RSE

Los “productos milagro”

La exageración es uno de los recursos más antiguos de la publicidad, y cuando se lo emplea con humor, también uno de los más entradores y efectivos. Pero no en todos los casos. Hay limitaciones impuestas por las circunstancias, el público al que se dirige el mensaje y fundamentalmente por los productos que se difunden.

Exagerar en algunos alimentos, dotándolos de propiedades saludables difíciles de sustentar, le costó a una marca internacional de yogures ser sancionada en Estados Unidos con una una fuerte multa, de alrededor de 20 millones de dólares, y la obligacion de levantar de su publicidad los atributos cuestionados.

La empresa aceptó el castigo, pero en su descargo alegó que el producto realmente es efectivo solo que debe ingerirse tres veces al día, no una como se sugiere en los avisos.

En España, el yogur es uno de los productos que más cuestionamientos recibe, lo que obligó a los fabricantes a eliminar de los mensajes las referencias a sus facultades saludables, y en cambio insistir con el sabor. Una apelación que despunta ahora en otros países, incluso en el nuestro.

Es el tipo de regulación que más temen anunciantes y publicitarios, y que los inclina a cumplir las normas de ética impuestas por ellos mismos. Cuando la iniciativa parte de las autoridades, su efecto es imprevisible, porque depende de los encargados de hacerla cumplir en cada ocasión, y los funcionarios no se caracterizan, con pocas excepciones, por conocer el funcionamiento de los mercados.

El magnetismo

En España los alimentos que se atribuyen virtudes inexistentes, o difíciles de sustentar, forman parte del catálogo de “productos milagro”, género que comprende también regímenes para adelgazar y una variada cantidad de adminículos para administrar la propia salud, a veces con la excusa de la estética. El último en ingresar en esta lista es el magnetismo, como en la época de Cagliostro, según las novelas de Dumas.

Se ofrecen calzoncillos provistos con iones que, se anuncia, curan la impotencia, y también acondicionadores que convierten el agua en magnética. Menudean asimismo los productos que prometen curar la hipertensión, el sida o el cáncer, pese a no contar con reconocimiento científico alguno.

Los especialistas se agarran la cabeza. ¡Pero si el agua es de por sí magnética!, protestan. Otros se refieren al daño que ocasionan estos productos milagrosos en las personas más crédulas, que llegan hasta a interrumpir tratamientos convencionales contra el cáncer o el sida para someterse a drogas que prometen curaciones mas rápidas, más baratas y menos crueles.

Falsedad ecológica

Las autoridades españolas comenzaron a desconfiar también de los productos que, en su publicidad, abrazan la causa de la ecología. Exigen a los anunciantes que sustenten sus argumentos, porque en muchos casos no pasan de ser un cosmético de moda para hacer buenos negocios en mercados cada vez más sensibles al cuidado del medio ambiente.

La publicidad debe tener conciencia de cuánto le ha costado mejorar su imagen y de la necesidad de cuidar esta conquista. Lejos quedaron los tiempos en que se la cuestionaba ideologicamente, o se la acusaba de vender “necesidades innecesarias”. Y hasta de aumentar los costos de los productos.

El humor, el ingenio y el servicio que presta a las causas de bien público han incidido en este cambio de actitud. Los jóvenes son especialmente sensibles a la creatividad y a los adelantos tecnológicos.

Siempre han existido productos difíciles; los cigarrillos, uno de ellos ya fueron expulsados de la publicidad televisiva hace algún tiempo.

Los “productos milagro” ponen en riesgo no sólo la salud de los consumidores y de los anunciantes, principalmente, sino también la imagen de la publicidad, volviéndola vulnerable a un nuevo tipo de fuertes críticas que los anuncios no pueden permitirse.

Fuente: Ad Latina.com
Publicada: 04 de Febrero 2011

Acerca del autor

ExpokNews

1 comentario

  • ¡Qué interesante es leer lo que se está haciendo en otros lados con respecto a la publicidad y venta de productos “milagro”, e inclusive la aplicación de multas y retiro de productos.
    La pregunta obvia es, ¿qué se está haciendo en México al respecto?
    ¿Dónde está la legislación que controle esta forma de “mentira” con serios impactos económicos, sociales y de salud en la población. Una publicidad egañosa debería ser retirada de inmediato y multar a quienes abusen de la “credibilidad acrítica de la población”.
    Basta de productos milagrosos, basta de publicidad engañosa, todo mundo los conocemos, es un tema de Responsabilidad Social que no sólo el gobierno debe legislar, sino inclusive los organismos de la sociedad civil deben DENUNCIAR y ATACAR con un sólo frente.

    Saludos,

    Dr. Béjar

Dejar un comentario


By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Expok, Encantada Nº 46, CDMX, 04100, http://www.expok.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact

[index]
[index]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]
[523.251,1046.50]