La comida tiene un lugar relevante en la cultura social y económica de las personas, ¿tú cómo consumes los alimentos?

Vivimos en un mundo foodie. En muchas partes del mundo la gastronomía está recobrando relevancia, los videos de recetas sencillas y deliciosas inundan los muros de Facebook y las cuentas de Pinterest e Instagram. Han surgido varios restaurantes que ofrecen platillos sencillos pero innovadores cuya descripción en el menú vende por sí sola. Este es el panorama actual que estamos viviendo, una situación que va dejando de lado a las marcas que antes eran grandes vendedoras de productos alimenticios. Los consumidores ya son muy conscientes respecto a la comida que compran, y cuidan que estos productos no solo protejan su salud sino que sean amigables con el medio ambiente.

instagram-foodie

Havas Worldwide (HWW) hizo un reporte titulado “Eaters Digest: The Future of Food” en el que analizan la manera en que varios movimientos gastronómicos han evolucionado, qué tendencias están predominando y cómo las marcas de comida pueden recuperar la confianza de los consumidores. El estudio se apoyó en las experiencias y puntos de vista de casi 12 mil mujeres y hombres en 37 mercados alrededor del mundo.

Los cinco puntos clave que encontraron al realizarlo fueron:

  1. Yo, mi cuerpo y el planeta. Hace unos años no nos interesaba mucho leer las etiquetas para revisar qué ingredientes o método de preparación había tenido el alimento que estábamos consumiendo, ahora es muy distinto ya que nos hemos dado cuenta del efecto negativo que este desinterés puede tener en nuestra salud y también en el bienestar del medio ambiente. Gracias a esta concientización, la gente ve la alimentación y su impacto sobre la salud desde un punto de vista holístico y proactivo.
  1. Lo local es el nuevo orgánico. Muchos restaurantes, cafés, pastelerías y panaderías ofrecen alternativas orgánicas para aquellos que quieran comer de manera más saludable. No obstante, las personas buscan no solo que el producto sea orgánico sino que haya sido cultivado en la comunidad. El apoyo a los pequeños productores locales está creciendo y esto garantiza frescura en los alimentos, protección al planeta, crecimiento económico en la localidad y conocer mejor de dónde provino el producto.
  1. Gusto en crudo. Consumir alimentos 100% naturales es un lujo en nuestra sociedad, HWW incluso lo llama “un gusto exótico”. En un mercado donde casi todo está producido de manera artificial, lo natural se convierte en un medio para mejorar nuestra salud y, a los que pueden adquirir estos productos, les confiere estatus social.
  1. #Foodporn es trending topic. Miles de fotos en Instagram, programas de TV como MasterChef e incluso la moda de la gastronomía en miniatura se apoderan de la gente, especialmente de los millennials. De hecho, podemos afirmar que esta generación se define, entre otras cosas, por ser foodies de corazón.
  1. Comer es de nuevo una actividad social. En años pasados la cultura del fast food predominó y hasta las ensaladas se convirtieron en instantáneas. Ahora está regresando la tradición de comer con familia o amigos de manera relajada, sin prisas; incluso comer solo en un buen lugar donde puedas disfrutar tu comida con calma está volviéndose una tendencia, cada vez más restaurantes instalan mesas comunales en las que puedes terminar platicando con la persona que está a tu lado.

El estudio también mostró cómo cada país percibe los alimentos de manera distinta. Existen tres tipos de cultura alimenticia: social, natural y agobiante. En México, Argentina, Francia, España, Rusia y Portugal la hora del almuerzo es vista como una actividad social ya que es cuando la familia y los amigos se reúnen para disfrutar de la comida. En China, India, Arabia Saudita, Laos y Filipinas ven los alimentos de una manera holística, incluso podríamos decir que sus comidas son medicina de cada día; para estas culturas lo natural siempre va de la mano con el sabor. En cambio, en países como Japón, Estados Unidos, Alemania, Bélgica y Reino Unido la alimentación es motivo de preocupación constante puesto que los conservadores y alteraciones químicas han logrado que la gente asocie la comida con algo negativo, por ello recurren a las vitaminas y suplementos alimenticios, solamente de esta manera creen que se nutren de manera saludable.

Si quieres saber más del estudio, puedes consultarlo aquí.

 

Fuente: The Mag 

 

Acerca del autor

Alejandra Ramírez

Licenciada en Escritura Creativa y Literatura, egresada de la UCSJ. Ha trabajado para el medio editorial y la Secretaría de Cultura, y también ha colaborado como redactora de contenido en revistas digitales de entretenimiento.