Esta plataforma #SinDesperdicio quiere que te unas a su lucha. ¿Qué dices?

Se calcula que cerca del 30% de los alimentos se desperdician a lo largo de la cadena de valor. Este porcentaje también representa un impacto negativo en costos sociales, económicos y ambientales. Esta empresa se unió a una plataforma #SinDesperdicio cuyo objetivo es acabar con este porcentaje.

Tirando por aquí y por allá

El desperdicio de alimentos es uno de los graves problemas que enfrenta el mundo hoy en día. Este fenómeno tiene repercusiones a nivel social, ambiental y económico, ya que la agricultura y la industria alimenticia son dos de los sectores que más recursos utiliza.

Adicional a esto, y de acuerdo con la Organización de Las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, anualmente se desperdician cerca de 1.300 millones de alimentos que pudieron ser gestionados para alimentar a las personas que se encuentran en situaciones vulnerables.

Para hacer frente a este problema e impulsar el cumplimiento de la meta 2 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible cuyo fin es fomentar el hambre cero en el mundo, han surgido diversas iniciativas que van desde retirar las fechas de caducidad hasta prohibir el desperdicio en supermercados y otras tiendas de conveniencia.

A esta lista de propuestas, se sumó una plataforma #SinDesperdicio, que está retando e invitando a las compañías y organizaciones a prevenir la perdida y el desperdicio de alimentos en América Latina.

El impulso para lanzar esta plataforma #SinDesperdicio, quedo a cargo de la compañía Nestlé, cuyos esfuerzos en materia de responsabilidad social, no solo buscan un bienestar para sus grupos de interés, también pata fomentar un consumo más responsable y con él provocar un cambio positivo en el mundo.

Una plataforma #SinDesperdicio

La plataforma #SinDesperdicio, que Nestlé ayudó a impulsar, estará liderada por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) e involucra la participación de socios de los sectores privado, público y de la sociedad civil.

Parte del objetivo de esta plataforma es concientizar que en América Latina y el Caribe, más de 127 millones de toneladas de alimentos se desperdician anualmente, mientras que una persona tira alrededor de 223 kilogramos por año.

Este fenómeno ocurre en una región donde más 42 millones de personas sufren de desnutrición aguda y no cuentan con los recursos necesarios para acceder a una buena alimentación y mucho menos contar con seguridad alimentaria.

La plataforma #SinDesperdicios, también promoverá cuatro áreas de trabajo: proyectos innovadores, políticas públicas nacionales y locales, generación de conocimiento y hábitos de consumo responsable.

En el campo de la innovación, se integrarán procesos y tecnologías en toda la cadena de producción, que van desde infraestructura, que mejore la logística hasta nuevos modelos de recuperación de alimentos y donación.

Por otro lado, se fomentarán políticas públicas en áreas tales como: la adopción de estándares de etiquetado, normas e incentivos para la donación de alimentos, y apoyo para la reducción de FLW nacional y municipal.

En el área del conocimiento, se harán esfuerzos para mejorar los datos existentes sobre la pérdida de alimentos y los niveles de desperdicio y sus causas.

La plataforma#SinDesperdicios, promoverá cambios de comportamiento por medio de campañas de concientización y capacitación dirigidas a minimizar el desperdicio de alimentos entre los productores, distribuidores y consumidores finales.

Julie T. Katzman, La vicepresidenta ejecutiva del BID, señaló que #SinDesperdicio se creó tomando en cuenta los Objetivos de Desarrollo Sostenible y en buscar soluciones realmente efectivas para reducir el desperdicio de alimentos en las cadenas de producción y distribución para el año 2030.

“Esta plataforma de asociados es un punto de partida para reducir las pérdidas y el desperdicio de alimentos, una agenda fundamental para lograr nuestro objetivo de mejorar las vidas en América Latina y el Caribe”, mencionó

Más trabajo en equipo

De acuerdo con Laurent Freixe, CEO de Zone Americas en Nestlé, la marca decidió volverse parte de este proyecto porque es necesario trabajar en equipo para poder resolver este problema y detener el desperdicio de alimentos que tanta falta le hacen a muchas personas alrededor del mundo, no solo en América Latina.

“Tenemos que trabajar juntos para cambiar el rumbo de las personas y el planeta. Nestlé está haciendo su parte, incluyendo el objetivo de cero desperdicios para su eliminación en todos nuestros sitios para el año 2020, y combatir el desperdicio de alimentos junto con nuestros proveedores y consumidores «, señaló.

Para fortalecer el esfuerzo que se hace tanto en la plataforma #SinDesperdicios, como al interior y exterior de la empresa, Nestlé adoptó varios compromisos que están impulsando que la marca pueda reducir y prevenir el desperdicio de alimentos en cada una de sus áreas.

Algunos de estos objetivos se han puesto como fecha limite el 2020 y abarcan lo siguiente:

1-. Lograr cero desperdicios para su eliminación en nuestros sitios.

2-. Etiquetas amigables: hacer que las etiquetas de fecha sean comprensibles para nuestros consumidores para reducir el desperdicio de alimentos en la etapa de consumo.

3-. Acelerar el progreso hacia la reducción a la mitad del desperdicio de alimentos para 2030.

Hasta el momento, Nestlé ha logrado reducir de manera considerable sus desperdicios en más de sus 200 fábricas en 2017. También han conseguido que

217 oficinas, I + D y centros de distribución alcancen la etiqueta de cero residuos, lo que hace un total de 470 sitios en todo el mundo.

Sustentabilidad de Celestian Seasonings

Laurent Freixe señala que Nestlé está haciendo su parte, incluyendo el objetivo de cero desperdicios para su eliminación en todos nuestros sitios para el año 2020, y combatir el desperdicio de alimentos junto con nuestros proveedores y consumidores.

En este enlace puedes conocer más sobre esta plataforma #SinDesperdicios y conocer más de las iniciativas que pondrán en funcionamiento.

Acerca del autor

Kenya Giovanini

Comunicóloga en formación por la UTEL. Melómana, cinéfila y amante de la cultura pop. Ha desarrollado contenido para Revista Kuadro y actualmente trabaja como Asistente Editorial en Expokews, donde se encarga de curar el contenido más relevante sobre responsabilidad social, diseñar la síntesis diaria y crear contenido entretenido acerca de estos temas.