinguir entre un comportamiento sano y otro imprudente en medio de una crisis sanitaria.

Los colaboradores no vacunados suponen un peligro potencial para otros empleados, clientes y consumidores. Además, socavan todo el concepto de las iniciativas de bienestar colectivo. Muchas compañías han apostado su reputación en promover campañas de inmunización y en otras precauciones de seguridad en el trabajo para que al final algunos de sus propios integrantes elijan no vacunarse. 

Próximos pasos para los empresarios estadounidenses 

En los Estados Unidos, los empleadores con obligaciones de vacunación suelen ofrecer a las y los trabajadores no vacunados una opción de prueba para evitar el despido. Este movimiento obtuvo el apoyo del presidente Biden, quien ordenó que se fijara un plazo para que todas las empresas con más de 100 empleados impusieran un mandato de vacunación con esta alternativa.

La orden se suma otra anterior para empleados y contratistas federales. Si esos decretos se mantienen en los tribunales, ayudarían a crear un entorno legal más favorable para que el sector privado imponga sus propias normativas, sin elección. 

Citigroup, por ejemplo, no está esperando. En días pasados, Reuters informó que los empleados de esta corporación que no estén vacunados a partir del 14 de enero, serán dados de baja sin sueldo y despedidos a finales de mes. Lo más probable es que otras grupos de servicios financieros hagan lo mismo. 

¿Qué hacer con los colaboradores no vacunados? La propuesta de Ikea

Como en el caso de Ikea, la cuestión es la equidad y la responsabilidad. Los bancos y otras grandes instituciones están intentando que sus trabajadores a distancia vuelvan a la oficina. Sin un mandato de vacunación, se enfrentan a la perspectiva de que el personal vacunado abandone sus puestos en busca de otros donde no permitan un comportamiento irresponsable y potencialmente mortal. 

De un goteo a una avalancha 

Hasta ahora, muy pocas empresas de alto nivel se han aventurado a despedir a empleados no vacunados. La decisión de Ikea y el liderazgo firme de Citigroup podrían ayudar a estimular a otros a actuar. 

United Airlines es uno de los pocos ejemplos de acción corporativa contundente. El pasado otoño, la compañía despidió a más de 200 colaboradores no vacunados. Otras aerolíneas habían expresado su interés en los mandatos, pero luego se echaron para atrás. 

Google podría ser el siguiente. Según se informa, la empresa ha previsto una fecha límite para la vacunación, el 18 de enero, tras la cual los empleados no vacunados tendrán 30 días de permiso administrativo remunerado para reflexionar. Si eso no sirve, les ofrecerá una ventana de permiso personal no remunerado de hasta seis meses antes de la terminación. 

De igual forma, el ámbito sanitario ha empezado a activarse. Muestra de ello, es el centro médico sin ánimo de lucro, Mayo Clinic, que despidió a unos 700 personas no vacunadas, es decir, alrededor del 1% de su plantilla, después de que no cumplieran el plazo para hacerlo.

Políticas públicas y privadas

Lamentablemente, algunos responsables de las políticas públicas se han desvivido por frustrar una respuesta nacional coordinada y eficaz a la pandemia. El expresidente Trump no articuló un enfoque basado en la ciencia en el primer año del virus, y sus esfuerzos por minimizar el peligro continuaron extendiéndose a nivel de la política estatal en 2021. 

politicas eu vacunas

El impacto en los empleadores puede ser significativo, dependiendo de dónde se encuentren sus operaciones. En la mayoría de los estados de EE. UU., los mandatos de vacunación están respaldados por las regulaciones locales de desempleo que retienen los beneficios a las personas despedidas debido al incumplimiento en su esquema. 

Sin embargo, el pasado otoño los gobernadores de Florida, Iowa, Kansas y Tennessee firmaron proyectos de ley que proporcionan prestaciones al personal no vacunado que sea despedido. Forbes informa de que el estado de Arkansas se ha unido a la lista. 

Los observadores jurídicos prevén que el Tribunal Supremo de EE.UU. no confirmará los mandatos federales de vacunación. Eso sería más que irónico teniendo en cuenta la represión de los derechos reproductivos de las mujeres, expresada a través de la toma de decisiones conservadoras en el sistema jurídico. 

Enfrentados a estos vientos en contra, los líderes corporativos tendrán que luchar aún más para articular y hacer cumplir sus propias políticas, que sigan la ciencia de la salud pública y estén arraigadas en la responsabilidad y la equidad. 

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario