Ambiental

Plan nuclear alemán peligra por los costos

Los paneles solares en la casa de Tommy Clever generan suficiente electricidad en días soleados para operar su lavadora, aspiradora y otros aparatos, y le sobra para enviar energía a las fábricas y oficinas de la región.

A Clever le gusta el acuerdo. Recibe el equivalente de 8.50 pesos por cada kilowatt-hora que ingresa a la red, que es 10 veces el precio de mayoreo que se les paga a plantas de carbón o nucleares. La tasa, fijada por el gobierno, estará en vigor otros 20 años y le rinde a Clever 9% anual sobre su inversión en la instalación fotovoltaica. “Es mejor que tener el dinero en el banco”, dijo el consultor ambiental.

Este tipo de subsidios han hecho de Alemania una historia de éxito en energía limpia. El país obtiene 17% de su electricidad de turbinas de viento, paneles solares y otras fuentes renovables, contra 6% de hace una década, según la Federación Alemana de Energía Renovable. El país ha adoptado tecnologías limpias con mayor rapidez que cualquier otro excepto Dinamarca. Tiene más turbinas de viento instaladas que cualquier país excepto EU y China, y es el que más energía solar genera en el mundo.

Lo que es más, la industria de la energía renovable ha sido una de las principales fuentes de empleo en la última década y ha impulsado las exportaciones.

Sin embargo, la canciller Angela Merkel expresó temores de que el costo podría afectar la competitividad de la industria alemana. Para evitar alzas en los precios de la electricidad, piensa mantener activas las plantas nucleares existentes por más tiempo del anticipado, eliminando el tope del 2022 establecido por el gobierno anterior. Ambientalistas, rivales políticos y hasta miembros de su mismo partido la acusan de haberse retractado de las metas del país en energía verde.

“Su política significa retrasar una importante transición hacia energías renovables, de las que depende la futura prosperidad alemana”, dijo Matthias Adolf, profesor de Relaciones Internacionales y Energía en la Universidad Libre de Berlín.

El gobierno implementó un nuevo programa para la industria eléctrica en septiembre pasado, el primero desde que Merkel llegó al poder en el 2005 y la primera reforma a las leyes de energía renovable del 2000.

Aunque se mantuvieron tarifas preferenciales que favorecen la instalación de paneles solares y granjas eólicas, los críticos de Merkel afirman que los incentivos son demasiado bajos. Las tarifas para nuevos proyectos pueden ser ajustadas por el gobierno para controlar el ritmo de construcción de nuevas instalaciones y para reaccionar a cambios en los costos relativos de energía renovable contra combustibles fósiles.

Merkel se defiende aduciendo que los ajustes protegen a la industria contra alzas que la sacarían de la competencia y afirma que el sistema energético alemán será el más eficiente y amigable del mundo.

Fuente: El Economista, The Washigton post, p. 36, 37.
Reportero: Jeremy van Loo.
Publicada: 7 de enero de 2011.

Click sobre la imagen para ampliar

plan-nuclear

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]