Ambiental Noticias RSE RSI

Plástico en la Cajita Feliz: ¿Y si McDonald’s le dijera adiós?

Plástico en la Cajita Feliz: ¿Y si Mc'Donalds le dijera adiós?
Escrito por ExpokNews

McDonald’s avanza con sus Cajitas Felices ecológicas, sin embargo, una diseñadora malaya las ha rediseñado totalmente.

“Como madre de un niño de cinco años, mi casa está llena de juguetes de plástico baratos de la Cajita Feliz de McDonald’s que pronto acabarán en la basura. La historia no ha cambiado mucho desde mi propia infancia, hace tres décadas. Pero no tiene por qué ser así”, comparte una diseñadora de Malasia, quien ha reimaginado y elaborado un prototipo de la Cajita Feliz.

De acuerdo con Fast Company, ella ha elaborado un prototipo de la Cajita Feliz para que esté fabricado íntegramente con materiales ecológicos, incluido el juguete, que está hecho de madera. Y lejos de ser soso y aburrido, esta Cajita Feliz está llena de bellas ilustraciones y componentes divertidos e interactivos. El proyecto plantea una pregunta: ¿Por qué McDonald’s no está haciendo la transición a una Cajita Feliz positiva para el planeta como ésta?

Plástico en la Cajita Feliz

McDonald’s dice que está haciendo esfuerzos para que sus Cajitas Felices sean más verdes. En septiembre, anunció que reduciría en un 90% el plástico procedente de combustibles fósiles en sus juguetes de la Cajita Feliz para 2025 (en comparación con la referencia de 2018).

Sin embargo, seguirá fabricando estos juguetes con plástico reciclado o con plástico procedente de materiales renovables como el maíz, ninguno de los cuales es biodegradable. Así, cuando estos juguetes se tiran inevitablemente a la basura, acaban en el vertedero o en el océano, donde no se descomponen, sino que se rompen en fragmentos cada vez más pequeños.

Estos microplásticos acaban en la cadena alimentaria, envenenando a los animales y a los seres humanos. Se trata de un enorme problema medioambiental si tenemos en cuenta que McDonald’s vende más de mil millones de juguetes al año en todo el mundo.

Regina Lim, una diseñadora de Malasia, decidió no esperar a McDonald’s. Mientras diseñaba su caja, se inspiró en los bosques de Malasia Oriental, donde creció. La caja, junto con los envases de los McNuggets, las patatas fritas y las bebidas, presentan encantadoras y coloridas imágenes de la flora y la fauna.

Aunque sólo se trata de un prototipo, Lim dice que lo ideal sería que McDonald’s fabricara los productos de papel reciclado, tal vez incluso con semillas de flores silvestres.

El juguete que hay dentro es un trío de árboles de madera; también hay recortes de cartón de una jirafa, un elefante y una cebra, que el niño puede ensamblar para formar animales en 3D. Como colofón, la propia caja se despliega para revelar una historia sobre cómo las semillas se convierten en árboles.

Mis padres me llevaban a la naturaleza cuando era niña, y pensé que era importante enseñar a la siguiente generación a apreciar estos espacios, que están desapareciendo.

Pero creo que es posible enseñar a los niños la sostenibilidad de forma divertida.

Regina Lim, diseñadora.

¡Vayamos por esfuerzos de sostenibilidad!

En el futuro, Lim se imagina a McDonald’s creando cajas que destaquen los diferentes esfuerzos de sostenibilidad de la empresa, como el abastecimiento de carne de vacuno y el apoyo a jóvenes activistas.

McDonald’s no ha hecho comentarios específicos sobre el diseño de Lim. Pero cuando Fast Company se puso en contacto con ellos, la empresa dijo que se estaba replanteando muchos aspectos del diseño del juguete, incluida la forma de crear juguetes más duraderos con los que los niños quieran jugar durante mucho tiempo.

En cuanto a los materiales de estos juguetes, la empresa dijo que la infraestructura de residuos y reciclaje varía significativamente en cada mercado. McDonald’s afirmó que está estudiando cómo crear juguetes de la Cajita Feliz con materiales que puedan recuperarse en estos sistemas, como por ejemplo reduciendo el número de materiales de cada juguete.

Por ahora, la empresa ha dicho que se compromete a utilizar plásticos procedentes de fuentes renovables y recicladas, en parte para crear una demanda de estos plásticos. (Vale la pena señalar que algunos expertos en medio ambiente dicen que el plástico reciclado es problemático porque también crea demanda de plástico virgen, apoyando de hecho a la industria de los combustibles fósiles).

Lim dice que se inspiró para emprender este proyecto porque ha observado cómo grandes cadenas como McDonald’s han sido objeto de críticas por parte de los consumidores por su pobre historial en materia de medio ambiente.

Las cadenas de comida rápida han sido criticadas en lo que respecta a la sostenibilidad, y el problema no hace más que empeorar.

Al mismo tiempo, si grandes empresas como McDonald’s pueden hacer pequeños cambios, puede suponer una gran diferencia por el impacto y la influencia que tienen.

Regina Lim, diseñadora.

Al diseñar esta caja, prestó atención a algunos de estos pequeños ajustes que serían fáciles de hacer para McDonald’s. Por ejemplo, la icónica cajita feliz tiene un claro defecto de diseño: no cabe un refresco pequeño, una de las opciones de bebida. Por ello, la bebida se suele empaquetar en una bolsa o un portabebidas aparte. Así que Lim rediseñó la caja para que no necesitara ningún envoltorio extraño, manteniendo la estética de la caja reconocible al instante.

Lim reconoce que, aunque McDonald’s fabricara juguetes de madera a gran escala, es poco probable que fueran tan baratos como los de plástico, que es uno de los materiales más baratos del mercado. (Dicho esto, en Francia, McDonald’s eliminó los juguetes de plástico de las Cajitas Felices a principios de este año, en favor de los juguetes de papel, como los cromos y los libros para colorear; McDonald’s no tiene planes de poner en marcha un programa similar en Estados Unidos).

Sin embargo, desde el punto de vista comercial, Lim sostiene que un pequeño aumento de los costes podría merecer la pena para McDonald’s.

Tiene sentido que McDonald’s destine parte de sus beneficios a hacer su Cajita Feliz mucho más sostenible, esto también ayudaría a la empresa a contrarrestar todas las críticas a las que se enfrenta y construir su imagen de marca.

Regina Lim, diseñadora

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario