Academia

Prueban el auto eléctrico más pequeño del mundo

Los científicos dieron a conocer lo que consideran el “automóvil eléctrico” más pequeño del mundo, el cual se hizo a partir de una molécula cuidadosamente diseñada.

Con 10 impulsos eléctricos, el vehículo logró moverse una distancia microscópica: seis mil millonésimas de un metro.

La molécula tiene cuatro ramificaciones que funcionan como ruedas, las cuales se mueven cuando una diminuta punta metálica les pasa corriente.

La investigación, que se publicó en la revista especializada Nature, forma parte de esfuerzos recientes en el ámbito de la ciencia a escala miniatura, mejor conocida como nanotecnología.

La “batería” del automóvil se encuentra en la ruta de lo que sus creadores denominan como túnel microscópico, un punto de metal extraordinariamente fino que termina en sólo un átomo o dos.

A medida que la punta se acerca a la molécula, los electrones se activan.

El motor de la pieza recae en cuatro “rotores moleculares” que funcionan como las ruedas y que cambian de forma cuando absorben los electrones.

En los últimos años se ha desarrollado una amplia variedad de máquinas a las que se les han incorporado diversas partes minúsculas, como trozos de metal o semiconductores.

La construcción de moléculas es otro tema, señaló Tibor Kudernac, un químico de la Universidad de Twente, en Holanda, y uno de los autores del estudio.

“Si ves a tu alrededor, en todos los sistemas biológicos existe un vasto número de máquinas y rotores moleculares basados en proteínas, que cumplen funciones importantes y lo hacen de una gran manera. Por ejemplo, la contracción muscular se basa en motores de proteínas”, explicó.

“(Este vehículo) es una demostración simple de que podemos alcanzar cualquier cosa como esa. Es un hallazgo importante y pienso que motivará a la gente a pensar más desde un punto de vista de sus aplicaciones (prácticas)”.

El especialista señala que la primera tarea es trabajar en condiciones normales. El actual prototipo se hizo a temperaturas de -266 grados centígrados y en un sistema al vacío.

Aunque cada aplicación potencial requerirá una máquina molecular nueva, Kudernac se mantiene optimista.

Fuente: Impreso.milenio.com
Publicada: 11 de noviembre de 2011.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario