Comunicados de Prensa RSE

Protección al Medio Ambiente, algo más que una responsabilidad legal

RSE

Una política ambiental implica la optimización del uso de los recursos para garantizar beneficios económicos para la empresa.

En México, cada vez más se le da importancia al aspecto ambiental, ya que diversos sectores empresariales lo toman para ser sustentables y de esta manera maximizar la eficiencia para controlar y mejorar el rendimiento medioambiental de una organización.

En el primer semestre del año se publicó la Ley Federal de Responsabilidad Ambiental en el Diario Oficial de la Federación, en la cual se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones, cuyo propósito es la compensación de daños ocasionados al ambiente.

La ley cita textualmente que, a efecto de otorgar certidumbre e inducir a los agentes económicos a asumir los costos de los daños ocasionados al ambiente, la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) deberá establecer paulatinamente normas oficiales mexicanas, que tengan por objeto establecer caso por caso y atendiendo la ley de la materia, las cantidades mínimas de deterioro, pérdida, cambio, menoscabo, afectación, modificación y contaminación, necesarias para considerarlos como adversos y dañosos. Para ello, se garantizará que dichas cantidades sean significativas y se consideren, entre otros criterios, el de la capacidad de regeneración de los elementos naturales.

Invariablemente de la profundidad de la ley, se destacan puntos que pueden poner en riesgo el funcionamiento y continuidad de una empresa. Es así como las sanciones económicas son parte de esta compensación y la ley establece dos montos, dependiendo la persona de que se trate; ya sea física o moral. Se estiman sanciones de aproximadamente $20 mil a más de $3 millones de pesos para personas físicas y de $60 mil a más de $38 millones de pesos para personas morales.

Bajo esta premisa, el principio de «el que contamina, paga» se encuentra plasmado en el artículo 10 de la Ley Federal de Responsabilidad Ambiental y para reducir estas multas es mejor estar preparado con un sistema de gestión que ayude a controlar y mejorar el rendimiento medioambiental de una organización. La ISO 14001 es una norma aceptada internacionalmente que establece cómo implementar un sistema de gestión medioambiental (SGM) eficaz y se ha concebido para gestionar el delicado equilibrio entre el mantenimiento de la rentabilidad y la reducción del impacto medioambiental. «ISO 14001 provee un marco de trabajo para minimizar residuos de desperdicio y ahorro de energía, por lo que hay que pensar que la protección ambiental debe ser una obligación moral, más que legal», dijo Carlos Pérez, Instructor de BSI Group México.

«De acuerdo con datos de la Secretaría de Economía, en México por lo menos el 8% de las empresas están certificadas en ISO 14001, en un parámetro que incluye las normas ISO 9001 en sus versiones 2000 y 2008, dando un total de 148 empresas en los últimos cuatro años, sin embargo esta cifra se incrementará con el paso de los años», agregó Pérez. Esta norma tiene los siguientes beneficios:

* Permite una operación más eficiente, competitiva y rentable

* Ayuda a proteger la organización contra incidentes ambientales

* Ahorro de costos

* Permite la apertura de nuevos y valiosos mercados

* Impulsa el reconocimiento de la organización por la comunidad local y global

* Apoya la optimización de recursos administrativos

Un SGM efectivo puede asegurar la meta de mayor sustentabilidad. La ventaja que ofrece esta herramienta de gestión es que proporciona un proceso sistemático, el cual se basa en los principios del «Ciclo de Mejora de Deming», que consiste en planificar, ejecutar, comprobar y ajustar la gestión ambiental de forma permanente y asegurar con ello niveles de comportamiento ambiental cada vez más elevados.

Comunicado de Prensa

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Caballocalco No. 42 Int 28, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact