RSE

Pugnas de la Industria Farmacéutica ante Cofepris

Pfizer y Eli Lilly lograron retirar registros de Apotex y Rimsa por violar patentes, pero el reto es sacarlos de farmacias.

Por si no fuera ya demasiada carga de trabajo el culminar este mes con la recepción de solicitudes para una completa depuración de los medicamentos del país, la Cofepris, encabezada por Miguel Ángel Toscano, trabaja a marchas forzadas para dirimir diversos conflictos entre los laboratorios de patente y los de genéricos.

Desfilan por el edificio de nuestra autoridad sanitaria demandas contra laboratorios como Merck, de Rogelio Ambrossi, o Novartis, de Sergio Duplan, por haber echado mano de la mercadotecnia para ofrecer un regalo a los consumidores en la compra de alguno de sus productos.

Sin embargo, entre el montón de demandas y asuntos legales hay casos más relevantes como el de Pfizer, de Jorge Bracero, contra la canadiense Apotex, que dirige Héctor Carrillo.

En este caso el megagigante estadounidense logró, mediante demandas en tribunales, eliminar el registro de Apodefil, un genérico acusado de violar la patente aún no vencida del medicamento Viagra (Sildenafil). Apotex llegó incluso a venderle al ISSSTE su genérico por estar en el cuadro básico.

Similar fue el resultado que se obtuvo en el conflicto entre Eli Lilly, de Carlos Baños, y la mexicana Rimsa, de Luis Jorge Pérez. Esta última fue acusada de violar por varios meses las leyes de propiedad industrial con sus medicamentos genéricos Diaberil y Diabemed; al final –al igual que Pfizer- ganó Lilly y la Cofepris terminó retirando el registro para ambos fármacos de Rimsa.

Son aún varios los juicios donde está por resolverse el destino de los productos acusados de violar patentes. Los laboratorios de innovadores esperan que vayan teniendo un destino similar a los de Rimsa y Apotex. Pero al mismo tiempo saben que el verdadero reto es sacar estos productos de las farmacias y del mercado, porque ninguna autoridad tiene dicha atribución. Le piden a la Cofepris que haga algo por sacarlos pero en realidad a ésta sólo le corresponde otorgar y quitar registros, no retirar del mercado.

De acuerdo con las empresas de innovadores, al ya no contar con su correspondiente registro sanitario, dichos genéricos se convierten en medicamentos pirata, y por lo tanto correspondería combatirlos dentro de los operativos conjuntos con la PGR.
Pero mientras eso no se haga, y los médicos sigan prescribiéndolos y al mismo tiempo sigan encontrándose en farmacias, las trasnacionales no tienen herramientas para concretar por completo su triunfo en tribunales.

Lo que sí, es que para la Comisión de Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) no debe ser nada fácil su papel entre muchos fuegos. Le toca apoyar los esfuerzos para hacer más accesibles los medicamentos y una mayor cobertura de salud, pero al mismo tiempo hacerle caso al Instituto de Propiedad Intelectual (IMPI), de Jorge Amigo que le enlista en la gaceta de medicamentos los que están protegidos, y a los jueces cuando le piden retire registros otorgados indebidamente.

Lenta, la vacuna antiinfluenza
De los 20 millones de vacunas contra el virus de la influenza AH1N1 que recibió México, sólo 3.5 millones se han aplicado. Ni la sexta parte…
Y es que el camino que recorren es largo: llegan al aeropuerto, pasan por Cofepris, luego a los Laboratorios Birmex y éstos las mandan a los almacenes estatales; de ahí las envían a los almacenes jurisdiccionales, y luego reparten las vacunas a las diferentes unidades médicas. No se entiende este proceso tan laberíntico, pues seguro es más costoso y evidentemente muy lento. Urge hacer algo porque para abril se espera una tercera oleada de infectados por el AH1N1 y con una eficaz aplicación de la vacuna podría atenuarse.

El Economista, Empresas y Negocios, pag. 29
Puede leer la nota completa dando Click sobre la imagen para ampliar

pugnas

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]