Nutrición para días grandiosos

Prepara una cena romántica y saludable este San Valentín

Kelloggs

Una cena siempre es una excelente opción para celebrar una ocasión especial. Se acerca San Valentín y qué mejor que preparar los alimentos tú mismo para sorprender a tu pareja, demostrarle tu amor y de paso evitar la espera de comer en un restaurante en un día tan concurrido.

El preparar una cena en casa te da la oportunidad de elegir un menú rico y romántico, sin necesidad de descuidar lo saludable. Ya que aunque no lo creas existen distintas opciones de alimentos sanos que te permitirán ofrecer a tu invitado una velada que ambos disfrutarán.

A continuación te damos algunas sugerencias que puedes tomar en cuenta para tener una comida de tres tiempos saludable y equilibrada.

comida romántica vía shutterstock

comida romántica vía shutterstock

La velada puede iniciar con una ensalada ya sea de frutas, verduras o ambas, siendo una fuente rica en vitaminas y fibra; para aderezar la ensalada es preferible usar vinagretas o aceite de oliva. Si decides utilizar frutas, buscando dar un toque de romance, se pueden utilizar frutas exóticas que llamen la atención por su color, textura y sabor. Además se pueden incluir frutos secos como almendras, nueces y pistaches que contienen fitosteroles, sustancia que mantiene saludable el nivel de colesterol.

Se recomienda que la ensalada sea la entrada de la comida, ya que proporciona un estado de saciedad al organismo y prepara al estómago para el platillo principal.

Como plato fuerte puedes optar por un pescado empapelado con verduras al vapor o a la plancha, los pescados, sobretodo el salmón, tienen omega 3 que ayuda a mantener la grasa en la sangre dentro de los niveles normales.

Como postre puedes optar por una gelatina de fresa en forma de corazón, la cual es rica en proteínas, baja en calorías, fácil de digerir y ayuda a fortalecer los huesos. Sin embargo, si buscas algo más romántico otra opción puede ser cerrar la cena brindando con una copa de vino tinto y un platillo de chocolate amargo raspado o derretido sobre moras frescas. Las moras contienen antocianinas, que son un tipo de antioxidantes que ayudan a la salud cardiovascular, al igual el vino y el chocolate amargo que contienen resveratrol y flavonoides, otro tipo de antioxidantes que te protegen contra los radicales libres. El chocolate entre más obscuro o más amargo es mejor para la salud, pues contiene más propiedades.

Ahora ya sabes que no todo lo sano es sinónimo de aburrido. Lo importante de esta cena será disfrutar el momento con esa persona especial, pudiendo compartir ambos una comida saludable, balanceada y deliciosa.

Acerca del autor

Pamela Garcidueñas

Lic. en Ciencias de la Comunicación, egresada de la Universidad de La Salle Bajío, interesada en el conocimiento, la sociedad y el medio ambiente. Ha trabajado para distintas empresas formulando información de temas sociales; actualmente forma parte de Expok en el área de desarrollo de contenido.

Dejar un comentario