Debes leer... Género RSE

ONU alerta que la pandemia puede retrasar avances logrados en la equidad de género

Ellas son las más vulnerables a perder su trabajo y a contagiarse. Checa cómo ONU-Mujeres busca abordar esta situación.

La llegada de la COVID-19 ha dejado ver esfuerzos extraordinarios de las empresas y la sociedad, que, desde sus posibilidades, están ayudando a enfrentar y prevenir la propagación de esta pandemia.

Por otra parte, se ha comenzado a replantear un estilo de vida más sustentable y precavido, y si bien hemos logrado sacar el lado positivo de toda la situación derivada de la COVID-19… también es importante reconocer que estamos retrocediendo en el cumplimiento de ciertos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Este es el caso del ODS 5: Igualdad de género.

¿Vamos hacia atrás en igualdad de género?

La Organización Internacional del Trabajo (OIT), compartió que la pandemia podría afectar “el modesto progreso” que se ha logrado en la igualdad de género en el espacio laboral en las últimas décadas, ya que muchas mujeres se encuentran en riesgo de perder sus empleos.

Mientras que la agencia de la ONU señaló que la caída en las horas de trabajo globales fue peor de lo estimado previamente en la primera mitad del año, resaltando que América fue la región más afectada.

También advirtió que casi 510 millones de mujeres, o el 40% de todas las mujeres empleadas, trabajan en las industrias con la mayor pérdida de empleos en comparación con el 36.6% de los hombres, que incluye alimentos y alojamiento, venta minorista y bienes raíces.

Ellas son las más expuestas…

Por otra parte, la OIT compartió que las mujeres son más propensas a contagiarse y tienen menos probabilidades de tener cobertura de seguridad social, ya que la gran mayoría de los trabajadoras realizan labores domésticas, de salud y de asistencia social a nivel mundial.

Los últimos datos de la encuesta sobre la fuerza laboral revelan tendencias alarmantes que amenazan con exacerbar las disparidades existentes y eliminar los logros modestos logrados en los últimos años en términos de igualdad de género en el mercado laboral.

OIT en un  informe.

La OIT agregó que la distribución desigual del trabajo de cuidado no remunerado también ha empeorado durante la pandemia, exacerbada por el cierre de escuelas y servicios de cuidado.

Falta de remuneración

Un estudio realizado en abril por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para la Educación, la Ciencia y la Cultura, encontró que 9 de cada 10 estudiantes no asisten a la escuela en todo el mundo.

Esto fomentó que algunas mujeres pasen un promedio de 65 horas a la semana realizando tareas no remuneradas. Eso es casi un tercio más que los padres, según el Boston Consulting Group, que cuestionó a los padres en cinco países.

Lograr la igualdad de género para 2030 fue uno de los objetivos globales adoptados por las Naciones Unidas en 2015 para abordar enfermedades sociales como la pobreza y los conflictos.

Algunas investigaciones anteriores comparten que Informes las brechas de género en las tasas de participación en la fuerza laboral habían disminuido ligeramente en las últimas décadas.

Como el caso del informe más reciente de la OIT que mostró la proporción de mujeres que trabajan en sectores afectados fue particularmente alta en América Central con 58.9%, en Asia sudoriental con 48.5%, Europa del Sur con 45.8% y Sudamérica con 45.5%.

Empero, todo ha cambiado, esta crisis derivada de la COVID-19, amenaza con anular las ganancias de las mujeres en el mercado laboral junto con los cambios positivos aunque lentos en la distribución del trabajo no remunerado de cuidados.

“Cuanto mayores sean sus pérdidas de empleo durante la fase de cierre y mayor la escasez de empleos después de la crisis de COVID-19, más difícil será la recuperación del empleo de las mujeres”

OIT.

¿Cómo abordar esta situación?

ONU-Mujeres ha desarrollado una respuesta rápida para mitigar y abordar el impacto de la crisis de COVID-19 sobre las mujeres y las niñas que permita garantizar que la recuperación a largo plazo las beneficie.

Esta incluye asesoramiento sobre políticas e intervenciones programáticas y es parte de la respuesta más amplia de toda la ONU.

En todo el mundo, la respuesta de ONU Mujeres se centra en cinco prioridades:

  1. La violencia de género, incluida la violencia doméstica, se mitigue y reduzca.
  2. Los paquetes de protección social y estímulo económico sirvan a mujeres y niñas.
  3. Las personas apoyen y practiquen la participación equitativa del trabajo de cuidado.
  4. Las mujeres y las niñas lideren y participen en la planificación de respuestas y la toma de decisiones de COVID-19.
  5. Los mecanismos de datos y coordinación incluyan perspectivas de género.

1. La violencia de género, incluida la violencia doméstica, se mitigue y reduzca

ONU Mujeres está monitoreando y / o realizando evaluaciones rápidas de la violencia contra las mujeres y las niñas y COVID-19 en muchos países.

Se enfoca en la prevención de la violencia y el acceso a servicios esenciales, tales como salud, justicia y policía, servicios sociales, líneas de ayuda y coordinación de estos servicios, para proporcionar servicios de apoyo a quienes han experimentado y / o presenciado violencia.

2. Los paquetes de protección social y estímulo económico sirvan a mujeres y niñas

Se enfoca en cuatro áreas para abordar este impacto:

  • Apoyo a evaluaciones y promoción de políticas para generar respuestas políticas precisas.
  • Apoyo a empresas propiedad de mujeres.
  • Compromiso del sector privado.
  • Contratación con perspectiva de género.

Ya se encuentra apoyando a empresas propiedad de mujeres en todas las regiones. En los Estados Árabes y América Latina y el Caribe, ONU Mujeres se centra en los sectores económicos afectados por COVID-19 que emplean a mujeres, incluido el turismo y la hospitalidad. A través de directrices y desarrollo de capacidades sobre cómo desarrollar herramientas y planes, ONU Mujeres tiene como objetivo mitigar los riesgos y el impacto del brote en el sector informal.

También está movilizando efectivo, suministros esenciales y alimentos para brindar ayuda a las personas necesitadas.

3. Las personas apoyen y practiquen la participación equitativa del trabajo de cuidado

ONU Mujeres se centra en tres áreas clave para abordar este problema:

  • Apoyo a la evaluación de necesidades y desarrollo de políticas públicas adecuadas.
  • Apoyo a los trabajadores de atención, incluidos los trabajadores domésticos.
  • Campañas de cambio de comportamiento

Cambiar las normas sociales para apoyar la distribución equitativa de las responsabilidades de atención es urgente en el contexto actual de quedarse en casa. La campaña #HeForSheAtHome busca inspirar a hombres y niños para ayudar a equilibrar la carga de la atención en sus hogares.

Está trabajando para alentar a hombres y niños a compartir el trabajo doméstico y de cuidado infantil con las mujeres, incluida la educación de los niños, se encuentra apoyando la sensibilización y la sensibilización de personas influyentes, redes juveniles y líderes religiosos y tradicionales en COVID-19, y aborda las prácticas culturales que podrían afectar la propagación de la enfermedad.

4. Las mujeres y las niñas lideren y participen en la planificación de respuestas y la toma de decisiones de COVID-19

ONU Mujeres se centra en cuatro áreas clave bajo esta prioridad:

  • Convocar a líderes y tomadores de decisiones para abogar por la importancia del liderazgo de las mujeres en la respuesta.
  • Apoyo a organizaciones de mujeres y mujeres en la primera línea de la respuesta.
  • Apoyo a las mujeres que viven con el VIH.
  • Campañas de sensibilización y movilización social.

El apoyo a las organizaciones de mujeres a través del Fondo de ONU Mujeres para la Mujer, la Paz y el Humanitario, la Iniciativa Spotlight y el Fondo Fiduciario para poner fin a la violencia contra las mujeres continuará y se expandirá, aunque se adaptará a las nuevas realidades que limitan el movimiento y el acceso debido a COVID-19, entre otra acciones específicas en diversos países.

5. Los mecanismos de datos y coordinación incluyan perspectivas de género

ONU Mujeres brinda apoyo técnico directo a gobiernos y socios de la ONU para garantizar que las estrategias de respuesta nacional satisfagan las necesidades de las mujeres y las niñas.

Por ejemplo, en Líbano, ONU Mujeres trabaja con la OMS para apoyar la protección y la respuesta de género y apoya la respuesta nacional del Gobierno. Se despliegan expertos en género para apoyar la respuesta del gobierno tunecino a COVID-19. Mientras en Timor-Leste, brinda asistencia técnica a los ministerios competentes para garantizar que el estado de emergencia declarado incorpore consideraciones de género y protección.

Aunque la pandemia por COVID-19 resulte ser una amenaza para retrasar avances logrados en la equidad de género, todas estas medidas podrían generar una diferencia en la situación de niñas y mujeres en el mundo.

Acerca del autor

Kenya Giovanini

Comunicóloga en formación por la UTEL. Melómana, cinéfila y amante de la cultura pop. Ha desarrollado contenido para Revista Kuadro y actualmente trabaja como Asistente Editorial en Expokews, donde se encarga de curar el contenido más relevante sobre responsabilidad social, diseñar la síntesis diaria y crear contenido entretenido acerca de estos temas.

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]