Ecología Social

Persiste el poco interés por la Responsabilidad Social

Antonio Tamayo Neyra

De lamentable puede calificarse la información publicada el pasado 19 de mayo en la Revista América Economía, en la cual dice que: “según un reciente estudio de la consultora Gallup Consulting, que midió el impacto de las acciones de Responsabilidad Social de empresas privadas de 20 países de América Latina, reveló que una gran parte de las grandes compañías no tendría interés en potenciar el desarrollo sustentable”.

Esto significa, creo, que una parte importante de los empresarios todavía no entienden, o quieren entender, la responsabilidad social que tienen, y más aún, la relevancia que tiene el desarrollo sustentable en todos los sentidos.

El resultado de este estudio me confirma desafortunadamente la sensación que percibo en el ambiente empresarial, que consideran todavía a la responsabilidad social como un agregado más a su labor, como si fuera un impuesto o una certificación para poder seguir operando; y no como algo que debe ser visto como un modelo de gestión empresarial.

Y si me permiten decirlo, siguen pensando en la empresa como una entidad aislada de la sociedad, comprometida solamente con su dueño o socios para ganar dinero, y todo lo relacionado a ella como empleados, clientes y proveedores son el medio para el único objetivo, maximizar ganancias a costa de la sociedad y el medio ambiente.

No estoy en contra del propósito de ganar dinero, pero que esto no sea una excusa para hacerlo de manera irresponsable; ni tampoco se trata de que las empresas se conviertan en fundaciones con propósitos meramente altruistas. El dinero es necesario y útil definitivamente, pero pienso que la sociedad actual y seguramente más la futura, es y será más exigente con el comportamiento ético empresarial.

A mayor detalle, el estudió mostró además que si las grandes corporaciones realizan donaciones y contribuyen a la comunidad en sus países, promueven un impacto positivo en la calidad de vida de sus clientes. Lo cual sin embargo no es suficiente para modificar la mentalidad empresarial antes señalada.

Una primera lección de esto, es que en nuestra generación actual en México y Latinoamérica, tenemos la tarea de seguir impulsando y promoviendo la responsabilidad social, para que los niños y jóvenes del hoy, la vayan asimilando como algo natural en sus actividades profesionales futuras, y no la vean como algo exótico y pasajero como todavía hoy muchos adultos la consideran.

Seguiremos platicando ….

Blog: http://atamayon.blogspot.com/



Antonio Rey Tamayo Neyra

Licenciado en Administración por el Instituto Tecnológico Autónomo de México, y actualmente estudiando la Maestría en Sociedad de la Información y el Conocimiento en la Universidad Abierta de Cataluña. Dedicado al periodismo de investigación desde 1987 especializado en temas socioeconómicos. En los pasados 19 años hasta la fecha, colaborando en el periódico El Financiero como Coordinador Editorial y Redactor de Proyectos Especiales, además de haber escritor para otros medios durante este mismo tiempo. Adicionalmente se ha dedicado también a la consultoría y capacitación en relacionales laborales desde hace 18 años, trabajando para diferentes empresas en todo México. De siete años a la fecha, involucrado en el tema de Responsabilidad Social, realizando varios proyectos editoriales, y estudiado un diplomado al respecto coordinado por el Tecnológico de Monterrey, Cemex y el Banco Mundial, y un curso del mismo tema en la Universidad Abierta de Cataluña.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]