Ambiental

Por un México renovable

La Estrategia Nacional de Energía 2012-2026 (ENE), elaborada por la Secretaría de Energía (Sener), fija como meta una participación del 35 por ciento de energías limpias en la generación eléctrica dentro de 15 años, contra 20 por ciento actualmente. Esto es congruente con el artículo transitorio segundo de la Ley para el Aprovechamiento de Energías Renovables y el Financiamiento de la Transición Energética (LAERFTE), que establece: “La Sener fijará como meta una participación máxima del 65 por ciento de los combustibles fósiles en la generación de energía eléctrica para el año 2024, del 60 por ciento en 2035 y del 50 por ciento en el 2050”.

Así, se empieza a hacer esfuerzos por aumentar las metas de energías renovables en México, si bien la Sener plantea crecer fuerte en energía eólica, pero desconfía del potencial de las energías solar, geotérmica y bioenergía. En contradicción, propone un crecimiento de la producción de petróleo en 32 por ciento y la de gas natural en 77 por ciento de aquí al 2026. Para entender mejor la propuesta de la Sener sobre renovables, habría que separar la energía nuclear, la cual considera como energía “limpia” y con perspectiva de expansión.

Sin duda, México y el mundo requieren un plan mucho más ambicioso de transición hacia la energía renovable, por razones de sustentabilidad y cambio climático. En ese contexto, el World Wildlife Fund (WWF) ha dado a conocer un informe (The Energy Report, 100% Renewable Energy by 2050) que plantea una visión en la que la energía renovable cubriría todas las necesidades energéticas del mundo en el 2050, no sólo en generación eléctrica, sino en todos los usos de la energía.

Esta visión no coincide con lo que plantean las prospectivas energéticas convencionales, pero tampoco debe verse como algo fantasioso. Al contrario, dicho informe fue elaborado por Ecofys, una consultoría europea de primer nivel, y refleja una gran aspiración humana: el de frenar el deterioro ambiental y climático, atribuible a los combustibles fósiles, que ya amenaza gravemente la sustentabilidad y las condiciones de vida en el planeta.

Para alcanzar la meta, el WWF y Ecofys proponen cambios radicales en los estilos de vida y en las expectativas de la población mundial, pero sin renunciar al crecimiento económico. Aspiran a maximizar la eficiencia energética y apretar la demanda al grado de reducir el consumo de energía y cubrirlo íntegramente con fuentes renovables. Esto implica, entre otras cosas, que los productos y edificios sean muy eficientes en el uso de la energía, que se generen incentivos para el transporte público y la electrificación masiva del transporte, se promueva el uso de la bioenergía producida en forma sustentable y se desarrollen combustibles alternativos.

El informe del WWF-Ecofys encontró que las inversiones necesarias para llegar a su meta de entre 95 y 100 por ciento de renovables a nivel global serían de entre 1 y 2.5 por ciento del PIB global anualmente, pero antes del 2050 se generarían ahorros anuales sostenibles de cerca del 3.5 por ciento del PIB. Si se considera que los costos derivados del cambio climático podrían llegar a ser de entre 5 y 20 por ciento del PIB mundial, se trata de inversiones socialmente rentables desde el corto plazo.

El WWF México ha tomado la decisión de adaptar y aterrizar su informe global en la realidad energética de nuestro País. Su intención es tener lista su visión para México en unos meses. ¿Será algo más que una provocación intelectual? La verdad es que si no soñamos con un mundo mejor y un mejor país y si no trabajamos para alcanzar ese sueño, no lo podremos hacer realidad. Por eso, se espera con interés su informe sobre México.

Fuente: Reforma.com
Por: David Shields, analista de la industria energética.
Publicada: 13 de marzo de 2012.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario