R con R

Marketing social o imposición fiscal

marketingNo es lo mismo “Consumo Causal de Impuesto a Impuesto con Causa al Consumo”

En la actualidad, el Gobierno, en su propuesta de modificaciones fiscales solicita al Congreso aprobar un nuevo impuesto del 2% al consumo, argumentando que este gravamen permitirá incrementar los recursos para el combate a la pobreza; es decir, proponen un Impuesto con Causa.

La ecuación producto + causa + consumo = bienestar, pudiera ser propia de las empresas si consideramos que el consumidor es una persona que compra voluntariamente productos de consumo, a diferencia del contribuyente, que es una persona obligada por ley al pago de un impuesto.

El sentido de obligatoriedad del contribuyente se contrapone al derecho de elección del consumidor.

Es este derecho de elección el que, a través de estrategias de mercadotecnia, las empresas buscan obtener por parte del consumidor.

Pringue y Thomson definen al marketing con causa como todas aquellas actividades mediante las cuales una empresa con una imagen, producto o servicio en el mercado, establece una relación de compromiso o colaboración con una o más “causas” para el beneficio mutuo.

Las empresas ven el enfoque marketing con causa como una oportunidad de mejorar su reputación empresarial, crear conciencia social, fortalecer la lealtad del cliente, incrementar las ventas y aumentar su presencia en los medios de comunicación. Asimismo los consumidores exigirán a las empresas un mayor compromiso ético, más allá de los beneficios racionales y emocionales.

Con esta situación, en donde el Gobierno nos quiere agarrar de sus clientazos metiéndose en el terreno de las empresas, me surgen las siguientes reflexiones:

1. ¿Cómo se pretende beneficiar al pobre cuando este también pagará más impuestos?
2. ¿Esta propuesta funcionará en la razón y emoción del contribuyente igual que funciona en el consumidor?
3. ¿Esta incursión afectará al esfuerzo de las marcas que buscan diferenciarse a través del marketing con causa? Y qué hay de aquellas que ya apoyan a la causa de la pobreza
4. ¿Este impuesto con causa transformará a todos los productos a productos con causa?
5. ¿El consumidor será entonces consumidor responsable?
6. ¿Cómo determinará si se obtuvieron efectos estadísticamente significativos y si estos efectos son achacables claramente al programa?

Yo, como contribuyente, no tengo opción.

Yo, como consumidor, tengo poder.

No me quiten el poder.


Edgar López

Egresado de la Universidad Anáhuac es actualmente Director de Expok, Asesoría y Marketing en Responsabilidad Social. Su trayectoría lo ha llevado a ser parte de diversos comités de RS, incluyendo el del Cemefi, Norma NMX de Responsabilidad Social y el Subcomité ISO 26000; asimismo forma parte de la red de Consultores de IDEARSE de la Universidad Anáhuac.

Acerca del autor

Edgar López Pimentel

Dejar un comentario