Ambiental Gobierno Noticias RSE

¿Podrá la humanidad detener el calentamiento global en 2035?

¿Podrá la humanidad detener el calentamiento global en 2035?
Escrito por Corinna Acosta

¿Pueden la innovación y la colaboración empresarial hacer por el cambio climático lo que hicieron para combatir el COVID-19 y detener el calentamiento global?

Los líderes mundiales respiraron aliviados en febrero, cuando Estados Unidos se adhirió oficialmente al Acuerdo de París, cumpliendo el compromiso del Presidente Biden, el día de su investidura, con el acuerdo climático mundial de 2015, cuyo objetivo es detener el calentamiento global y limitarlo a menos de 2 °C.

De acuerdo con Fast Company, el alivio se transformó en asombro solo dos meses después, cuando se comprometió en el Día de la Tierra a reducir a la mitad las emisiones de gases de efecto invernadero de Estados Unidos para 2030, mientras Canadá y otros países se apresuraban a seguir su ejemplo.

Pero… ¿van estos ambiciosos planes lo suficientemente lejos y rápido? El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático ha advertido que el mundo necesita descarbonizarse por completo en 2030 para alcanzar los objetivos de París, 20 años antes de lo previsto.

Detener el calentamiento global

Aunque el gobierno de Biden planea respaldar sus intenciones con la Ley de Empleos Americanos de 2.25 billones de dólares —que incluye 174,000 millones de dólares para una red nacional de recarga de vehículos eléctricos, reembolsos por la compra de vehículos eléctricos fabricados en Estados Unidos y la electrificación de la flota federal de vehículos, junto con 100,000 millones de dólares para mejorar la red eléctrica—, ni siquiera el gobierno de Estados Unidos puede hacerlo solo.

detener el calentamiento global

La reconfiguración de la economía mundial en una década o menos exige los mismos niveles de innovación y colaboración empresarial que se vieron durante la pandemia, cuando los rivales farmacéuticos se apresuraron a sacar al mercado nuevas vacunas a una velocidad sin precedentes.

También requerirá que las empresas, sus accionistas, inversores y reguladores internalicen los riesgos de detener el cambio climático.

Las empresas están haciendo esto por sí mismas, no solo porque los accionistas lo quieran o porque sea lo correcto, sino porque es un buen negocio.

La demanda está ahí, las tecnologías están aquí, y empresas como la nuestra no sólo pueden desplegar las innovaciones internamente, sino que también podemos suministrarlas a nuestros clientes con mayor rapidez.

T. Madden, vicepresidenta senior y consejera general de Honeywell.

Madden hizo esta afirmación durante un debate en línea sobre lo que se necesitaría para detener el calentamiento global en 2035 con 15 años de antelación.

¿Cómo empezar?

Entonces, ¿por dónde empezamos? En 2017, Project Drawdown publicó su primer plan integral para detener las emisiones y reforzar los sumideros de carbono en tierra y mar.

Su lista de prioridades no incluía las centrales eléctricas de carbón ni los pasajeros frecuentes, sino los refrigerantes, unos gases increíblemente potentes que se encuentran en el interior de todos los frigoríficos y aparatos de aire acondicionado y que tienden a escaparse al final de su vida útil.

Si no se eliminan ahora y no en 2050, su eliminación podría costar unos 629,400 millones de dólares. Para ello, Honeywell ha lanzado su línea Solstice de refrigerantes líquidos de baja emisión de gases de efecto invernadero, que ahorra a sus clientes más de 200 millones de toneladas métricas de gases de efecto invernadero (GEI) desde que salieron al mercado.

detener el calentamiento global

Es sólo un ejemplo de lo que Evan van Hook, director de sostenibilidad de Honeywell, describió como “un almacén de tecnologías probadas” que ha permitido a la empresa reducir su propia intensidad de carbono en un 90% desde 2004.

Sin embargo, ninguna empresa puede hacerlo sola, y para obligar a los rezagados a ponerse al día hace falta algo más que una normativa draconiana. El U.S. Green Building Council (USGBC) creó la plantilla para una carrera voluntaria hacia la cima, impulsada por sus miembros, cuando desarrolló el primer sistema de calificación de Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental (LEED) para la construcción y el mantenimiento en 1993.

Hoy en día, el edificio medio LEED emite un 34% menos de emisiones y consume una cuarta parte menos de energía que otros comparables, lo que supone también un ahorro de miles de millones de dólares. Pero llevar sus emisiones a un nivel neto cero subraya la necesidad de pensar de forma sistémica en todos los sectores, dijo Mahesh Ramanujam, presidente y director general del USGBC.

Los fabricantes de productos deben centrarse en reinventar sus cadenas de suministro en las fases previas y en aumentar su divulgación en las fases posteriores.

También necesitamos tecnologías disruptivas para modernizar y descarbonizar las redes y las ciudades, junto con la adopción generalizada de energías renovables. Y necesitamos grandes políticas fiscales -mayores incentivos y mayores directrices- para que la construcción ecológica sea la norma.

“Normal” es la palabra clave

Normal es la palabra clave para llegar a cero rápidamente, las empresas no pueden considerar estas medidas únicamente como el ámbito de las iniciativas medioambientales, sociales y de gobierno corporativo, sino como parte de las actividades empresariales principales.

Lo ideal, señaló Madden, es que éstas tengan métricas y objetivos claros que puedan “medirse, seguirse y auditarse”, lo que describe un futuro próximo en el que los GEI cumplan los principios y prácticas contables generalmente aceptados.

Esto, a su vez, impulsará cambios en los modelos empresariales a medida que se conozcan los verdaderos costes del carbono.

detener el calentamiento global

Si las empresas van a comprometerse con esto, no puede ser solo palabrería.

Pero, ¿cuál es la mejor manera de conseguirlo? Van Hook apunta a las lecciones de la revolución de la posguerra en el control de calidad liderada por W. Edwards Deming.

“Empezó a pensar en términos de herramientas, pero al final se dio cuenta de que se trata de una transformación cultural, para que la calidad se incorpore al proceso”, explica Van Hook. Honeywell se esfuerza por hacer lo mismo con su sistema operativo interno del mismo nombre, con el que pretende alcanzar la neutralidad de carbono en 2035, justo a tiempo.

Nos hemos demostrado que podemos hacerlo. Ahora solo necesitamos que más empresas se comprometan y se unan a nosotros.

T. Madden, vicepresidenta senior y consejera general de Honeywell.

Acerca del autor

Corinna Acosta

Comunicóloga, Mercadóloga y Especialista en Marcas Humanas. Colabora en este espacio desde 2012.

Generadora de estrategias y contenidos digitales. Defensora de la comunicación corporativa con enfoque humano. @coryacr en Twitter.

Dejar un comentario