Noticias

Otras formas de crear valor: las empresas sociales

MARISOL MONROY

Por: Marisol Monroy

En México, como en todos los países del mundo, las empresas son fundamentales para impulsar la innovación y transformación social y convertirse en una plataforma de desarrollo comunitario, especialmente en comunidades en condiciones de pobreza. Uno de los modelos que más ha destacado en el mundo por su impacto en las economías locales son las empresas sociales las cuales -a diferencia de las tradicionales- buscan que los beneficios de su actividad productiva sean directamente para las personas y que la maximización del capital sea un medio y no un fin en sí mismo.

Esto no significa que las empresas sociales no busquen generar utilidades sino que su principal objetivo está en la preservación del empleo y el bienestar de las personas. Además que la propiedad de la empresa recae en las personas que la forman (no un solo dueño) por lo que la toma de decisiones debe ser democrática y participativa. Otra de las características destacadas es que las utilidades se invierten en la realización de objetivos sociales, bienestar de la comunidad o preservación del empleo por lo que buscan generar beneficios para tener un mayor impacto social y ambiental.

El contexto en el cual surgen las empresas sociales plantea la pertinencia de generar redes con otras empresas sociales, sin embargo existen muchos casos donde interactúan con otras empresas bajo esquemas de ganar-ganar ya que ambas tienen mucho que aportar e innovar dentro de su actividad productiva. En este sentido, no se trata de un programa de desarrollo de proveedores sino de generar relaciones más profundas y dinámicas a favor del desarrollo comunitario, ampliando las capacidades empresariales y centrando los esfuerzos en las personas de tal forma que la empresa social sea una ventana de oportunidades para los miembros de la comunidad (incluyendo a los más jóvenes).

En México el tema no es nuevo, existen numerosos ejemplos de empresas sociales bajo distintas figuras legales, sin embargo fue hasta el 23 de mayo de 2013 cuando se publicó en el Diario Oficial de la Federación la Ley de la Economía Social y Solidaria que reconoce el sector de la economía social. En la realidad, vale la pena conocer valiosos ejemplos de economía social en México ya que muestran cómo la empresa puede reinventarse y generar valor hacia la comunidad.

Jaime Boyzo, ex migrante, comenta su experiencia en San Mateo Ozolco una pequeña comunidad indígena Náhuatl con apenas 2,700 habitantes, que forma parte del municipio de San Andrés Calpan, Puebla. Jaime es uno de los fundadores de Amigos de Ozolco, una empresa social que comenzó como un proyecto de desarrollo productivo comunitario impulsado en 2004 por David y Lucile Packard Foundation, Hispanics in Philanthopy, su red de donantes en México.

Jaime fue invitado a formar parte de este proyecto que buscaba rescatar el maíz azul generando una actividad productiva por lo cual, junto con otro pequeño grupo, crearon la empresa social que hoy día vende tostadas y totopos de maíz azul así como pinole el cual, es utilizado en cocinas de Estados Unidos para crear platillos gourmet. Jaime dice que su mejor decisión fue haber apostado por esta empresa y menciona: “Aquí todos sabemos lo que somos, lo que aportamos y tenemos. A diferencia de una empresa tradicional donde trabajas para alguien que no conoces, alguien ajeno…”


LGO FUNMX BAJA
FUNDEMEX

Con el respaldo de las organizaciones empresariales más importantes de nuestro país, el Consejo Coordinador Empresarial creó en el 2004 laFundación del Empresariado en México, A.C.

FUNDEMEX desarrolla programas encaminados a crear y fortalecer las capacidades productivas de personas en pobreza, programas de empleabilidad para jóvenes en situación de vulnerabilidad y proyectos para profesionalizar a otras organizaciones de la sociedad civil para promover un sector creciente y eficaz.

FUNDEMEX diseñó la Alianza para el Desarrollo Económico Inclusivo (ADEI), con el convencimiento de que en México existen regiones que pueden ser tan productivas y rentables como las mejores del mundo, si se logra introducir la visión y los desempeños empresariales que permitan generar la productividad, la rentabilidad y la derrama económica suficientes para superar las condiciones de marginalidad existentes.

La ADEI tiene como objetivo establecer procesos de desarrollo local con posibilidades de impacto a nivel sectorial y respaldar procesos de crecimiento y trascendencia.

Aunque la capacitación técnica, el financiamiento, el acompañamiento y la gestión con organizaciones de base son necesarios, la diferencia de la ADEI con los enfoques tradicionales es que, además de estos aspectos, abarca la promoción humana, la formación empresarial y la incorporación de los destinatarios a la cadena de valor.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Caballocalco No. 42 Int 28, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact