Notas

No era penal

noerapenal

Por: Leopoldo Lara

En efecto no fue penal.

Pero en el primer tiempo y de acuerdo con la repetición sí hubo uno y también lo marcaron mal.

La frustración nos arrasó a todos cuando vimos que tuvimos el pase a la siguiente ronda, al ansiado “quinto partido” durante 87 minutos del juego contra uno de los equipos más fuertes del mundial y que lo perdimos al final.

Como dijeran los españoles (nunca mejor aplicado a su propia experiencia, como ahora): el fútbol es así.

No hay más que decir.

Sobre lo que sí vale la pena ahondar, es sobre la impresionante incidencia que la comunicación colectiva tiene sobre la vida cotidiana en el país.

Hace un par de días el propio Presidente Peña Nieto, en un evento ante una cámara empresarial, manifestó lo mismo: que no era penal. Lo dijo después de que uno de los empresarios afirmara que era importante seguir consolidando a México como destino turístico, en el que “incluso los holandeses puedan ser bienvenidos”.

Independientemente de las bromas de mal gusto hechas a expensas de las personas a partir de su condición o nacionalidad como es el caso, la participación de Peña Nieto en este comunicado colectivo genera un mensaje importante para los políticos y gobernantes que no por verse claro en la actualidad, significa que sea nuevo en su acuñación: la voz del pueblo es la voz de Dios.

Es clarísimo que el Presidente Peña incorpora esas frases en su discurso, porque sabe (o lo saben sus asesores) que con eso encuentra un mismo tono con la colectividad y le permite una comunicación más efectiva. Lo sabía el monje Alcunio de York cuando se lo aconsejó a Carlo Magno, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico cuando se dispuso a realizar la gran reforma educativa “carolingia” en la edad media.

Lo han sabido todos los gobernantes y representantes populares, lo manifiestan en sus análisis y propuestas cuando en campaña buscan el voto, lo impresionante es que lo olviden cuando ocupan el poder.
La incorporación, sin embargo, de vías de comunicación directa entre los ciudadanos, ha logrado aceitarles la memoria a los gobernantes.

No ha sido en México solamente. En países con muchísimo mayor oscurantismo como los del norte de África por ejemplo, la voz del pueblo se transformó en voz poderosa e infalible (como debe ser la voz de Dios) cuando la visión de los gobernantes se empeñó en ir en otro sentido, pero sobre todo, cuando la comunicación se liberó de la interlocución de los medios de comunicación tradicionales, que en muchas de las ocasiones se encuentran maniatados por acuerdos o convenios con el poder. Cuando esa comunicación fluyó y se encontró a un colectivo inconforme, los resultados fueron dramáticos y expeditos y se cayeron regímenes que parecían eternos.

¿Será el hashtag #noerapenal, convertido en trendig topic en Twiter la causa por la que Peña Nieto se refirió a ese incidente en su discurso o es que le urgía dar su opinión en el tema?

Es obvio que su interés se centró en el interés de la colectividad, lo importante ahora es ¿cómo lograr que el interés colectivo trascienda temas tan efímeros como un torneo deportivo y se consoliden como un mensaje que deba ser atendido por los gobernantes?

La inseguridad y la violencia; la falta de confianza entre ciudadanos y hacia las instituciones; la inconsistencia del desarrollo económico sostenido y la carencia de una visión de largo aliento por ejemplo, son temas que a todos nos afectan a diario y que aunque ocupan un lugar preponderante en nuestras opiniones, parece que no ocupan un lugar en las tendencias de las redes sociales que “obliguen” a los gobernantes a hacer algo al respecto.

Cuando en Nuevo Laredo decidimos, un grupo de ciudadanos comprometidos con la responsabilidad social y el desarrollo comunitario, integrar una alianza intersectorial, denominada “Actuemos Unidos por Nuevo Laredo”, en la que además de participar nosotros mismos lo hiciera también los medios de comunicación, las cámaras y los gobiernos de los tres órdenes, sabíamos que el reto era de gran envergadura y contra corriente.

En efecto, las contradicciones que se presentan en nuestra región son abismales. Facilitamos el comercio de valores que implican casi la quinta parte de la economía del país y sin embargo nuestra economía local y nuestro desarrollo social están devastados desde hace más de diez años por la inseguridad, la desconfianza y la falta de una visión de largo plazo.

Aquí no se paró Calderón en sus seis años de gobierno, tampoco ha venido Peña Nieto a pesar de lo estratégico de esta frontera.

Quizá haga falta que nos marquen un penal inexistente, para que seamos dignos de su consideración.


leopoldo lara puente

José Leopoldo Lara Puente

Candidato a Doctor por la Universidad Complutense de Madrid, España, Leopoldo Lara Puente es un Notario Público tamaulipeco que se ha distinguido por ser promotor del capital social y del ejercicio de los ciudadanos en las acciones públicas. Fundador de diversas organizaciones de la sociedad civil y empresariales, actualmente es editorialista de un periódico de su localidad, desde donde nos comparte sus propuestas y experiencia ciudadana.

Acerca del autor

ExpokNews

Dejar un comentario

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]