Ambiental Gobierno Noticias RSE

Qué es micromovilidad y por qué es una alternativa sustentable

Qué es micromovilidad y por qué es una alternativa sustentable
Escrito por ExpokNews

Te presentamos un ejemplo de qué es la micromovilidad y cómo funciona en cualquier ciudad situada en un terreno llano o con pavimento.

Colinas empinadas, calles adoquinadas, aceras pavimentadas de basalto y piedra caliza —por no hablar de la rica comida y la repostería, además del vino que fluye libremente y que haría que cualquier persona se sintiera recelosa de montar en cualquier cosa con dos ruedas—, la primera impresión al pasear por Lisboa es que la micromovilidad difícilmente sería una opción para moverse por la capital de Portugal.

Una introducción a la micromovilidad en Lisboa

La verdad sobre las opciones de micromovilidad en Lisboa (y en otras ciudades de Portugal) es que los scooters eléctricos, las bicicletas (gracias a Gira) y las e-bikes ayudan a que Lisboa no solo sea un placer explorar, sino que son un paso adelante para la vida sostenible, los desplazamientos y la noción de “ciudades inteligentes”.

La facilidad para abordar un scooter o una bicicleta complementa las inversiones adicionales de la ciudad en transporte público, por no mencionar que las empresas de transporte compartido como Uber y Bolt hacen que pedir un coche eléctrico en Lisboa y Oporto sea tan cómodo como reservar un coche de diesel o gasolina.

Las inversiones en la mejora de las infraestructuras de la ciudad son uno de los muchos factores que han contribuido a que Lisboa se recupere de las profundidades que alcanzó durante la crisis financiera mundial de 2008-2009.

Desde entonces, la ciudad se ha embarcado en una agresiva estrategia de transporte, cuyos resultados incluyen subvención tras subvención procedentes de la Unión Europea, con fondos destinados a proyectos como la ampliación del sistema de metro de la ciudad o la modernización de su icónica red de tranvías.

En este renacimiento se ha incluido la llegada de los scooters y las bicicletas a toda la ciudad. La transición no ha sido necesariamente fácil. Al igual que las ciudades del otro lado del charco, en Estados Unidos, Lisboa soportó su parte de caos de scooters, y las empresas que prestaban estos servicios pagaban a su vez un flujo constante de multas mientras sus mercancías eran desechadas por las aceras de la ciudad.

Micromovilidad: Por dónde empezar

La zona cero para experimentar la cultura del scooter en Lisboa es la Praça do Comércio, que simboliza la transformación de la ciudad. Ya en los años 80, la plaza pública, que da al río Tajo se utilizaba como aparcamiento. En las inmediaciones hay una estación de metro y de tren local

En un principio, la aparición de todos estos scooters podría resultar chocante para quienes definen la micromovilidad como llamar a un taxi. Sí, hay muchas imágenes de visitantes torpes encontrando el equilibrio en un scooter, una visión que hace que cualquier imagen de tus padres y abuelos deslizándose en un tour en Segway parezca un elegante cisne.

Qué es micromovilidad y por qué es una alternativa sustentable

Pero un viaje a bordo de un scooter para explorar más de Lisboa demuestra cómo estos servicios se han convertido en una parte vital del sistema de transporte de la ciudad. TriplePundit probó el sistema para llegar a algunos lugares apartados y puede dar fe de que, a pesar de la orografía de la ciudad, la micromovilidad en Lisboa funciona, y funciona bien.

Varias empresas ofrecen scooters en esta ciudad de 540,000 habitantes. Las que tienen mayor presencia son Bird, Bolt, Lime y Link. La mayoría cobran tarifas similares: un euro o incluso menos para desbloquear, y después entre 10 y 25 céntimos por minuto.

Bolt adoptaba una postura agresiva en cuanto a los precios: El desbloqueo no cuesta nada, y el trayecto cuesta unos 10 céntimos por minuto; algunos trayectos tenían más descuentos. Todos ofrecían algún tipo de promesa de que cuanto más se usara, más se ahorraría.

La micromovilidad en Lisboa, como en casi cualquier ciudad, depende en gran medida de los carriles para bicicletas. En comparación con otras ciudades europeas, como Ámsterdam o Estocolmo, o a un océano de distancia, como Nueva York o Bogotá, la red de carriles para bicis de Lisboa es limitada.

Qué es micromovilidad y por qué es una alternativa sustentable

Gran parte de ello puede atribuirse a su terreno montañoso y al hecho de que, a pesar del rediseño de la ciudad tras el terremoto de 1755, muchas de sus sinuosas calles son estupendas para hacer fotos de postal, pero no son adecuadas para ir en bicicleta.

Dependiendo de la fuente citada, circular por las aceras está mal visto, en el peor de los casos, y es merecedor de una infracción de tráfico, pero hay muchos lisboetas circulando por las calles adoquinadas y por las encantadoras aceras con pavimento portugués.

Lograr ese último kilómetro

A juzgar por el número de trabajadores que se observan en traje, los scooters y otras opciones de movilidad se han convertido en algo habitual para los lugareños, no sólo para los que están de visita con pasaporte.

De hecho, algunas de las acrobacias de los scooters son impresionantes. En resumen: Los scooters parecen ser un método de transporte rentable y oportuno, tanto si nos desplazamos por los carriles para bicicletas bajo el puente 25 de abril de la ciudad (construido por la misma empresa que construyó el puente Golden Gate), como si completamos los recados en el barrio de Campo Pequeño con una vuelta a la plaza de toros de la ciudad.

No es que los scooters sean siempre fáciles de contratar y desechar…

La facilidad para explorar Lisboa en scooter tiene una salvedad: el aparcamiento. Encontrar un lugar para despedirse de un scooter fue casi cómico. Mientras que aparcar un scooter Bolt o Link parece un proceso relativamente sencillo, no ocurrió lo mismo con Lime, probablemente porque todos conocemos los gritos de protesta y disgusto que generó Lime en Estados Unidos hace unos años, donde las imágenes de ellos esparcidos por las aceras llevaron a algunos a ser arrojados a cuerpos de agua.

Estaba claro que Lime era extraordinariamente prudente para evitar cualquier multa o carta desagradable de las autoridades locales. Aparcar cerca de una estación de metro o de una parada de autobús, junto a una fila de scooters Link o Bolt, era una propuesta poco afortunada.

Curiosamente, aparcar un scooter Lime junto a otro scooter Lime, o dos o cinco, también resultó ser una tarea frustrante. Para dar crédito a Lime, un exasperado correo electrónico que se quejaba del cargo de un viaje generado por el tiempo perdido en aparcar más que en desplazarse del punto A al B fue respondido con un reembolso completo.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario