Construyendo comunidades sostenibles

Los mejores materiales para la bioconstrucción

¿Qué distingue a la bioconstrucción y cuáles son los materiales más recomendables?

banner-horizontal-cemex-01

Aunque el concepto de bioconstrucción es algo relativamente reciente, la práctica no lo es; las antiguas casas que habitaban nuestros bisabuelos eran construidas de materiales ecológicos y de manera artesanal, utilizando tierra, piedra y madera, que resultaban incluso más resistentes que algunas de las actuales.

En la actualidad, para construir casas o edificios se utilizan materiales con ciertos elementos que pueden ser perjudiciales para la salud y el ecosistema. Lo que pretende la bioconstrucción es proporcionar hogares cómodos, saludables y de bajo impacto ambiental.

bioconstrucción vía shutterstock

bioconstrucción vía shutterstock

Esta corriente busca recuperar la sencillez con la que se construía hace décadas, pero aprovechando todos los adelantos tecnológicos y en arquitectura presentes que se han desarrollado, para la elaboración de hogares cálidos y sustentables.

Este tipo de construcción se caracteriza por utilizar materiales amigables con el medio ambiente en el proceso, por implementar sistemas de ahorro energético, reducir el impacto ambiental, aprovechar los recursos naturales y reducir el mantenimiento de la vivienda.

Si estás planeando una construcción utilizando esta técnica, a continuación te recomendamos los mejores materiales para implementar; sin embargo, la elección final dependerá de los materiales que abunden en la región donde se edificará.

Materiales para la estructura:

  • Piedras.
  • Bloques y ladrillos de cerámica.
  • Adobe o bloques de tierra estabilizada.
  • Madera (resistente, de preferencia reciclada).

Materiales aislantes:

  • Corcho.
  • Celulosa.
  • Hormigón celular.
  • Fibras vegetales como el cáñamo, madera, lino, algodón, paja, etc.

Impermeabilizantes:

  • Caucho.

Instalaciones:

  • Acero inoxidable.
  • Polietileno.

Acabados y cubiertas:

  • Teja de cerámica.
  • Barro cocido.
  • Pinturas interiores de cera de abeja o aceite de resina.
  • Pinturas exteriores de silicato potásico.

Se deben de evitar los materiales radiactivos, pinturas plásticas, barnices sintéticos; además de que se debe procurar no generar gases o polvo en la construcción, no consumir demasiada energía y no causar daños graves al medio ambiente.

Es importante mencionar que cualquier construcción afecta de cierta forma, y lo que se busca con esta técnica es reducir al máximo el impacto que se pueda ocasionar al ecosistema y ofrecer facilidades y comodidades al habitante.

Fuente:
enbuenasmanos.com

Acerca del autor

Pamela Garcidueñas

Lic. en Ciencias de la Comunicación, egresada de la Universidad de La Salle Bajío, interesada en el conocimiento, la sociedad y el medio ambiente. Ha trabajado para distintas empresas formulando información de temas sociales; actualmente forma parte de Expok en el área de desarrollo de contenido.

Dejar un comentario